¿Quienes fueron los vándalos?

Los vándalos fueron un pueblo de origen germánico, naturales de Escandinavia. El nombre en la lengua original era Wandeln. Hay algunas incertidumbres que impiden afirmar cuál era la tierra natal de tal pueblo; sin embargo, una corriente de investigadores cree que el territorio de origen sería lo que hoy llamamos de Noruega. Este argumento se fundamenta en la similitud del nombre de la tribu con otros nombres de la misma región.

Los vándalos se subdividían en silingi y en hasdingi. Los primeros habitaban la región de la Germania Magna, mientras que el segundo grupo se desplazó hacia el sur y entró en confrontación con el Imperio Romano. Después de los conflictos, los hasdingi se establecieron en la región que hoy identificamos como Rumania. En el inicio del siglo V, los hunos atacaron a los territorios ocupados por los vándalos que, a su vez, se desplazaron hacia el oeste.

En medio del proceso de migración, los vándalos llegaron hasta las tres regiones que fueron más importantes para la historia europea de finales de la época clásica y principios de la Edad Media. A lo largo de la marcha hacia el oeste, los vándalos llegaron a la orilla del Danubio, y alcanzaron el río Rin, donde entraron en combate con los francos. Aproximadamente veinte mil vándalos murieron en el choque entre estos pueblos, siendo que los francos sólo fueron derrotados cuando los alanos entraron en combate para ayudar a los vándalos. Con el camino abierto, cruzaron el río Rin e invadieron la región de la Galia saqueando e incendiando los poblados que encontraban el camino.

Otro lugar muy destacado en la historia de los vándalos fue la Península Ibérica. Esta fue invadida por este pueblo en el año 409 y en el lugar recibieron tierras dadas por los romanos para pacificarlos; pues el poder del Imperio Romano se encontraba debilitado; sobre todo en las colonias más alejadas de la metrópoli, como era el caso de la Hispania y la Britania. Ya en la Península Ibérica, los vándalos tuvieron una serie de enfrentamientos con los suevos; en la mayoría de los cuales fueron derrotados. Y es que los suevos habían emigrado a la península décadas antes, donde ya contaban con importantes centros urbanos y una milicia bien organizada.

Otra localidad característica de los vándalos fue el norte del continente africano; en los actuales territorios de Marruecos y Argelia que colindan con el Mar Mediterráneo. A través de la construcción de una escuadra naval, cruzaron el estrecho de Gibraltar y llegaron a Cartago, ciudad que terminó cayendo después de un sitio. La unión con los alanos generó un poderoso reino que fue capaz de conquistar Sicilia, Cerdeña, Córcega y las Islas Baleares.

Mediante una serie de acciones audaces, los vándalos saquearon Roma durante dos semanas en el año 455 y fueron capaces de resistir también a una flota enviada por el Imperio Romano para combatirlos. Incluso ya convertidos al cristianismo, los vándalos siguieron protagonizando diversos enfrentamientos con otros pueblo (tanto cristianos como no cristianos), en Europa y el Norte de África.

 

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad