La filosofía patrística: desarrollo y definición

La filosofía patrística es la forma de pensamiento especulativo llevada a cabo por los Padres de la Iglesia y los escritores eclesiásticos.

La Patrística se caracteriza por la defensa racional del cristianismo frente a los ataques de la filosofía pagana y por la aceptación de las verdades filosóficas que convienen con la revelación cristiana.

La importancia de la Patrística estriba en el hecho de ser el primer intento de unificar la religión cristiana y la filosofía. Los primeros pensadores cristianos se sirvieron de la filosofía para dar una explicación racional de sus dogmas.

Desarrollo de la Patrística

La Patrística comprende desde el siglo I hasta el siglo VIII y se desarrolla en dos períodos:

Período de formación de la Patrística, que se extiende desde el siglo I hasta la celebración del Concilio de Nicea en el año 325.

A este período pertenecen: los padres apostólicos o primeros escritores eclesiásticos, discípulos inmediatos de los apóstoles; los apologistas o escritores preocupados por la defensa del cristianismo, fundamentalmente frente a los ataques de la filosofía pagana; los gnósticos o secta religiosa cuya pretensión de conseguir un conocimiento racional que superase la fe les llevó a la herejía y, por último, los padres alejandrinos que llevaron a cabo el primer intento de exponer sistemáticamente el pensamiento cristiano en términos filosóficos.

Período de apogeo de la Patrística que se extiende desde la celebración el Concilio de Nicea, en el año 325, hasta el siglo VIII.

En este período se distingue: la Patrística oriental dedicada al estudio de la existencia y atributos de Dios, y la Patrística occidental en la que aparece la primera filosofía cristiana, gracias a la obra de San Agustín.

San Agustín, principal autor de la Patrística
Detalle de San Agustín en una vidriera por Louis Comfort Tiffany en el Lightner Museum. Wikipedia

Creación del mundo

Dios ha creado el mundo por medio del Verbo divino, segunda persona de la Santa Trinidad. Lo creó libremente de la nada, sin materia preexistente y conforme a las ideas eternas que existían en su mente (ejemplarismo), de esta forma el mundo es un reflejo de las ideas divinas.

Definición de Patrística

El término patrística se refiere la filosofía cristiana de los primeros siglos. Surge de la necesidad de desarrollar las creencias religiosas racionales del cristianismo y para defender la doctrina cristiana de los ataques de los paganos y el peligro de las herejías.

Aparece de la mano la religión cristiana, a los Padres de la Iglesia, como la expresión completa y definitiva de aquella Verdad que la filosofía griega había alcanzado sólo de manera imperfecta y parcialmente. De hecho, la razón (logos), que se hizo carne en Cristo, y que se revela plenamente a la humanidad en su Palabra, es lo mismo, en la que los filósofos paganos se inspiraron en sus especulaciones.

Los Padres de la Iglesia se pueden dividir en dos grandes tendencias: los Padres griegos y la patrística romana.

La Patrística griega

El renacimiento del interés en el tratamiento de temas de orden metafísico, es el elemento que distingue a todos los Padres griegos de la Patrística, interesados ​​sobre todo a cuestiones morales y éticas. Grande es la influencia, tanto para la Patrística griega como para la latina, del platonismo / neoplatonismo (no hay ninguna diferencia entre las dos filosofías, porque ignora las sutiles diferencias que existían entre las dos escuelas de pensamiento), pero las adapta a las necesidades la religión cristiana.

No es casualidad que hablamos de platonismo cuando hablamos de Patrística. Los padres de la Patrística eligieron la filosofía platónica / neo-platónica, porque menos alejadas de la religión cristiana: hay un paralelismo entre la figura del Demiurgo en Platón y el Padre en la religión cristiana, o entre el nous y el Verbo, y también hay en la idea de afinidad e inmortalidad del alma. La Patrística griega incluyó cuatro escuelas:

  1. Escuela de los Padres apologistas (I y el siglo II), los representantes más importantes son Justin, Tatian, Atenágoras y Ireneo;
  2. Escuela de Alejandría (desde la tercera a la mitad siglo V): los representantes principales son Clemente y Orígenes;
  3. Escuela de Capadocia (desde la tercera hasta la mitad del siglo V): los principales exponentes son Gregorio Nacianceno, Basilio y Gregorio de Nisa;
  4. Escuela de Bizancio (el segundo la mitad de la quinta a finales del siglo VIII): exponentes notables son Dionisio Areopagita (también conocido como Pseudo-Dionisio), Máximo el Confesor y Juan Damasceno.
Mas informacion sobre este tema