¿Qué es la industria cultural?

La industria cultural es un término utilizado por los pensadores sociales Theodor Adorno y Max Horkheimer para percibir cómo la cultura popular en la sociedad capitalista funciona como una industria por medio de la producción de productos estandarizados que producen personas estandarizadas que llevan al público a consumirlos casi que por obligación.

La noción de industria cultural deriva de la creciente importancia del mercado en el campo cultural.

De que trata la industria cultural

El termino fue apoyado por los teóricos críticos Theodor Adorno (1903–1969) y Max Horkheimer (1895–1973), y se presentó como vocabulario crítico en el capítulo «La industria cultural: la iluminación como engaño masivo«, del libro Dialectic of Enlightenment (1944).

En el que propusieron que la cultura popular es similar a una fábrica que produce bienes culturales estandarizados (películas, programas de radio, revistas, etc.) que se utilizan para manipular a la sociedad de masas hacia la pasividad.

El consumo de los placeres fáciles de la cultura popular, puestos a disposición por los medios de comunicación de masas, hace que las personas sean dóciles y contentas, sin importar cuán difíciles sean sus circunstancias económicas.

El peligro inherente de la industria cultural es el cultivo de falsas necesidades psicológicas que solo pueden ser satisfechas por el consumo de los productos del capitalismo; así, Adorno y Horkheimer percibieron especialmente la cultura producida en masa como peligrosa para las artes superiores más difíciles técnica e intelectualmente.

Industria cultural en España
Industrial cultural en España

Características de la industria cultural

  • La creación existente dentro de sus productos.
  • Renovación constante.
  • Incertidumbre del comportamiento del mercado.
  • Búsqueda de maneras de hacer que los productos funcionen con cierta regularidad y estabilidad en el mercado.

Industria cultural y cultura de masas

Las cuatro características anteriores abarcan completamente la industria cultural. Por ejemplo, los medios de comunicación se han extendido, pero tratar de encontrar formatos fijos con información cambiante porque es una forma de retener al público (a través de la repetición) es el caso de las revistas y de la televisión.

Por ejemplo, los editores a menudo publican folletos que aparecen quincenalmente o semanalmente, los grupos de teatro montan giras en serie basadas en piezas (que lo representan en muchos lugares), algo similar sucede con el mundo de la música. Estudiamos a qué público se dirige y se usa ampliamente la publicidad. Todo esto lleva a la cultura de un solo uso, que es agotable (por ejemplo, libros para colorear para niños, discos que se lanzan en una determinada época del año como la «canción de año nuevo”).

El estudio de mercado determinará cómo afectará a los consumidores este tipo de cultura, e incluso la cultura de la calidad puede ser desechable.

La publicidad y los medios de comunicación son cruciales para el éxito de la industria cultural de producción por lotes, y se observa una de las vilezas de las leyes económicas del capitalismo: en teoría, cuanto mayor sea el precio del producto, este será más escaso.

Aspectos positivos y negativos de la industria cultural

A pesar de la naturaleza agresiva de la cultura de mercado, no hay duda de que tiene sus ventajas para la productividad y el crecimiento empresarial en la industria cultural.

Ventajas

  • Siendo una cultura orientada exclusivamente al cliente, los resultados y el éxito conllevan mayores ingresos. Se cumplen los objetivos en caso de que no se cumplan, se exploran nuevas formas para alcanzarlos.

Desventajas

  • Altas inversiones en sistema de mercado para mantener el cliente informado del producto y al mismo tiempo estar en sintonía con el mercado conociendo los cambios.
  • Agotamiento por parte de equipo de trabajo que se mantiene presionado para trabajar donde en algunos casos se pueden dar casos de presentismo, sobre todo por salud.
  • Ambiente toxico de trabajo donde un ambiente competitivo llevara a los empleados adoptar forma de trabajo deshonesta ocasionando poca productividad.

En definitiva, las verdaderas necesidades psicológicas son la libertad, la creatividad y la felicidad genuina, que se refieren a una demarcación anterior de las necesidades humanas, según Herbert Marcuse.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad