¿Por qué el Sol tiene movimiento de rotación?

Al igual que otros cuerpos celestes, el Sol está sujeto a un movimiento de rotación sobre su propio eje. La rotación del Sol varía con su latitud porque la estrella se compone de plasma gaseoso que se mantiene estable gracias a las fuerzas magnéticas que posee. La plasma es el cuarto estado fundamental de la materia; cuando el aire es ionizado, se forma plasma con propiedades conductoras similares al metal utilizado en la ionización.

El plasma constituye la mayor cantidad de materia presente en el Sol. Al calentar un gas, se pueden ionizar sus átomos y por consiguiente reducir la cantidad de electrones que posee; así, el gas se transforma en plasma.

El índice de rotación del Sol parece ser de mayor velocidad en el ecuador, donde la latitud es de 0 grados, y la velocidad disminuye mientras la latitud aumenta. Existe una ecuación para describir el índice de rotación diferencial dado por la velocidad angular del Sol: w = A + B sen²(θ) + C (sen² (θ) )² donde w es la velocidad angular, θ es la latitud solar y finalmente A, B y C son constantes que describen cuánto rota el Sol al día. Se ha calculado que en el ecuador del Sol, una rotación dura unos 24.47 días terrestres; a esto se le llama período de rotación sideral.

Utilizar las manchas solares para calcular el movimiento de rotación

Otro método es utilizar las manchas solares como guías para medir la rotación del Sol. Desde tiempos antiguos se han usado las manchas solares para mediciones y cálculos astronómicos. En diciembre de 1610, Thomas Harriot describió la actividad de manchas solares y escribió las bases para el cálculo de la rotación solar.

AR 1476

La mancha solar gigante AR1476 se fotografió el 9 de mayo. © NASA / Soho / SDO

Por ser una gran esfera de gas y plasma, el Sol no rota de la misma manera que la Tierra u otros planetas. En sus polos, el Sol rota una vez cada quince días. El interior del Sol no rota de la misma manera que su superficie; se cree que el interior se asemeja más a la rotación de un cuerpo sólido contrario a su parte externa. Gracias al campo magnético del Sol, corrientes de plasma ardiente surgen desde el interior de la estrella hacia las capas exteriores y forman numerosas líneas de campos magnéticos que se han querido investigar desde hace varios años.

De la misma forma, el Sol y el sistema solar completo rotan alrededor del centro de la Vía Láctea. La velocidad promedio de nuestro sistema solar es de 828 mil kilómetros por hora. Esto significa que para completar una órbita alrededor del centro de la galaxia, nos tardaríamos cerca de 230 millones de años. La Vía Láctea tiene forma de espiral, que a su vez contiene 4 brazos principales y muchas otras ramificaciones secundarias. Nuestro Sol se ubica cerca del brazo Orión, entre otros dos brazos principales. El diámetro de la galaxia es de unos 100 mil años luz de distancia. Si se quiere apreciar un poco más nuestra posición en el universo, basta con mirar al cielo nocturno en un lugar poco poblado; ahí se podrán ver las franjas de luz galáctica que son imposibles de divisar en la ciudad.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad