Tortuga del Orinoco, la tortuga de agua dulce más grande de Sudamérica

La tortuga del Orinoco (Podocnemis expansa) o arrau, ha sido por muchos siglos una importante fuente de alimento para los habitantes de las riberas del Río Orinoco, pero su explotación irracional por más de quinientos años ha llevado a la especie a un punto tan crítico, que sino tomamos medidas urgentes, pronto desaparecerá.

El carapacho de esta tortuga puede llegar a medir 66 cm. de largo, su peso puede ser hasta de 36 Kg. y sus nidadas en promedio llegan a los de 100 huevos. Este gran tamaño y el gran número de huevos que produce la convierte en un animal muy perseguido, tanto para el consumo de su carne como de sus huevos.

En 1989 el M.A.R.N.R. como una medida para proteger las principales playas donde desova la especie creó el Refugio de Fauna Silvestre de la Tortuga Arrau, donde PROFAUNA y la Guardia Nacional realizan labores de guardería para evitar la captura de tortugas y el saqueo de nidos.

Tortuga del Orinoco, la tortuga de agua dulce más grande de Sudamérica

Tortuga del Orinoco, la tortuga de agua dulce más grande de Sudamérica

Una alternativa de recuperación

De cada nido de tortuga pueden nacer hasta cien tortuguillos y sus probabilidades de sobrevivencia son sumamente bajas, al punto de que en la mayoría de los casos ninguno de los tortuguillos de una nidada logra sobrevivir el primer año de vida, al ser depredados por reptiles, aves, mamíferos y peces.

Considerando estas características de una alta tasa reproductiva y una alta depredación de las crías durante el primer año de vida, FUDECI ha creado el zoocriadero más grande de la especie, ubicado en la Estación Experimental Amazonas del FONAIAP en Puerto Ayacucho. Aquí se crían cada año 10.000 tortuguillos hasta el año de edad, para luego reintroducirlos al Río Orinoco para su repoblación. Con esta estrategia se aprovecha su alta tasa reproductiva para colectar gran cantidad de crías y luego, al liberarlas al año de edad con un mayor tamaño, se reduce al mínimo su depredación, con lo que se puede asegurar que la gran mayoría sobreviva.

Los tortuguillos son mantenidos con alimento concentrado para peces, que contiene altos niveles de proteína, así como vitaminas y minerales. Esta excelente alimentación permite un acelerado crecimiento, por lo que los tortuguillos cuando son liberados presentan una talla corporal que, en condiciones silvestres, quizás hubieran tardado tres o cuatro años en alcanzarla. Por ello el zoocriadero también ayuda a reducir el tiempo que necesitan estos animales para llegar a la madurez sexual o a la edad reproductiva.

Cambiar de actitud ante la tortuga del Orinoco

Nada hacemos criando 10.000 tortuguillos durante muchos años y realizando la vigilancia de playas, si no cambiamos de actitud. Debe crearse conciencia en los habitantes de los principales centros poblados vecinos al Orinoco y sus afluentes, de manera que cese el consumo de la especie, lo que permitirá la recuperación de las poblaciones. Una vez lograda esta meta en un futuro se podrá aprovechar nuevamente este importante recurso, pero de una forma racional que no ponga en peligro la supervivencia de la especie.

Para lograr crear conciencia en la población debemos continuar con la campaña de educación ambiental iniciada en 1994, pero a un nivel global e intensivo. Principalmente dirigida a los habitantes de pueblos y ciudades que son los que compran la carne y huevos de tortuga, sólo por la costumbre de hacerlo, ya que poseen otras fuentes de alimento de mejor calidad y a más bajo costo, cabe señalar que en las ciudades la carne de res, pollo y cerdo es más barata que la carne de tortuga. Si logramos que en las ciudades y pueblos no consuman carne y huevos de tortuga, su captura disminuirá permitiendo su verdadera recuperación.

Se necesita la colaboración de todos para salvar a la tortuga del Orinoco

El funcionamiento de Zoocriadero involucra ciertos gastos, no sólo para alimentar las tortugas, sino también para realizar las expediciones al Refugio de Fauna Silvestre de la Tortuga Arrau, donde los animales son capturados y liberados cada año.

Igualmente para la campaña de educación ambiental es necesario recursos económicos suficientes para la publicación de diferentes materiales como afiches, franelas, calcomanías, vallas, etc. Con los cuales se llevará el mensaje conservacionista a la población adulta e infantil.

Actualmente las instituciones que participan en este programa de conservación no cuentan con los recursos económicos mínimos para darle continuidad en el tiempo. Por esta razón se hace un llamado a todas aquellas empresas y personas conscientes, para que colaboren y permitan que este programa continúe por muchos años más y asegurar de esta manera la recuperación de la tortuga del Orinoco

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad