Sistema Nervioso

El sistema nervioso es una red de comunicación formado por un conjunto de órganos del cuerpo que poseen la función de mensajes de captura, los estímulos ambientales, “interpretarlas” y “presentar ellos”, y así preparar respuestas (si se solicita), que se puede dar en forma de movimientos, sentimientos y conclusiones.

Componentes del Sistema Nervioso

El sistema nervioso se divide en dos partes principales: el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.

Sistema Nervioso Central

El sistema nervioso central consiste en el cerebro y la médula espinal, ambos implicados y protegido por tres membranas llamadas meníngeas.

Cerebro

El cerebro, que pesa aproximadamente 1,5 kilogramos, está situado en el cráneo y tiene tres órganos principales:

  • Cerebro: más importante órgano del sistema nervioso y considerada la más masiva desde ocupa la mayor parte del cerebro, el cerebro se divide en dos partes simétricas: el hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo. Por lo tanto, la capa más externa del cerebro y lleno de recovecos, llama la corteza cerebral, responsable del pensamiento, la visión, el oído, el tacto, el gusto, el habla, la escritura, etc. Además, es la sede de los actos conscientes e inconscientes, la memoria, el razonamiento, la inteligencia y la imaginación, y todavía controla los movimientos voluntarios del cuerpo.
  • Cerebelo: se encuentra en la parte posterior y debajo del cerebro, el cerebelo coordina los movimientos precisos del cuerpo, manteniendo el equilibrio. Además, regula el tono muscular, o se regula el grado de contracción de los músculos en reposo.
  • Tronco encefálico: en la parte inferior del cerebro, el tallo cerebral conduce los impulsos nerviosos desde el cerebro a la médula espinal y viceversa. También produce las señales nerviosas que controlan las actividades vitales, tales como los movimientos respiratorios, la frecuencia cardíaca y los reflejos, tales como tos, estornudos y la deglución.

Medula Espinal

La médula espinal es un cordón de tejido nervioso situado dentro de la columna vertebral y la parte superior está conectada al tronco del encéfalo. Su función es llevar a cabo los impulsos nerviosos desde el resto del cuerpo al cerebro y la coordinación de los actos involuntarios (reflejos).

Esquema del sistema nervioso

Esquema del sistema nervioso

Sistema Nervioso Periférico

El sistema nervioso periférico consiste en los nervios que se originan en el cerebro y la médula espinal. Su función es conectar el sistema nervioso central para el cuerpo. Es importante destacar que hay dos tipos de nervios: craneales y espinales.

  • Los nervios craneales: distribuidos en 12 pares que salen del cerebro, y su función es transmitir mensajes sensoriales o motoras, especialmente para las áreas de la cabeza y el cuello.
  • Los nervios espinales: son 31 pares de nervios que salen de la médula espinal. Se forman a partir de las neuronas sensoriales, recibir estímulos del medio ambiente; y las neuronas motoras que conduce de los impulsos del sistema nervioso central a los músculos o glándulas.

De acuerdo con su actividad, el sistema nervioso periférico se puede dividir en el sistema nervioso somático y el sistema nervioso autónomo.

  • Sistema nervioso somático regula las acciones voluntarias, es decir, que se encuentran bajo el control de nuestra voluntad y regula el músculo esquelético en todo el cuerpo.
  • Sistema Nervioso Autónomo: opera de manera integrada con el sistema nervioso central y tiene dos subdivisiones: el sistema nervioso simpático, que estimula el funcionamiento de los órganos, y el sistema nervioso parasimpático que inhibe su funcionamiento.

En general, estos dos sistemas tienen funciones opuestas: mientras que el sistema nervioso simpático dilata la pupila y aumenta la frecuencia cardíaca, el sistema nervioso parasimpático, a su vez, contrae la pupila y disminuye la frecuencia cardíaca. Finalmente, la función del sistema nervioso autónomo es regular las funciones corporales, de modo que las condiciones internas del cuerpo permanecen constantes.

El sistema nervioso tiene la función de coordinar las actividades físicas del organismo y realizar las actividades intelectuales.

La sustancia gris: Está formada por los cuerpos de las neuronas y sus ramificaciones cortas.

La sustancia blanca: Está constituida por las ramificaciones largas de las neuronas.

Sistema nervioso central

Está formado por el encéfalo (cerebro, cerebelo y bulbo raquídeo) y por la médula espinal.

El cerebro. Consta de dos hemisferios separados por la cisura conocida como Hoz del cerebro. A su vez, cada hemisferio está dividido en lóbulos mediante cisuras. Tiene la sustancia gris por fuera y la sustancia blanca por dentro. Domina más un hemisferio cerebral que el otro (en el caso de los zurdos domina el hemisferio derecho sobre el izquierdo). Centraliza los estímulos nerviosos y les da una respuesta consciente. Inicia los movimientos voluntarios. Formula y razona ideas. Almacena información.

El cerebelo. También está dividido en dos hemisferios y tiene la sustancia gris fuera y la blanca por dentro. Realiza funciones involuntarias. Mantiene el equilibrio y el tono muscular. Coordina los movimientos.

El bulbo raquídeo. Une el encéfalo y la médula. Controla la frecuencia respiratoria el diámetro de los vasos sanguíneos, los latidos cardíacos, la deglución, la secreción de saliva, etc.

La médula espinal. Discurre por el centro de la columna vertebral. Tiene la sustancia gris por dentro y la blanca por fuera. Conduce la información para realizar los movimientos y recoge la información sensitiva de los órganos.

Sistema nervioso periférico

Son los nervios que, partiendo del sistema nervioso central, adaptan el organismo a las condiciones del medio ambiente. Por ejemplo, los nervios sensitivos (auditivo) y los motores.

Esquema sistema nervioso

Esquema sistema nervioso

Sistema nervioso simpático

Regula las funciones de las vísceras y músculos de fibra lisa o involuntarios. Así, tiene la misión de dilatar los bronquios, la pupila, etc.

Sistema nervioso parasimpático

Regula también, involuntariamente, las funciones de las vísceras, pero su acción es antagónica al sistema nervioso simpático.

Movimientos

Las sensaciones externas especiales las captan las terminaciones nerviosas de los nervios sensitivos, y las llevan a las astas posteriores de la médula espinal.

Voluntarios. Estas sensaciones llegan por el bulbo raquídeo a las áreas sensitivas del cerebro, donde se origina otro impulso que por el bulbo pasa a las astas anteriores de la médula para llegar a los nervios periféricos que inervan los músculos que producen el movimiento.

Involuntarios. Son movimientos involuntarios cuando las sensaciones que van por las astas posteriores de la médula pasan por las neuronas de asociación a las fibras motoras que provocan movimientos de respuesta. Son más rápidos.

Enfermedades del sistema nervioso

Apoplejía – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Fallo en la circulación del cerebro.
Causas: Rotura de algún vaso cerebral. Embolia.
Sintomas: Parálisis de las extremidades del lado opuesto, pérdida del conocimiento, los propios de la zona afectada (fallos auditivos, etc.).
Tratamiento: Médico. Después, rehabilitación y mucho ejercicio.

Cefalea – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Dilatación de las arterias craneales.
Causas: Alteraciones del aparato circulatorio. Lo favorece el estrés, el tabaco y el alcohol.
Síntomas: Dolor intenso en la mitad del cráneo, fotofobia, irritabilidad, náuseas.
Tratamiento: Médico, reposo, oscuridad, etc., analgésicos.

Ciática – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Inflamación del nervio ciático.
Causas: Hernia discal, artrosis lumbar, diabetes, gota, una inyección mal aplicada.
Síntomas: Dolor en glúteo y parte posteroexterna de la pierna que puede aumentar al toser, defecar, sentarse, etc.
Tratamiento: Quirúrgico, reposo, calmantes.

Epilepsia – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Actuación, sin coordinación, de unas células del encéfalo en relación con el resto.
Causas: Hereditarias, infecciones, traumatismos, tumores.
Síntomas: Una sensación especial (por ejemplo, del tipo alucinatorio). Más tarde, pérdida del conocimiento, rigidez muscular, convulsiones, espuma por la boca, emisión de orina y heces.
Tratamiento: Procurar que el paciente se quede inmóvil. Introducirle algo en la boca para que no se muerda la lengua. Llamar al médico. Siempre conviene evitar el tabaco, el alcohol, los excitantes y la estimulación luminosa intermitente.

Enfermedad de Parkinson – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Degeneración de los ganglios basales (en la sustancia gris del cerebro).
Causas: Infecciones, intoxicaciones (plomo, CO), arteriosclerosis.
Síntomas: Lentitud de los movimientos, adelgazamiento, sudoración excesiva, rigidez de los músculos, pérdida de los movi mientos asociados.
Tratamiento: Es crónica, lenta y progresiva, pero se alivia su estado con medicamentos.

Síncope – Enfermedades del sistema nervioso

Concepto: Pérdida brusca del conocimiento.
Causas: Disminución del riego sanguíneo del cerebro o de alguno de sus componentes (por ejemplo, la glucosa).
Síntomas: Palidez, frío, pulso y latidos imperceptibles.
Tratamiento. Acostar al enfermo con las piernas en alto y llamar al médico.

Esquema del cerebro

Esquema del cerebro

Enfermedades de carácter psíquico

Esquizofrenia – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Disociación entre la mente del enfermo y la realidad que produce acciones que no tienen explicación lógica.
Causas: Desconocidas, aunque el medio que le rodea es básico en su desarrollo.
Síntomas: Suelen ser autistas (total aislamiento del exterior). Pueden creer que son otras personas. Inventan palabras y son incapaces de mantener un diálogo. Tienen ideas delirantes (celos), alucinaciones, inversión afectiva.
Tratamiento: Psiquiátrico, aunque no suele ser muy eficaz.

Histeria – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Alteración psíquica que puede producir alteraciones orgánicas.
Causas: Vida con tensiones. Es un mecanismo de defensa.
Síntomas: Actitudes y gestos escandalosos. Doble personalidad con amnesia de sus momentos de enfermedad; trastornos orgánicos para captar la atención (por ejemplo: temblores, convulsiones, gritos, etc.).
Tratamiento: Psicoanálisis, hidroterapia, sedantes.

Neurosis – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Un estado de ansiedad que es capaz de dominar todos los actos de la vida.
Síntomas: Inestabilidad emocional, inseguridad, ideas repetivas, fobias.
Tratamiento: Psicoterapia.

Paranoia – Enfermedades del sistema nervioso

Concepto: Desarrollo de ideas erróneas por interpretación incorrecta de la realidad.
Causas: Hay personas predispuestas a padecerlas y el ambiente puede ser su factor desencadenante.
Síntomas: Creer que los demás poseen sus sentimientos e impulsos.
Pueden llegar a ser violentos si se les lleva la contraria respecto a su idea obsesiva.
Tratamiento: Buscar los hechos que lo desencadenaron. A veces, internamiento.

Psicosis maniacodepresiva – Enfermedades del sistema nervioso
Concepto: Aparición de crisis de manías o depresiones graves (depresión es una disminución grave de toda actividad psíquica).
Causas: Desconocidas, aunque influye la constitución física.
Síntomas: Pasividad, infravaloración propia, extravagancia, puede llegar al suicidio. A veces se manifiestan ciertos síntomas físicos como dolor de cabeza, estreñimiento, insomnio.
Tratamiento: Medicamentos, psicoanálisis.

La parte que relaciona al organismo con el medio circundante se denomina somática y la que actúa sobre las glándulas y órganos internos, así como sobre las funciones tróficas y vasorreguladoras de la parte somática, vegetativa o visceral.

Aunque el sistema nervioso constituye una unidad morfológica y funcional, para simplificar su estudio suele dividirse en dos apartados: sistema nervioso central, que comprende el encéfalo y la médula espinal, y sistema nervioso periférico, al que corresponden los 12 pares de nervios que salen del encéfalo, los 31 pares que salen de la médula espinal y las ramificaciones que se extien den hasta la periferia.

Sistema nervioso central

Constituido por el encéfalo y la médula espinal, ambos órganos huecos protegidos por tres membranas (duramadre, piamadre y aracnoides), denominadas genéricamente meninges.

Corte transversal de la médula espinal.

Corte transversal de la médula espinal.

Los huecos de estos órganos están llenos de un líquido incoloro y transparente, que recibe el nombre de líquido cefalorraquídeo. Sus funciones son muy variadas: sirve como medio de inter cambio a determinadas sustancias; como sistema de eliminación de productos residuales; para mantener el equilibrio iónico adecuado y como sistema amortiguador mecánico.

Las células que forman el sistema nervioso central se disponen de tal manera que dan lugar a dos formaciones muy características: la sustancia gris, constituida por los cuerpos neuronales, y la sustancia blanca, formada principalmente por fibras nerviosas.

Médula espinal

Largo cordón comprimido dorsoventralmente y protegido por la columna vertebral. Está dividida por un surco en dos partes simétricas y la región central la recorre un canal o epéndimo lleno de líquido cefalorraquídeo. Realizando un corte transversal se aprecia la siguiente estructura:

* Sustancia gris: ocupa la región central y presenta forma de H o de mariposa con las alas extendidas. En ella se aprecian claramente seis astas o salientes: de los dos anteriores o ventrales parten los axones de las neuronas motoras; a los dos posteriores o dorsales llegan los axones de las neuronas sensitivas y en los dos laterales se alojan los cuerpos de las neuronas simpáticas.

* Sustancia blanca: ocupa la periferia de la médula y queda subdividida por la sustancia gris en tres porciones simétricas denominadas cordones. Está constituida principalmente por fibras mielínicas, que llevan las sensaciones hasta el encéfalo (sensitivas) o las órdenes ya elaboradas (motoras) hasta los órganos correspondientes .

Las principales funciones que realiza la médula espinal son dos: por una parte conduce el impulso nervioso desde los niveles superiores hasta los órganos y viceversa y, por otra, coordina la actividad refleja, esto es, la que da respuestas involuntarias frente a un estímulo que excite a un receptor.

Encéfalo

Estructura muy compleja, desarrollada a partir del ectodermo en el embrión. Presenta forma de tubo con tres grandes ensanchamientos en su región anterior:

Partes constituyentes del encéfalo

Partes constituyentes del encéfalo

* Romboencéfalo, subdividido en:

Bulbo raquídeo: situado en la parte posterior del encéfalo y limitando por delante con el puente de Valorio y por detrás con la médula. La sustancia blanca se encuentra rodeando a la gris, que forma concentraciones en las que se originan parte de los nervios craneales. En la región anterior o ventral del bulbo se aprecian cuatro prominencias, y en la región posterior o dorsal se distinque un surco que es continuación del tabique de la médula. En la región dorsolateral existen dos puntos de apoyo del cerebelo.

Puente de Valorio: abultamiento situado por encima del bulbo y limitado en la zona anterior por el mesencéfalo. Aquí también la sustancia blanca envuelve a la gris, en la que se originan otra parte de los nervios craneales. En sus dos zonas laterales, el puente de Valorio presenta un estrechamiento que da lugar a los pedúnculos cerebelosos medios.

Tanto el puente de Valorio como el bulbo raquídeo presentan las mismas funciones que la médula espinal: son lugares de paso entre el encéfalo y la médula, y regulan actividades reflejas tales como las respiratorias, cardíacas, vasomotoras, digestivas y defensivas contra la entrada de partículas extrañas (por ejemplo, regulan la aparición de la tos).

Cerebelo: parte del encéfalo situada por detrás de las dos estructuras ya descritas. Su superficie externa aparece surcada por multitud de circunvoluciones separadas por surcos y en la ca ra anterior presenta dos hemisferios separados por un relieve o vermis. Al contrario de lo que sucedía anteriormente, en el cerebelo la sustancia gris se dispone en la periferia formando la corteza cerebelosa y la sustancia blanca ocupa la parte central.

Sus funciones están relacionadas con la coordinación de los movimientos y con el tono muscular, influyendo en el mantenimiento del equilibrio.

* Mesencéfalo, situado por delante del puente de Valorio y con un hueco interno, estrecho y largo, que recibe el nombre de acueducto de Silvio. El techo del acueducto o Tectum presenta cuatro engrosamientos llamados tubérculos cuadrigéminos, en los que existen núcleos que envían sus fibras hacia las astas anteriores de la médula y a los que llegan fibras de los nervios auditivo y óptico. El suelo del acueducto o Tegmentum también presenta otros dos abultamientos denominados pedúnculos cerebrales.

En el mesencéfalo la sustancia gris se encuentra dispersa formando núcleos bien definidos y una masa única que rodea al acueducto. Entre las funciones del mesencéfalo están algunas relacionadas con el tono muscular (regula el grado de flexión de diferentes músculos) y otras reflejas que regulan los movimientos del cuerpo frente a estímulos luminosos o sonoros.

Vista superior, inferior y frontal del encéfalo

Vista superior, inferior y frontal del encéfalo

* Prosencéfalo o cerebro
Diencéfalo. Se encuentra a continuación del mesencéfalo y su interior forma una estrecha hendidura comunicada por delante con los ventrículos telencefálicos y por detrás con el acueducto de Silvio. El diencéfalo está constituido por las siguientes partes:
1. Tálamos: son dos grandes masas ovoideas de sustancia gris. Por detrás se distinguen unas aglomeraciones nerviosas o cuerpos geniculados. Los tálamos son centros intermedios de la sensibilidad y los cuerpos geniculados son centros ópticos y auditivos.
2. Hipotálamo: situado ventralmente con respecto al anterior y formado por dos pequeñas esferas de sustancia gris (tubérculos mamilares), un ensanchamiento con función glandular (neurohipófisis) y un punto donde se cruzan y cambian de lado las fibras de los nervios ópticos (quiasma óptico). En cuanto a sus funciones, el hipotálamo constituye un centro neurosecretor que regula a otros órganos y glándulas y contiene centros vegetativos que regulan el metabolismo, la presión arterial y otras.
3. Techo: situado dorsalmente con respecto al tálamo y en el que se localiza la epífisis o glándula pineal.

Telencéfalo: parte anterior y más desarrollada del encéfalo. En él se pueden distinguir las siguientes partes:
1. Hemisferios cerebrales: son dos expansiones situadas lateralmente, que recubren casi todo el encéfalo y separadas por una fisura longitudinal. Su superficie aparece surcada por multitud de circunvoluciones separadas por depresiones o surcos. Estos surcos dividen al cerebro en cuatro lóbulos principales: frontal, parietal, occipital y temporal.

En los hemisferios cerebrales la sustancia gris se sitúa por fuera dando lugar a la corteza cerebral. En ella se distinguen multitud de áreas con distintas actividades, unas motoras, otras sensitivas, otras vegetativas y otras de asociación. En definitiva, es el centro de las funciones de aprendizaje, memoria, lenguaje y demás actividades mentales.

También en la corteza se localizan centros vegetativos que regulan los ritmos biológicos, la conducta sexual, las emociones y las sensaciones de temor y agresividad.

La sustancia blanca se sitúa en los hemisferios cerebrales por debajo de la gris y en ella aparecen núcleos que regulan la expresión de las emociones. También aparecen gran cantidad de fibras que ponen en relación ambos hemisferios del sistema nervioso.

2. Lóbulos olfatorios: son dos estructuras ovales situadas en la parte anterior e inferior de los hemisferios. Constituyen centros olfativos conectados con la mucosa nasal.

Sistema nervioso periférico

Es el formado por los nervios raquídeos, craneales y sus ramificaciones periféricas.

Glándulas de secreción interna o sistema endocrino. Sistema nervioso periférico.

Glándulas de secreción interna o sistema endocrino.


* Nervios raquídeos: son 31 pares que emergen a ambos lados de la médula y que se distribuyen de la siguiente forma: ocho pares cervicales, 12 pares torácicos, cinco pares lumbares, cinco pares sacros y un par coxígeo. Son nervios mixtos, esto es, formados por fibras nerviosas motoras y sensitivas, aunque en su nacimiento las ramas aparecen separadas (las motoras del asta anterior de la médula y las sensitivas de la posterior). Después de alejarse de la médula, cada nervio raquídeo se divide a su vez en dos ramas de nervios mixtos; la anterior inerva algunos músculos y zonas cutáneas y la posterior, los músculos profundos del dorso y la piel.

* Nervios craneales: son 12 pares de tipo motor, sensitivo o mixto y cuyas fibras presentan distinta funcionalidad, pues pueden ser somáticas aferentes, somáticas eferentes, viscerales afe rentes y viscerales eferentes. Los nervios craneales son los siguientes:
– Olfativo (I par): sensitivo; va de la mucosa nasal al bulbo olfatorio.
– Optico (II par): sensitivo; va de la retina al área visual de la corteza cerebral.
– Motor ocular común (III par): con fibras motoras y sensitivas
– Patético (IV par): con fibras motoras y sensitivas; inerva otro de los músculos oblicuos del ojo.
– Trigémino (V par): mixto; inerva los dientes superiores e inferiores, ambos párpados, el bulbo del ojo, las mucosas del la bio superior, el paladar blando y la cavidad bucal, la piel de la nariz y el mentón, el labio inferior, la lengua y los músculos de la masticación.
– Motor ocular extemo (VI par): motor; inerva el músculo recto externo del ojo.
– Facial (VII par): motor; inerva los músculos de la mímica de la cara y algunos del cuello.
– Auditivo (VIII par): sensitivo; recoge sensaciones del oído interno.
– Glosofaríngeo (IX par): con fibras sensitivas y motoras; inerva los músculos de la faringe, las glándulas parótidas y la raíz de la lengua.
– Vago (X par): con fibras motoras, sensitivas y parasimpáticas
– Accesorio (XI par): sensitivo; inerva los músculos externocleidomastoideo y trapecio.
– Hipogloso (XII par): motor; inerva los músculos de la lengua.

Sistema nervioso autónomo

Es la parte del sistema nervioso vegetativo encargada de la regulación motora de los órganos internos, los vasos, las glándulas y la musculatura lisa. Sus acciones son involuntarias.

Las fibras nerviosas que lo forman nacen de las astas laterales de la médula, nervios y ganglios y no alcanzan directamente al órgano efector, sino que se ponen en comunicación con otra neurona cuya prolongación sí llega a aquél.

* Sistema nervioso simpático: sus fibras nacen de las astas laterales de las regiones torácica y lumbar de la médula espinal. Se caracteriza porque la neurona preganglionar (la que nace de la médula) es corta, mientras que la postganglionar (la que llega al órgano efector) es mucho más larga. Este sistema inerva el corazón, las arterias carótidas, vasos y órganos del cuello y la cabeza, el plexo solar del abdomen, la aorta, el esófago, los bronquios y los pulmones.

* Sistema nervioso parasimpático: sus fibras nacen del tronco encefálico (bulbo raquídeo y puente de Valorio) y de la región sacra de la médula. Se caracteriza porque las neuronas preganglionares son muy largas, mientras que las postganglionares son cortas.

Esta parte del sistema nervioso inerva el músculo ciliar, el de la pupila del ojo, las glándulas salivares y lacrimales, las parótidas, órganos del cuello, tórax y abdomen, la vejiga urinaria, los uréteres, el recto y los demás órganos de la pelvis.

Mas informacion sobre este tema

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies