Platón: resumen, biografía, 7 obras y frases

Discípulo de Sócrates, Platón fue uno de los filósofos más importantes de la antigua Grecia. El pensador griego continuó la obra de su maestro, añadiendo sus propias ideas, lo que resultó en la teoría del mundo de las ideas, o el Idealismo platónico.

Al ser considerado el primer filósofo idealista, Platón creó una teoría basada en una división binaria del conocimiento: conocimiento inteligible y conocimiento sensible.

El conocimiento sensible es el que obtenemos a través de los sentidos del cuerpo, es el conocimiento práctico del mundo.

El conocimiento inteligible es lo que obtenemos sólo a través de nuestro intelecto, que puede acceder a la instancia superior, llamada Platón de Mundo de las ideas, permitiéndonos entender las formas o ideas puras de todas las cosas que existen en el mundo.

Los objetos del mundo serían, para Platón, sólo copias imperfectas de las ideas, ya esas serían perfectas.

Busto de Platón
Busto de Platón. Imagen obtenida de la wikipedia

Biografía de Platón

El verdadero nombre de Platón era Arístocles. Su sobrenombre se debe a su porte físico, ya que la variante griega Platon significa hombros anchos, omóplatos anchos, característica distintiva del pensador griego.

El filósofo, hijo de una familia aristocrática, nació en Atenas en el año 428 A. C. y murió en el 348 A. C. Su familia pertenecía a una elite ateniense y tenía cierta influencia política sobre la descendencia del legislador Solón, por parte de la madre de Platón. Como era habitual en aquel entonces, el filósofo se habría dedicado a los deportes en su juventud, participó en competiciones locales preolímpicas y luchó en diferentes campañas militares de la Guerra del Peloponeso, entre los años 409 y 404 A.C.

Platón ya en edad madura conoció a Sócrates, pensador que lo inició en los estudios de Filosofía. Mentor intelectual, amigo y profesor de Platón, Sócrates apareció como personaje principal en la mayoría de los diálogos platónicos.

En el año 387 funda en Atenas la Academia en la que se exponían oralmente lecciones sobre diversas materias, fundamentalmente Aritmética, Geometría, pero también Astronomía, Derecho y Filosofía.

Sus principales obras fueron escritas en forma de diálogo y entre ellas destacan El banquete o Del amor, Fedón o Del alma, Fedro o De la belleza, La República o De la justicia, Protágoras o De la virtud, Timeo o Sobre la naturaleza.

Escuela de Atenas, del pintor italiano Rafael Sanzio
Escuela de Atenas, del pintor italiano Rafael Sanzio

Academia de Platón

En el año 388 A.C., once años después de la muerte de Sócrates, Platón adquirió un terreno dentro de un parque público de Atenas, Academia. El parque estaba dedicado al héroe clásico Akademus y reunía a jóvenes de todos los rincones de Atenas, siendo un lugar de ocio, práctica de ejercicio (gimnasium) y discusiones políticas.

La Academia fue un hito en la filosofía occidental, ya que pudo ser considerada como una de las primeras instituciones de enseñanza de filosofía como conocimientos teóricos, alejándose, por ejemplo, de la escuela pitagórica, que se parecía más a una especie de secta.

Principales obras de Platón

La República

El diálogo con la República, escrito por Platón, consta de diez libros, en los que Sócrates, personaje principal, intenta entender lo que es la justicia para establecer la forma de gobierno justo. Este concepto de justicia debería ser utilizado por el gobierno perfecto, que conduciría a una satisfacción general de los ciudadanos.

Puede considerarse la primera utopía política de Occidente, la República contiene, en su séptimo libro, La alegoría de la caverna, una historia alegórica que pretende hacer un paralelismo entre el conocimiento sensible – inferior – y el conocimiento inteligible – superior.

Otras obras de Platón

Además de la República, Platón dejó 35 diálogos más para la posteridad. En la mayoría de ellos, Sócrates es el personaje principal. Cada diálogo trata sobre su tema central, pero no de forma sistemática, lo que puede llevar a una misma obra a hablar sobre otros temas, además de lo que se propone agotar.

A continuación se enumeran los principales textos platónicos y sus características generales:

  1. Apología de Sócrates: narra los últimos momentos de la vida de Sócrates, en los que fue acusado y sometido a un tribunal para decidir sobre su culpa y su sentencia.
  2. Láques, o del coraje: pretende presentar una concepción de coraje diferente de la que el ciudadano griego estaba acostumbrado. El valor se percibe como una acción justa, racional y moderada que no perjudica a la polis.
  3. Hípias menor: las nociones de verdad y conocimiento, tan importantes para Platón, se presentan.
  4. Hípias mayor: Platón expone sus críticas sobre el arte y la contemplación de lo bello, que, para el filósofo, no sería subjetivo, sino objetivo.
  5. Gorgias: libro sobre la retórica, utilizando como personajes centrales Sócrates y el sofista Gorgias.
  6. El Banquete: en este libro, Platón habla de su concepción del amor a través de la figura de Sócrates.

Principales ideas de Platón

El hombre está compuesto de alma y cuerpo, unidos accidentalmente (el alma, que ya existía en el mundo de las ideas, se une con el cuerpo, que permanece en el mundo sensible).

La naturaleza del alma es espiritual e inmortal, sin embargo la del cuerpo es material y corruptible.

Platón distingue tres partes en el alma: el alma inteligible, localizada en la cabeza y que posee la facultad de pensar; el alma irascible, situada en el pecho y que tiene la facultad de la ira y el alma apetitiva, situada en el vientre y que tiene la facultad del hambre, la sed y el amor.

Esta teoría de las partes del alma, Platón la representa en el mito del carro alado. El carro alado (alma) tirado por dos caballos (parte irascible y apetitiva) y guiado por un auriga (parte racional) avanza por el mundo de las ideas. Pero llega un momento en el que uno de los caballos se desboca y el carro cae al mundo de las sombras, donde es aprisionado en el cuerpo.

Para Platón, el conocimiento es reminiscencia: conocer es recordar.

Cuando el alma se encontraba en el mundo de las ideas, las conocía, pero al entrar en el cuerpo las olvida. El alma consigue recordar las ideas, aunque no totalmente, al entrar en contacto con las cosas materiales. La única forma de que pueda recordarlas de un modo absoluto es separándose del cuerpo y volviendo al mundo de las ideas, y esto significaría la muerte. Luego la muerte sería la aspiración total del hombre.

La doctrina moral de Platón es eudemonista, es decir, el obrar bien conduce a la felicidad. A través de la virtud, el hombre puede limpiarse de pecado y llegar a la perfección del alma.

Platón distingue cuatro tipos de virtudes: la prudencia o la virtud del alma inteligible, por la que el hombre obra con razón; la fortaleza, correspondiente al alma irascible, que tiene por objeto estimular al hombre para vencer las dificultades; la templanza que corresponde al alma apetitiva, por la que el hombre modera sus apetitos y la justicia que armoniza las anteriores.

Platón concibe el Estado como un cuerpo orgánico parecido al hombre y compuesto de tres clases sociales. A cada clase le corresponde una virtud determinada para que cumpla la misión que tiene que realizar.

Existencia de dos mundos

Platón llegó a la consideración de que existían dos mundos partiendo de la idea de que al conocimiento, puesto que es universal y necesario, debe corresponderle una realidad universal y necesaria.

Ahora bien, la realidad natural -las cosas que vemos en la naturaleza- no cumplen estos requisitos: son concretas y contingentes. En consecuencia, es preciso que exista un mundo distinto al sensible y que sea universal y necesario. Este es el mundo de las ideas, el de las esencias, el mundo suprasensible.

Esta concepción de los dos mundos la expuso Platón simbólicamente en el llamado mito de la caverna, cuyo significado es el siguiente: el hombre, preso en una caverna, ve proyectadas en la pared del fondo las sombras de la realidad exterior. Sus percepciones son sombras, es decir realidades aparentes.

Mientras, el mundo real que las origina, las ideas, se mantiene lejos de su percepción directa.

Mundo de las ideas

Las ideas constituyen el mundo de la realidad auténtica. Las ideas, según Platón, no son contenidos del entendimiento, sino objetos que se conocen, inteligibles pero imposibles de percibir por hallarse en una dimensión superior.

Las ideas tienen las propiedades que Parménides atribuye al ser: son únicas, inmutables, inmóviles y eternas. Las ideas están ordenadas jerárquicamente según el grado de perfección. Las ideas más imperfectas son las relacionadas con el mundo sensible (ideas de reposo y movimiento, ideas de extensión, peso, etc.). Las inmediatamente superiores son las ideas matemáticas, seguidas de las ideas puras (belleza, justicia, etcétera). La idea más perfecta y suprema, a la que todas las demás tienden, es la de Bien. Platón a veces identifica la idea de Bien con Dios.

Mundo sensible

El mundo sensible se identifica con el mundo de las sombras, el mundo material, de la realidad aparente. Los contenidos de la realidad material cambian, se mueven y son temporales, al contrario que las ideas.

Platón, para explicar la formación de este mundo, acude a un ser divino, invisible, inteligente, bueno y poderoso: el Demiurgo. El Demiurgo construye el mundo material valiéndose del movimiento y tomando como modelo las Ideas para proyectarlas sobre la materia. De este modo actúa como el escultor que reproduce su modelo en el material elegido.

Escuela de Arte de Atenas
Escuela de Arte de Atenas: cuna de la filosofía antigua

Relación entre Platón, Sócrates y Aristóteles

Sócrates fue maestro de Platón e influyó mucho en su producción filosófica. Platón, a su vez, fue maestro de Aristóteles, quien, a pesar de haber formulado una teoría completamente propia, discrepando en gran parte de los filósofos anteriores, también fue fuertemente influenciado por ellos.

Sin las enseñanzas socráticas, ni Platón ni Aristóteles habrían desarrollado las filosofías que desarrollaron.

¿Tienes alguna duda sobre las aportaciones de este filósofo clásico de la antigua Grecia? Pregúntanos en la caja de comentarios.

Frases de Platón

«Las ciudades sólo alcanzarán la felicidad si los filósofos se convierten en reyes o si los reyes se convierten en filósofos.”

«La dirección en la que la educación se inicia a un hombre determinará su vida futura.”

«Muchos odian la tiranía sólo para que puedan establecer la suya.”

«La democracia, que es una forma encantadora de gobierno, está llena de variedad y desorden, y también dispensa una especie de igualdad para los iguales y para los desiguales.”

«La gente siempre tiene algún campeón al que han puesto sobre ellos a quienes alimentan de grandeza… Esto, y ninguna otra cosa es la raíz de la cual surge un tirano.”

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad