Santo Tomás de Aquino: filosofía, pensamiento y teología

A Santo Tomás de Aquino (1225-1274) se le conoce también con el nombre de Doctor Angélico. Estudió las artes liberales en Nápoles y en esta misma ciudad tomó el hábito de Santo Domingo.

Escribió un gran número de obras entre las que destacan: Suma teológica, Suma contra los gentiles, Compendio de Teología.

Su filosofía, que se convirtió en la doctrina oficial (tomismo), está apoyada en San Agustín y muy influida por el aristotelismo, representa una conciliación entre el cristianismo y el aristotelismo.

Índice de contenidos

Relación entre razón y fe

Para Santo Tomás de Aquino hay una neta distinción entre razón y fe, cada una tiene objetos, métodos y criterios distintos y por tanto es autónoma y autosuficiente en su campo: la razón lo es en la Filosofía, y la fe, en la Teología.

Santo Tomás de Aquino afirma que la contradicción entre razón y fe no puede existir puesto que tanto la verdad adquirida por la razón como la verdad revelada tienen su origen en Dios, y Dios no puede contradecirse a sí mismo. En caso de que la razón contradiga a la fe, es la razón la que debe quedar en entredicho.

Santo Tomás de Aquino. Imagen: Wikipedia

Existencia de Dios

La existencia de Dios necesita ser demostrada puesto que no es directamente evidente. Para su demostración, Santo Tomás de Aquino utiliza las pruebas a posteriori, es decir, partiendo de los caracteres de las realidades con las que inmediatamente nos encontramos, las realidades de la experiencia, se llega a la existencia necesaria de otra realidad con caracteres diferentes sin la cual las anteriores no existirían.

Santo Tomás de Aquino recoge cinco de estas pruebas llamadas las cinco vías:

  1. De la existencia del movimiento y del cambio infiere la existencia de un ser inmóvil e inmutable.
  2. De la existencia de realidades causadas deduce la existencia de una causa incausada.
  3. De la contingencia de los seres llega a un ser necesario.
  4. De los distintos grados de perfección de los seres deduce un ser perfecto.
  5. Del orden del universo demuestra la existencia de una inteligencia ordenadora.

Ahora bien, el ser inmóvil, causa incausada de todo, necesario, perfecto y suprema inteligencia, es indudablemente Dios.

Esencia de Dios

Santo Tomás de Aquino propone tres vías para llegar al conocimiento de la esencia de Dios:

  • Vía de negación, por la que se niegan de Dios todas las limitaciones e imperfecciones de los seres o las cosas.
  • Vía de afirmación por la que se atribuyen a Dios las perfecciones de las cosas.
  • Vía de eminencia por la que se eleva al grado máximo cualquier perfección del universo para atribuírsela a Dios.

La propiedad esencial de Dios y de la que se derivan todos los demás atributos consiste en ser el mismo y pleno ser subsistente (ipsum esse subsistens).

El mundo: creación de Dios

El mundo ha sido creado libremente por Dios de la nada y por ello necesita de su acción conservadora, si no volvería a la nada. Dios creó el mundo conforme a las ideas que preexistían en su mente.

Según Santo Tomás de Aquino, la realidad creada se ordena jerárquicamente conforme a la cercanía al puro existir de Dios. De esta forma, en la cúspide de la creación están los ángeles, que son formas puras sin materia. Le siguen los seres corpóreos que están compuestos de alma que es la forma sustancial y cuerpo, que es la materia. El estado natural del alma es estar unida al cuerpo. Entre los seres corpóreos se encuentra el hombre.

El hombre es el resultado de la unión sustancial de cuerpo y alma, ninguno de estos elementos puede existir por separado.

El alma del hombre es formalmente racional e intelectiva, pero es virtualmente sensitiva y vegetativa. Por esto, además de poseer las facultades locomotiva, vegetativa y sensitiva posee el entendimiento y la voluntad o apetito intelectual del bien.

El entendimiento está por encima de la voluntad pero a veces la voluntad es más importante que el entendimiento, por ejemplo en el caso de Dios, es más importante amar a Dios que cono cerle.

Teorías de Santo Tomás de Aquino
Teorías de Santo Tomás de Aquino. Imagen: Wikipedia

Teoría del conocimiento de Santo Tomás de Aquino

Al igual que Aristóteles, Santo Tomás de Aquino considera que el conocimiento sigue un proceso de abstracción hasta su perfección. En un primer momento actuaría el conocimiento sensible por medio del cual percibimos las cosas sensibles, de las que proceden las formas inteligibles (conceptos). Luego el conocimiento sensible da la materia para que actúe el entendimiento agente y produzca las formas inteligibles que puedan ser recibidas por el entendimiento pasivo.

Pero las formas inteligibles no son el objeto propio del conocimiento intelectual sino el medio por el cual conocemos las cosas representadas en ellas. El objeto del entendimiento es la esencia de las cosas, no se puede decir que se ha entendido una cosa sin saber lo que es. Pero saber lo que es una cosa, es poseer la verdad que es la perfección de conocimiento.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad