Tortuga primitiva proyectaba el cuello en lugar de retraerlo

La técnica, que en las especies de hoy en día sirve básicamente para la protección, ya que es la estrategia para conseguir alimento

Quien haya leido algún libro al respecto o tenga una tortuga como mascota ya habrá presenciado la estrategia. Maestras en encoger el cuello al máximo, hasta que perder su cabeza completamente de vista en el interior de su caparazón, estos reptiles tienen en lesta técnica una forma extremadamente eficiente de protección mecánica, quitando la parte más sensible del cuerpo de la vista de los depredadores o de potenciales impactos o golpes.

El mecanismo, sin embargo, surgió evolutivamente con otro fin. Una investigación conducida por el paleontólogo suizo Jérémy Anquetin identificó un ancestro jurásico de las tortugas, pero de características bastante diferentes. Su cuello poco retráctil no era utilizado en la defensa, sino para dar un mayor alcance a la cabeza del reptil.

Se calcula que el antepasado de las tortugas más antiguo ya e paseaba lentamente por la Tierra hace 200 millones de años. Platychelys ha sido el nombre dado a la especie cuyo fósil se ha encontrado, después de más de 50 millones de años de su existencia, y habitaba la región donde hoy se encuentran partes de Alemania y de Suiza. Por medio del análisis del material, el grupo de científicos ha conseguido recrear su esqueleto.

Representación de una tortuga primitiva

Representación de una tortuga primitiva

La distancia estimada entre los huesos permitió concluir que el animal poseía una estupenda capacidad de proyectar su cabeza hacia delante. La habilidad servía esencialmente para alimentarse, permitiendo engullir presas rápidamente bajo el agua, por ejemplo.

Descubrir en que momento este mecanismo se diferenció, dando origen a las diferentes funciones y la configuración de los huesos actuales de las tortugas es la tarea que ahora tienen entre manos los científicos. La clasificación de los quelonios se entiende en la actualidad por dos órdenes, la Cryptodira y la Pleurodira. La primera de ellas, que cuenta con la mayor parte de las especies, se aproxima a la especie descrita por los científicos – pueden realizar movimientos en el cuello hacia adelante y hacia atrás.

La orden Pleurodira, sin embargo, cuenta con animales de cuello muy largo, que son incapaces de recoger la cabeza sobre la propia columna vertebral, sino que la colocan debajo del caparazón, de lado a lado.

Mas informacion sobre este tema

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies