¿Quiénes fueron los místicos españoles?

Los santos místicos españoles del siglo XVII fueron de fundamental importancia para la Contrarreforma, así como para la literatura de la época.

Cuando estudiamos el siglo XVII, nos quedamos impresionados con las conquistas de la ciencia moderna, sobre todo con los descubrimientos de Galileo Galilei, así como con sus grandes explicaciones matemáticas de la naturaleza. En ese mismo período de avance científico y de apogeo de la filosofía racionalista (a la vista que René Descartes pasó a desarrollar su filosofía en esta época también), en la Península Ibérica, en concreto, en España, otro tipo de pensamiento y de lenguaje se estaban desarrollando: los de los santos místicos.

Para entender lo que fue la mística española, es necesario entender primero el concepto de mística. La mística (término que proviene de misterio, cuyo sentido más remoto es “drama”, una acción dramática) se refiere a un tipo de experiencia directa con lo divino, esto es, a la posibilidad de comunicación con la divinidad por medio de prácticas de devoción, como la son la oración y la meditación. La experiencia mística puede ser encontrada en el seno de cualquier religión, como el hinduismo, el islam, el judaísmo y el cristianismo, entre otras.

En el caso específico del cristianismo, la experiencia mística, o simplemente, la mística, se manifestó desde los tiempos más primitivos. Juan, el escritor del Evangelio, es considerado por muchos estudiosos del cristianismo y teólogos como el gran precursor del misticismo cristiano. A veces, los místicos cristianos eran descritos como visionarios; en otras palabras, que podían ver el “cuerpo glorioso de Cristo”, y como sujetos del éxtasis, esto es, a un tipo de experiencia de elevación de los sentidos que se traduce en una aparente pérdida de la conciencia.

En el siglo XVII, España se convirtió en uno de los más notorios países defensores de las medidas contrarreformistas. La Inquisición Española fue una de las más austeras de ese periodo, y fue de España también, que partió la iniciativa de la Compañía de Jesús, fundada por san Ignacio de Loyola. En este contexto, dos grandes santos y místicos españoles destacaron: San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila.

Tanto San Juan de la Cruz como Santa Teresa de Ávila, además de haber sido representantes de experiencias místicas, fueron grandes escritores que aportaron obras de suma importancia para el canon literario en lengua española. Por su parte, San Juan fue el autor de uno de los poemas más extraordinarios de la literatura española, “La Noche Oscura”, en el que narra la experiencia del alma que se relaciona con Cristo. Mientras que Santa Teresa, fue la fundadora de la orden de las carmelitas, y fue la autora de dos grandes libros, “El libro de la vida” y “Las moradas del Castillo Interior”. En este último libro, la autora elabora los grados para ser recorridos por quien se dedica al conocimiento de sí mismo y a la búsqueda de la santidad por medio del cambio de hábitos y la práctica de la oración.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad