Renacimiento y Reforma

El Humanismo reivindicaba la herencia cultural y artística de la antigüedad grecorromana y situaba al ser humano en el centro de sus reflexiones. La palabra Renacimiento se creó para evidenciar el inicio de un tiempo nuevo. Un espíritu crítico renovado impregnó el mundo de las creencias: se difundió una religiosidad más personal y se criticó la corrupción y los abusos de la Iglesia. Esto dio origen a la Reforma, un movimiento religioso que dividió la antigua Europa cristiana protestante y católica.

El Humanismo

Una nueva forma de pensar.

Las características principales del Humanismo son: el rechazo a la mentalidad medieval centrada en la idea de Dios y la exaltación del ser humano, considerado como el único ser provisto de razón y libre, la inspiración en la cultura grecolatina, el interés y la curiosidad por la ciencia y el progreso técnico y la utilización de las lenguas vernáculas como vehículo de transmisión cultural en sustitución del latín y el griego.

La expansión del Humanismo.

Desde mediados del siglo XV, la invención de la imprenta facilitó la difusión de las ideas humanistas. Las academias fueron las grandes impulsoras del pensamiento humanista y centraron sus estudios en la lengua, la literatura y la filosofía. Las universidades tuvieron un papel importante en la formación y la transmisión de conocimientos nuevos.

Giacomo Barozzi da Vignola creó con su iglesia Il Gesú, de Roma (comenzada en 1568) el prototipo de templo barroco de la contrarreforma. Ofrecemos su alzado -en sección- y su planta.

Giacomo Barozzi da Vignola creó con su iglesia Il Gesú, de Roma (comenzada en 1568) el prototipo de templo barroco de la contrarreforma. Ofrecemos su alzado -en sección- y su planta.

La Reforma religiosa

Las causas de la Reforma.

Al final de la Edad Media, había un cierto malestar en algunas capas de la sociedad por el rumbo que había tomado la Iglesia. Los motivos de descontento eran: el lujo exagerado con que se rodeaba la alta jerarquía eclesiástica, la escasa cultura del clero, la compraventa de cargos eclesiásticos, etc. Algunos humanistas, como Erasmo de Rotterdam, criticaron la generalización de todas estas prácticas y defendieron una religiosidad más íntima basada en la lectura de la Biblia.

La ruptura de Martín Lutero.

Martín Lutero inició las críticas a la Iglesia en 1517 con la publicación de Las 95 tesis contra la doctrina católica y la jerarquía eclesiástica. Lutero recibió el apoyo de los príncipes y nobles alemanes, que ambicionaban las propiedades de la Iglesia y querían reforzar su autoridad ante el emperador Carlos V y el Papa. La Reforma luterana se fundamenta en tres principios: la salvación por la fe, el sacerdocio universal y la autoridad de la Biblia. La doctrina de Lutero o luteranismo se difundió rápidamente por Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega, Países Bajos, Inglaterra y Suiza.

Erasmo de Rotterdam

Lutero fue el ideólogo del protestantismo alemán, frente a la ortodoxia alemana

El protestantismo en Europa.

Surgieron nuevas doctrinas reformistas: El calvinismo que se propagó por Suiza de la mano de Juan Calvino (para el calvinismo, el trabajo forma parte de la virtud moral y el éxito en los negocios se asocia a la gracia divina) y el anglicanismo que surgió en Inglaterra de la mano del monarca Enrique VIII, cuando el papa Clemente VII se negó a concederle la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón.

La Contrarreforma católica

La lucha contra los protestantes.

El Papa restableció la Inquisición en 1542 en Italia y España, para perseguir a los que se desviaban de los dogmas de la Iglesia. También se creó la Congregación del Índice, que publicaba la lista de libros contrarios a la doctrina católica y prohibidos a los creyentes. Los sospechosos de herejía eran sometidos a un juicio, llamado acto de fe.

El concilio de Trento.

La jerarquía eclesiástica impulsó en el interior de la Iglesia un movimiento de renovación llamado Contrarreforma. La Contrarreforma se concretó en el concilio de Trento entre 1545 y 1563. La Contrarreforma se proponía la corrección de los errores propios y la defensa de los dogmas de la fe católica. El concilio proclamó que la fe era importante, pero que la salvación debía conseguirse mediante las buenas obras. Se adoptaron una serie de medidas: se prohibió la venta de indulgencias; se crearon seminarios para formar el clero; se obligó a los obispos a residir en su diócesis, etc.

La difusión de la Contrareforma.

Para difundir el nuevo espíritu religioso, a mediados del siglo XVI se inició la reforma de muchos órdenes religiosas. También se crearon nuevas órdenes, como la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola el 1537. Este orden religiosa tenía una disciplina rígida y dependía directamente del Papa.

El nuevo espíritu del Renacimiento

Cortesanos y mecenas.

El nuevo espíritu humanista se difundió por las ciudades. El individualismo y el culto al esfuerzo personal que favorecían el enriquecimiento, aumentaron. Se produjo también un proceso de secularización y la religión dejó de ser el centro de la vida cultural y espiritual. El ideal del hombre dejó de ser el caballero medieval para identificarse con el cortesano, más culto y refinado. La nobleza que gobernaba las ciudades italianas fue la impulsora del Renacimiento. Su prosperidad económica y su interés por la cultura los convirtió en mecenas.

Una nueva concepción del arte.

El Renacimiento promover la recuperación del arte de la antigüedad grecorromana. Los pintores y escultores se abrieron a nuevos temas profanos surgidos de la mitología clásica. Los artistas quisieron plasmar en sus obras la belleza ideal. Consideraron el ser humano la obra más perfecta de Dios y se preocuparon por el estudio de la naturaleza y la anatomía humana. Los arquitectos asimilaron la belleza en la simplicidad de las líneas y la armonía de las proporciones. Los pintores adoptaron la perspectiva, basada en reglas de proporcionalidad matemáticas. Los escultores recuperaron la proporcionalidad de los cánones del clasicismo.

Música del Renacimiento

Música del Renacimiento

El Quattrocento

El arquitectura.

Los arquitectos buscaron el dominio del espacio introduciendo elementos simples, proporcionados y ordenados, que contribuyeron a crear un espacio racional. Estos elementos se inspiraron en los modelos grecorromanos: arco de medio punto, columnas, frontones, cornisas y cúpulas. En Florencia destacaron Filippo Brunelleschi y Leon Battista Alberti, que introdujeron innovaciones estilísticas basadas en las leyes de la geometría.

La escultura.

Los escultores se interesaron por la representación del cuerpo humano, siguiendo los modelos clásicos en cuanto a las proporciones y el tratamiento del desnudo. Donatello expresó la elegancia en sus obras, y infundió a sus figuras una vitalidad hasta entonces desconocida.

La pintura.

Las grandes innovaciones de los pintores del Quattrocento fueron el uso racional de la perspectiva. La perspectiva permitía representar la profundidad en una superficie plana, el gusto por la representación de la naturaleza y la profundización en la psicología de los personajes. Masaccio, Piero della Francesca y Sandro Botticelli son los pintores más representativos.

El Cinquecento

El arquitectura.

A lo largo del siglo XVI, los papas ejercieron un gran mecenazgo sobre las artes. El papa Julio II inició la construcción de la basílica de San Pedro del Vaticano y encargó las obras a Bramante y, más tarde, a Miguel Ángel. En el norte de Italia destacó Andrea Palladio.

El escultura.

Además de arquitecto, Miguel Ángel era pintor y está considerado como el escultor más importante de su tiempo. Su obra ya no se centra en la búsqueda de las proporciones y el equilibrio, sino en la expresión de sentimientos. Otro gran escultor fue Benvenuto Cellini, que representó temas mitológicos como Perseo.

La pintura.

Leonardo da Vinci es un modelo de artista del Renacimiento, excepcionalmente dotado para la creación artística y la ciencia. Rafael Sanzio despunta por el dominio de la técnica, los retratos y por la elegancia y armonía de las composiciones. En Roma, Miguel Ángel decoró la Capilla Sixtina. Estos frescos reflejan una concepción volumétrica de la pintura, ya que sus figuras están dotadas de un volumen casi escultural. En el siglo XVI destacó la escuela de Venecia.

La difusión del Renacimiento

Flandes.

En Flandes, el Renacimiento italiano tuvo poca influencia. Los pintores desarrollaron un estilo propio, caracterizado por el gusto por el detalle, el realismo y los retratos. La primera generación de pintores, aunque influidos por el gótico, la integran Rogier van der Weyden y Jan van Eyck. De la siguiente generación destacan Hans Memling y El Bosco. A mediados del siglo XVI, Pieter Brueghel el Viejo pinta la vida cotidiana y ofrece una visión grotesca y satírica de la realidad.

Alemania.

El triunfo de la Reforma luterana en Alemania hizo que la pintura dejara el contenido religioso que tenía en Italia y en otros países católicos. De esta manera, los retratos y los paisajes se convirtieron en los temas predilectos de la pintura alemana. La estética renacentista fue introducida en Alemania por Alberto Durero. Fue un dibujante y grabador excepcional. Además de varios retratos y autorretratos, llevó a cabo una obra religiosa significativa.

Francia.

El Renacimiento se difundió en Francia muy pronto gracias a la actitud del monarca Francisco I, que se rodeó de artistas italianos en su corte, entre los que da Vinci y Cellini. Destaca sobre todo la arquitectura, con la construcción de castillos. En la llamada escuela de Fontainebleau se confluyeron las influencias flamencas e italianas en un arte muy refinado y ornamental que comprende todas las artes decorativas

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad