Civilizaciones orientales

Bajo el término Antiguo Oriente se engloban las culturas desarrolladas a partir del cuarto milenio en el creciente fértil: Egipto, Mesopotamia, Siria, Palestina y Asia Menor es decir, los territorios situados en el arco formado por las montañas iraníes al este de Babilonia y Asiria, y las cadenas montañosas del Tauro y el Líbano. Hablamos de las diferentes civilizaciones orientales.

Egipto. Civilizaciones orientales.

Herodoto calificó a Egipto como don del Nilo, ya que sin el río el país sería un auténtico desierto, y es este río el que produce una realidad geográfica muy contrastada: el norte o Bajo Egipto, amplio y abierto, y el sur o Alto Egipto, tradicionalista y cerrado. Toda su historia se resume en una constante lucha entre la unidad y la disgregación.

Epoca predinástica

La primera unificación egipcia se realizó entre los adoradores de Horus, del delta, y los de Seth, del sur. Los vencedores dividieron el país en Alto y Bajo Egipto. Cada distrito tenía un tótem animal como divinidad y ya se conocía la escritura y el calendario. Esta etapa abarca del año 4500 hasta el 2850 a. C

cronología de las civilizaciones orientales

Cronología de las civilizaciones orientales

Epoca tinita

A este período corresponden las dos primeras dinastías (años 2850 y 2700 a. C.). Se llama época tinita por la situación de su capital en This o Tinis. Menes fue el unificador y fundador de la I dinastía. El faraón organiza la política y desciende de los dioses. El país se divide en nomos o cantones, gobernados por funcionarios.

Posee una estructura social de tipo matriarcal y un ejército organizado.

Imperio Antiguo

Comienza con la III dinastía y durará hasta la décima (años 2700 a 2065 a. C.). La capital se traslada a Menfis y Egipto continúa unificado bajo el mando del faraón. El imperio es iniciado por Khasekhemui y por su hijo Tjeser, cuyo visir Imhotep, arquitecto y sacerdote, crea el tipo de pirámide escalonada con mastabas o tumbas superpuestas, como la de Sakkara.

La agricultura, la escritura jeroglífica y el arte están perfectamente organizados. Se vigilan las fronteras y se avanza hacia el sur, así como también se hacen expediciones al Sinaí en busca de materias primas.

La IV dinastía, con los faraones Keops, Kefrén y Micerinos, lleva al Imperio Antiguo a su cumbre, siendo además la época de la creación de las famosas pirámides de Gizeh, garantizadoras de la inmortalidad faraónica. Horus y Ra son las divinidades principales.

Este esplendor continúa con la V dinastía, período caracterizado por la paz. La VI dinastía marcará el debilitamiento del poder faraónico, apareciendo los primeros síntomas de feudalismo que culminarán en una auténtica anarquía durante la VII y VIII dinastías, mientras que en la IX y X, el reino es una revolución continua que terminará con la reacción de Tebas.

Imperio Medio

La XI dinastía procedente de Tebas, en el Alto Egipto, restaura el poder faraónico hacia el año 200. Los faraones de la XII dinastía realizan campañas militares en todas direcciones; sin embargo con la XIII dinastía, se desmorona el poder, volviendo el caos y con él una nueva separación entre el Norte y el Sur.

Durante la XIV dinastía se produce una invasión de los hicsos, que vencen a los egipcios y forman las XV y XVI dinastías ocupando el Alto Egipto y será de nuevo desde Tebas donde comience la reconquista del país.

Imperio Nuevo

El faraón Amosis, con la expulsión de los asiáticos, funda la XVIII dinastía. Le sucede Amenofis I, que hace prosperar al país con una gran organización estatal. Este proceso se completa con Tutmés III que logra la anexión de Siria.

Con Amenofis IV, esposo de la célebre Nefertiti, se adopta una tendencia religiosa monoteísta, al dios Atón, iniciándose una reforma que culminará con la creación de Tell-el-Amarna como nueva capital. Pero sus preocupaciones religiosas le hacen perder el norte de Siria, con lo que, a su muerte, su sucesor Tutankhamón reestablecerá el culto tradicional.

La XIX dinastía, con Seti I, reanuda las expediciones a Siria y se enfrenta a los hititas. Su sucesor, Ramsés II, protagoniza el último vestigio de esplendor egipcio, manteniendo durante años la lucha contra los hititas hasta la paz con el rey Khatusil III.

Su sucesor Merneptah, tuvo que hacer frente a nuevas invasiones de pueblos del mar, sobre todo del Egeo y de Libia que fueron rechazados definitivamente por Ramsés III.

Las siguientes dinastías señalan la plena decadencia de Egipto, que fue invadido por nubios y sirios hasta la XXVI dinastía, o dinastía Saíta, que se sublevó contra el poder sirio e independizó el país hasta la ocupación del persa Cambises.

antiguo egipto

Cultura egipcia

Desde los comienzos de su historia Egipto constituye una administración perfecta, fuertemente centralizada y cuya cabeza visible es el faraón, de origen divino, y el visir, primer gobernador.

La sociedad se divide en sacerdotes, escribas y funcionarios, frente a la gran masa del pueblo. Conocían la escritura que se ejecutaba en papiros, y fue simplificándose desde la jeroglífica a la hierática y la demótica. La ciencia se hallaba muy adelantada, sobre todo la mecánica, la geometría y la medicina. La religión era politeísta, con un acusado sentido mágico y una arraigada creencia en la vida de ultratumba. El arte se caracteriza por su monumentalidad y rigidez. Son geniales arquitectos y escultores, como lo prueban las pirámides de Gizeh, los templos de Karnak y Luxor, el de Deir-el-Bahari, las estatuas de faraones o de escribas. La literatura es eminentemente religiosa: el Libro de los Muertos.

Mesopotamia

Al igual que en Egipto, la cultura se liga a grandes ríos, ya que es una llanura entre el Tigris y el Eúfrates. Las frecuentes inundaciones de éstos, producen grandes cosechas en la Baja Mesopotamia, hecho que determina el carácter de sus pueblos frente a los pueblos que ocupaban la Alta Mesopotamia: Asiria, al este, y Subartu, al oeste.

La Baja Mesopotamia está ocupada por los sumerios, organizados en ciudadesestado, de régimen teocrático. Las principales de estas ciudades son: Kish, Ur, Umma, Lagash y sobre todo, Mari.

El norte es dominio de los acadios, de origen semita, quienes, bajo el mandato de Sargón, unifican el país, conquistando Uruk e invaden Elam, fundando el primer Imperio mesopotámico. Posteriormente, los sumerios se independizan de nuevo, formando la III dinastía de Ur.

Imperio babilónico

Hacia el año 1900, se establece la I dinastía de Babilonia, uno de cuyos monarcas, Hammurabi, es uno de los personajes más importantes de toda la antigüedad. Considerado como el unificador del país, fue un excelente legislador, estableciendo el Código que lleva su nombre, que abarca diferentes aspectos jurídicos, con raíces sumerias. Establece el culto al dios Marduk y a la diosa Ishtar e impone como oficial la lengua acadia. El comercio era muy intenso, utilizando la plata como moneda. La escritura es la cuneiforme, ejecutada en tablillas de barro. La construcción religiosa es el zigurat, de ladrillo cocido.

babilonia

Toro alado que custodiaba las puertas del palacio de Khorsabad, actualmente en el museo del Louvre.

Desaparecido Hammurabi, se establecen en Babilonia los cassitas, que a su vez, serían invadidos por los hititas.

El resurgimiento del pueblo babilónico estará a cargo de Nabucodonosor II, que venció a los egipcios y tomó Jerusalén. A su muerte, el imperio vuelve a decaer hasta que fue conquistado por el persa Ciro, en el año 538 a. de C.

Eran pueblos asentados en la meseta de Anatolia hacia el año 2000: hurritas, cassitas, luwitas e hititas, que forman el país de Hati, organizado en ciudadesestado. El rey Labarna forma un gran imperio, unificando todos estos reinos, imperio que moriría bajo el dorninio hurrita y que volvería a resurgir con Dudkhalia II, que instaura la capital en Hatussas. Mantendrían un fuerte conflicto con Egipto, con Ramsés II, que obligó a Khatussil II a firmar la paz. El surgimiento asirio y las invasiones frigias terminarán con el imperio.

Siria
Fue un asentamiento mesolítico, el Natufiense, y era vía de comunicación entre Egipto y Mesopotamia. Sus primeros habitantes fueron los cananeos, que formaban pequeños reinos independientes. Dominada primeramente por los acadios en el III milenio y posteriormente por Egipto, se convirtió en un constante
campo de batalla.

Palestina

Los hebreos llegan a Palestina debido a la lucha mantenida por Abraham contra Hammurabi. Son gentes nómadas que, en tiem pos de Jacob, emigran a Egipto, de donde salen bajo el mandato de Moisés y ocupan Canaán. El primer rey de Israel es Saúl, que vence a los filisteos y toma Jerusalén. El reino alcanza su máximo esplendor con David y Salomón, a cuya muerte, se divide: en Israel al norte y Judá al sur. Tras el sitio de Jerusalén por Nabucodonosor, Palestina pasa a Persia. Los intentos de sublevación israelí acabarán con la dispersión de los judíos por todo el ámbito del imperio romano. Su importancia radica más en el terreno religioso que en el político, ya que es el primer pueblo oriental que practica el monoteísmo.

Fenicia

Los fenicios son semitas establecidos en la zona costera de Siria, desde mediados del II milenio. Sus ciudades -Byblos, Sidón, Tiro, etc.- caerían bajo la óbita egipcia por la conquista siria, y no se separarían sino con la decadencia de Egipto en el imperio Nuevo, en el siglo XI. Hacia el 814 a. C. fundan Cartago, estableciéndose en el Mediterráneo oriental: Chipre, el mar Egeo, Sicilia y Rodas.

Llegan a España y fundan Gadir. Fueron mercaderes y navegantes, comerciando con la cerámica, el vidrio, las telas y las salazones. Conocen el alfabeto. Las ciudades fenicias sucumbirían al Imperio Romano.

Asiria

Se forma en la Alta Mesopotamia con Sargón I, vasallo de Hammurabi que logra independizarse y surge con fuerza hacia el siglo X a. C. con Adad Nirari II y, sobre todo, bajo Ashurnasirpal II. Salmanasar III domina Babilonia, pero el poder asirio decae y ésta se independiza.

Asiria vuelve a resurgir con Tiglathpileser III, que reconquista Babilonia y Sargón II que ocupa Samaria. El apogeo lo representa Asurbanipal III, quien ocupa Tebas e interviene en Asia Menor. A su muerte, el babilonio Nabopolasar, ayudado por los medos, toma Nínive, la capital, y destruye Asiria.

Los dioses asirios son Assur e Ishtar. El ejército se hallaba muy organizado, al igual que la burocracia administrativa. La literatura era muy importante como lo prueba la biblioteca de Asurbanipal, en Nínive. Eran expertos en Astronomía y Medicina.

Imperios mesopotámicos

Imperio persa

Los medos y los persas eran pobladores arios o indoeuropeos, asentados en Asia Menor. Los medos fueron unificados por Ciaxares. El gran unificador de ambos, fue Ciro, quien conquistó Lidia y Babilonia. Su hijo Cambises conquistó Egipto, aunque el gran rey de Persia fue Darío I, que sometió Egipto. atravesó el Helesponto y el Danubio, y dio origen a las guerras médicas, entre Persia y las colonias griegas, apoyadas por Atenas. Fue sucedido por el déspota Jerjes, y a partir de entonces, la adopción de formas orientales y las intrigas, debilitarán el poder persa y dejaron el imperio en bandeja a Alejandro Magno, que venció al último rey, Darío III.

La religión oficial es el mazdeísmo de Zaratustra, de carácter monoteísta, que rinde culto al fuego, y cuyo único dios es Ahura-Mazda.

Mas informacion sobre este tema