¿Quiénes eran los bastaixos en la España medieval?

A lo largo de la historia de la humanidad muchas profesiones han desaparecido y muchas otras han cambiado de forma. Incluso en nuestra era, el desarrollo tecnológico acelerado es responsable por hacer desaparecer profesiones tan rápido como crea nuevas áreas de actuación profesional.

Bastaix es una palabra que no aparece en los diccionarios de la lengua española o de la lengua catalana, e incluso en la península ibérica, donde tuvo su origen, cayó en desuso y casi desapareció, pero en la Barcelona de los siglos XIII y XV, era una palabra tan corriente como la profesión a ella asociada.

Los bastaixos eran, en la Barcelona medieval, los descargadores del puerto, responsables por la carga y descarga de las mercancías de los buques mercantes que llegaban a la ciudad. En la época eran llamados también “macips de ribeira” debido a la condición de esclavos que poseían antes de que en el siglo XIV la profesión pasó a ser ejercida por hombres libres que se agrupaban en torno de una cofradía. La cofradía, además de organizar el trabajo de sus miembros con sus escasos recursos, también se dedicaba a reunir esfuerzos para garantizar la asistencia a las viudas de los bastaixos y aquellos que ya se encontraban en edad avanzada para realizar el trabajo.

En el trabajo como estibadores del puerto, los bastaixos cargaban en la espalda los fardos de mercancías, teniendo sólo como protección la capzana, una especie de cojín que se colocaba sobre la cabeza para evitar lesiones y sostener mejor el peso. Además de atravesar calles de la ciudad, portando en la espalda el peso de las mercancías, los mismos deberían tener todo el cuidado para que no se cayeran; en caso de que esto sucediera, debían pagar los perjuicios al mercader.

En la época, el trabajo de los bastaixos era muy importante para el comercio marítimo de Barcelona, sobre todo, porque el puerto de la ciudad no tenía un lugar resguardado del mar, lo que dejaba a todas las embarcaciones a merced del peligro de naufragar en caso de temporal.

Pero no fue por su importancia como estibadores del puerto, que los bastaixos fueron conocidos en la historia de Barcelona, sino por su importante participación en la construcción de uno de los más formidables momentos de la ciudad y gran representante del gótico catalán: la Catedral de Santa María del Mar.

En los más de 50 años de construcción de la catedral, los bastaixos fueron importantes personajes para la realización del proyecto de los arquitectos Berenguer de Montagut y Ramón Despuig. Construida en Barcelona entre los años 1329 y 1383, la iglesia fue edificada sobre todo gracias a la dedicación y al trabajo dedicado del pueblo más humilde del barrio de la Ribera.

Junto a los trabajadores del mar y de los habitantes del entorno, los bastaixos fueron factores importantes para la construcción de la catedral, del barrio de la Ribera. Fueron ellos los responsables de cargar (de forma gratuita y en la espalda) las pesadas piedras que sirvieron para la construcción del templo. Traían las piedras de la cantera de real de Montjuïc o de buques aportados en la playa y que traían las rocas de otros lugares.

Gracias a esta participación y gran demostración de devoción que el trabajo como bastaix, incluso siendo uno de los más humildes de la ciudad condal, fue inmortalizado en varias figuras de metal que decoran las puertas del templo.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad