Plásticos que conducen la electricidad

La vida parece que una vez más cambiará su curso gracias al descubrimiento de un trío de profesores que fueron galardonados con el Nobel dos mil. Alan J. Heeger, Alan G. McDiarmid (de origen estadounidense) y Hideki Shirawawa (japonés) han desarrollado un polímero semejante a un metal; lo que es lo mismo: plásticos que conducen la electricidad.

Como sabemos, el resto de los plásticos que conocemos no son conductores de la electricidad, pero al someterlos a un proceso denominado «dopaje» se oxidan progresivamente; al someter un polímero a vapores de yodo, la conductividad del mismo aumenta gradualmente, hasta convertirlo en un semiconductor inorgánico: plásticos que conducen la electricidad.

El proceso electroquímico permitió en un inicio, sintetizar nuevos polímeros conductores y controlar su proceso de conversión (dopaje y desdopaje) así como su peso, con lo que se crearon nuevas propiedades a los plásticos.

La diferencia contra los conductores que ya son conocidos, es que estos materiales actúan como traductores de señales electrónicas en iónes; un ejemplo es el de la cámara de video, la cual se maneja basándose en mensajes electrónicos traducidos, con esta nueva tecnología una máquina semejante será construida empleando el conocimiento que tenemos de nuestro sistema nervioso, es decir, traduciendo señales iónicas y químicas.

Se puede llegar a utilizar estos polímeros conductores como el puente de conexión entre las neuronas (sistema nervioso) y equipos electrónicos; se podrá conseguir que los ciegos vean, que los sordos escuchen o aquellos que han perdido alguna de sus extremidades, las recuperen y no sólo eso, sino que por medio de implante mecánicos construidos con esta tecnología, se mueva bajo las ordenes del mismo cerebro.

Plásticos que pueden conducir electricidad

Plásticos que conducen la electricidad

Propiedades como el volumen de la materia, fueron amoldadas y se pueden modificar a ser conductores y aislantes; también cambian de color y desarrollan músculos elásticos; además almacenan cargas de energía, lo que los convierte en adecuados para pilas y baterías completamente orgánicas y biodegradables.

No menos espectacular son las propiedades ópticas alcanzadas por estos plásticos, el desarrollo de diodos blandos y flexibles del tamaño de poro, que además emiten luz fría en todos los colores, revolucionara todo tipo de emisión de comunicaciones: voz, datos, imágenes.

Este engaño (por llamar de alguna forma a la manipulación del plástico) será el causante de que la vida sufra una vez más, una modificación; a partir de este descubrimiento, veremos ropa inteligente fabricada con microfibras provenientes de dicho conductor plástico, capaces de controlar la temperatura del cuerpo y de avisarnos en caso de una variación considerable en nuestro ritmo cardiaco.

Además, una microelectrónica desarrollada a partir de materiales plásticos blandos y conductores, sería mucho más barata; los polímeros se utilizan en casi cualquier objeto que utilizamos a diario, y si a ello aunamos propiedades electrónicas e inteligentes, notaremos que el futuro imaginable de objetos que en verdad nos facilitan la vida ya ha llegado.

Este trabajo sobre plásticos que conducen la electricidad ha descubierto una puerta que pensábamos destinada al cuarto de la imaginación científica, ha abierto la esperanza de que un invento revolucione nuevamente la concepción de lo cotidiano y se vea un mundo de posibilidades de alivio para los sufrimientos; en últimas palabras, para mejorar nuestra vida.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad