¿Quiénes eran los mozárabes?

Los mozárabes eran cristianos ibéricos que vivían bajo el gobierno musulmán en Al-Ándalus. Sus descendientes no se convirtieron al Islam, pero sí terminaron por adoptar elementos de la lengua y la cultura árabe. Eran, principalmente, católicos de rito visigodo (también llamado rito mozárabe).

Los mozárabes eran descendientes de los antiguos cristianos hispano-góticos, que se convirtieron en hablantes de la lengua árabe durante el dominio musulmán. Algunos eran cristianos, árabes y bereberes, junto con los musulmanes convertidos al cristianismo, los cuales, en calidad de hablantes de árabe, se sentían a gusto entre los mozárabes originales.

El transcurso de la dominación musulmana en la Península Ibérica se extendió desde el siglo VII al XV. Con la llegada de los musulmanes a España, el antiguo reino visigodo se dividió en tres regiones, donde cada una de ellas desarrolló sus particularidades en el transcurso de los siglos. Al Noreste ganó la marca de España y la influencia de la Europa septentrional. El Norte tenía a los cristianos que fundamentalmente combatían a los infieles con la expansión territorial, política y social de la Reconquista. Al Sur se encontraban los españoles que se islamizaron progresivamente. Así, se puede concluir que en la Península Ibérica medieval existían una España Cristiana y una España Musulmana, esta última llamada por los árabes “Al-Ándalus”.

Entre los cristianos ibéricos que vivían en la España musulmana muchos no descendían, necesariamente, de los cristianos de Al-Ándalus. Pudiendo ser europeos del norte como los cristianos de la costa mediterránea de Italia y Francia, incluso, esclavos cristianos que mantenían su religión; comerciantes catalanes, genoveses y pisanos. Todos ellos fueron a la Península Ibérica y adoptaron el árabe como lengua principal (o al menos como una lengua de suma importancia), entrando así en estrecho contacto con la comunidad mozárabe.

Con el avance inicial de la Reconquista, a partir del siglo XI, la ciudad de Toledo terminó por adjuntarse al dominio de los Reyes Católicos y se echó a andar una profunda transformación en la estructura espacial de la ciudad. El espacio urbano se divide en parroquias. Tal división coincidió casi siempre con la división en barrios, en los cuales los habitantes se dividían religiosa,  jurídica y físicamente en torno a una comunidad establecida con base en las prácticas religiosas. Las parroquias se superpusieron tanto a la lógica urbana musulmana, como a la mozárabe, recordando que ellos no poseían algo similar, pues no existía un barrio propio de la población mozárabe.

La comunidad mozárabe, a pesar de ser cristiana de acuerdo con su rito religioso, fue muchas veces tenida como una minoría. La arabización de estas comunidades hizo que, incluso comulgando la misma fe cristiana, fueran vistas como un «cuerpo extraño» por la Iglesia reformada (perseguidos y discriminados en diversas ocasiones). Sus hábitos litúrgicos, completamente contagiados por la influencia árabe, eran considerados como una afrenta a los ideales de la Iglesia Católica. La extinción del rito hispano-mozárabe provocó la desaparición de estas comunidades, pero algunas, muy pequeñas, se mantuvieron bajo la autorización y legislación del Papa.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad