¿Qué es el Surrealismo?

Como es de dominio público, el Surrealismo es una de las corrientes de vanguardia que se generaron en el primer cuarto del siglo pasado. Continuador de propuestas estéticas como el dadaísmo y el cubismo, lanzó su “formal propuesta” en 1924 bajo el género más exitoso de esos años: el manifiesto.

André Breton (febrero 18, 1896 – septiembre 28, 1966), padre del movimiento más longevo de todos (desde 1922 hasta los años sesenta), encabeza junto con Paul Éluard, Tristan Tzara (quien fundó el movimiento Dada (1916-1920)) y Pierre Reverdy entre otros, el movimiento cultural más importante de Occidente.

El “método” surrealista impulsó la creatividad de artistas de diversas disciplinas, destacándose principalmente en la poesía, el cine y la pintura. En esta última conocemos claros ejemplos del ámbito cultural hispano, como Salvador Dalí, Remedios Varo y Leonora Carrigton. En el mismo sentido, el español Luis Buñuel fue uno de los que encontraron un medio de expresión surrealista en el cine.

Pero, ¿qué es el surrealismo? Es la propuesta estética basada en el trabajo libre del subconsciente. La fuente de inspiración e imaginación es, por excelencia para los surrealistas, el sueño. Y es esta idea simple la plataforma para el desarrollo de la cosmovisión del surrealismo; y los conceptos que los rigen son: la libertad, el amor y la imaginación, la cual, según Fernando Arrabal (continuador del surrealismo en el teatro), es “el arte de combinar los recuerdos”. Y qué manera más propia de hacerlo que recurriendo a la fuente de la vida que es el inconsciente freudiano. El surrealismo es todo eso y mucho más. Su propuesta política era, como es de esperarse, radical: primero emparenta con el marxismo, para más tarde abandonarlo ante la tiranía estalinista.

Surrealismo

Surrealismo

Y qué decir de los juegos de creación: la famosa escritura automática, donde el único requisito es no pensar en lo que se escribe; y los “Cadáveres exquisitos”, donde se anota una palabra o frase después de una anterior de un colega y seguida de otras, tantas como participantes estén presentes, sin que nadie sepa nada de lo escrito anteriormente. El resultado, una asociación libre de ideas colectivas con resultados en verdad inesperados. “Cadáveres exquisitos” fue el primer intento de este ejercicio jungiano que llevaron a cabo los surrealistas tempranos.

Por supuesto, el surrealismo más que aprenderlo, uno debe vivirlo en carne propia. Así que es recomendable leer algo más del surrealismo y encontrar su punto de partida para aprender la realidad interior del hombre que se encuentra en constante lucha con su propia personalidad.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad