Resistores fijos

Los resistores fijos se caracterizan porque su valor óhmico es constante y sólo se ve alterado por efecto del envejecimiento y la temperatura principalmente. Estas variaciones se incluyen dentro de los márgenes de error agrupados en la tolerancia que caracteriza al componente.

Existen diversos métodos para la fabricación de resistores de esta categoría. Cada uno de ellos se utiliza para la obtención de resistores con características específicas. Por ejemplo, el proceso de fabricación de un resistor convencional con una tolerancia del 10 por 100 difiere sustancialmente del método utilizado para la producción de componentes de precisión con tolerancias inferiores al 1 por 100.

Esquema de resistor fijo

Clasificación de los resistores fijos

En primera instancia cabe distinguir entre dos categorías de resistores:
* Bobinados: constituidos por el arrollamiento de un material resistivo alrededor de un soporte aislante.
* No bobinados: el material resistivo se integra en el cuerpo del componente.

Resistores no bobinados

Están previstos para disipar potencias de hasta 2 Vatios. Son más pequeños y económicos que los bobinados, y el material restivo suele ser carbón o película metálica.

Dentro de este apartado caben resistores destinados a diversas finalidades, los cuales ofrecen características básicas muy dispares.

* Resistores de uso corriente
Son de mediana estabilidad y bajo precio. Suelen ser de tipo glomerado o de capa de carbón.

* Resistores de alta calidad
Son de tipo pirolítico y capa metálica.

Resistores aglomerados o de composición

Son resistores no bobinados de reducidas dimensiones, económicos y de mediocre estabilidad. La tensión del ruido y los coefientes de temperatura y tensión toman valores apreciables. Correctamente utilizados, presentan una buena estabilidad. Están constituidos por una mezcla de carbón, materia aislante y resina aglomerante. El porcentaje de carbón permite determinar el valor óhmico del resistor para unas determinadas dimensio nes. Entre las características más relevantes de estos resistores cabe mencionar las que siguen:
– Son muy sensibles a la humedad, factor que contribuye a disminuir su resistencia.
– Presentan tolerancias entre el + 5 y + 20 por 100.
– No son aplicables a circuitos que exijan una alta precisión y estabilidad.
– Para mantener una aceptable fiabilidad no deben utilizarse a más del 50 por 100 de su potencia nominal.

Resistores de capa de carbón por depósito

El proceso de fabricación de estos resistores parte de un soporte de vidrio, sobre el que se deposita una capa uniforme de carbón y resina líquida. El valor óhmico el componente se determina modificando la proporción de carbón, resina y grafito que constituyen la mezcla resistiva. Dicho soporte es seccionado en unidades que son los resistores.

Concluido el proceso, los extremos se metalizan para garantizar un buen contacto on los hilos de salida. Seguidamente se moldea con una resina termoendurecible, se verifica la resistencia del componente y se litografían sus valores característicos por medio de franjas de colores.

Resistores pirolíticos

Sobre un núcleo de material cerámico se deposita carbón por pirólisis. El núcleo se introduce en un horno al que se inyecta un hidrocarburo (metano, butano…). Este se descompone y el carbono se deposita en los núcleos; tanto más cuanto mayor cantidad de hidrocarburo se inyecte en el horno.

Después de un proceso de esmaltado, se realiza el encasquillado de terminales, quedando preparado el resistor para el espiralado de la superficie resistiva. Para
que haya un buen encasquillado, la metalización de los extremos se realiza con oro, plata o estaño.

El valor óhmico es función del espesor de la capa espiralada. Dicho espesor condiciona el coeficiente de temperatura. De ahí que se tienda a espesores más gruesos y a espiralados de mayor longitud para incrementar la estabilidad del componente.

Finalmente se sueldan los terminales, se aisla la superficie mediante sucesivas capas de pintura y se inscribe la codificación de sus valores característicos.

Resistores de capa metálica

Están constituidos por una finísima película o capa de metal (oro, plata, níquel, cromo u óxidos metálicos) depositada sobre un soporte aislante, por ejemplo, de vidrio o mica.

Las capas de mayor resistencia eléctrica son en general de estructura metálica, mientras que las de menor valor óhmico son de material semiconductor. El espesor de la capa oscila entre algunos A (10-8cm.) y algunos miles de A.

Los resistores de capa metálica tienen una elevada estabilidad, aunque poca resistencia. El espiralado se realiza por medio de rayo láser.

Resistores de película fotograbada

* Por depósito de metal sobre placa de vidrio
Se deposita sobre una placa de vidrio una capa metálica mediante técnicas fotolitográficas. Una máscara fotográfica con el diseño del resistor se coloca sobre el soporte recubierto por resina fotosensible. La iluminación hará que se impresione el barniz o resina. La superficie no impresionada es soluble durante el
proceso de revelado.

El conjunto es sometido al ataque de un ácido que elimina la capa metálica de las zonas no protegidas. El disco se corta en varios resistores. Se fijan los hilos de
salida y el componente es protegido por medio de resinas o sellado mediante un tubo cerámico.

* Por fotograbado de hojas metálicas
Se parte de una hoja o lámina de metal diez o cien veces más gruesa que en el caso anterior. La hoja se fija sobre un soporte de vidrio y por técnicas fotolitográficas se obtiene un milimetrado que otorga una gran precisión en cuanto a tolerancias: del 0,01 al 0,005 por 100. Finalmente se recubre por medio de un material flexible y se introduce en una cápsula aislante.

Este tipo de resistores son de muy elevada precisión y estabilidad.

Resistores de película gruesa Vermet

El soporte es una placa cerámica de reducido espesor, sobre la que se deposita por serigrafía un esmalte pastoso conductor. El esmalte recubre los hilos de salida que ya se encontraban fijados sobre la placa soporte. Al introducir el conjunto en un horno, el esmalte queda vitrificado.

Resistores bobinados

Están constituidos por hilos metálicos bobinados sobre núcleos cerámicos. Con el fin de que la longitud del hilo no resulte excesiva, se utilizan metales y leaciones que tengan un alto valor resistivo. Aleaciones frecuentes son níquel (Nipara resistores bobinados de potencia y precisión, y níquel (Ni-Cu, Constantan).

En esta categoría cabe distinguir dos tipos básicos:
* Resistores bobinados de potencia
Son de construcción robusta y se utilizan en circuitos de alimentación, como divisores de tensión. Están constituidos por un soporte de porcelana (esteatita) o aluminio aglomerado, sobre el que se devana un hilo de Nio NiLa protección la aporta el proceso final de cementado o vitrificado externo.

Las tolerancias son inferiores al 10 por lO0 y su tensión de ruido es prácticamente despreciable. Para garantizar su fiabilidad es conveniente que el diámetro no sea excesivo y que no se utilicen a más del 50 por lO0 de su potencia nominal.

* Resistores bobinados de precisión
La precisión del valor óhmico de estos componentes es superior a + 1 por 100. Su estabilidad es muy elevada y presentan una despreciable tensión de ruido. El soporte, cerámico o de material plástico (baquelita), presenta gargantas particularmente en el caso cerámico-para ojar el hilo de Nio NiCu. El conjunto se impregna al vacío con un barniz especial.

Son estabilizados mediante un tratamiento térmico y se obtienen tolerancias del +
0,25 por 1O0, + 0,1 por 1O0 y + 0,05 por 1O0.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad