Perder peso haciendo ejercicio

A pesar de que el deporte posee muchos beneficios para la salud y el estado anímico de las personas, el principal objetivo de la mayoría de las personas que se plantean practicarlo es, sencillamente, eliminar algunos kilos de más.

El cuerpo acumula en forma de grasa la energía que ingerimos a través de la comida y que no consumimos con nuestra actividad. Por lo tanto, hay dos formas de reducir esos almacenes de energía: ingiriendo menos de lo que consumimos (ponerse a dieta) o consumiendo más de lo que ingerimos (practicando deporte).

Existen muchos mitos, la mayoría desarrollados por intereses comerciales, acerca del adelgazamiento. Si vamos a intentar poner remedio a una situación de este tipo, es seguro que nos va a suponer en el mejor de los casos, un esfuerzo considerable, así que cuanto más sepamos, mejor lo haremos.

Sudar adelgaza

Existe la creencia de que sudar en una sauna, en el calor del verano o poniéndose una faja calórica o un plástico alrededor del cuerpo sirven para quemar grasas acumuladas. No es cierto. Puede tener un efecto beneficioso para la piel, al hidratarla y limpiarla de impurezas, pero nada más.

El sudor es un mecanismo de respuesta ante una subida de temperatura del cuerpo. Si la temperatura sube porque el ambiente en que nos encontramos es, por una u otra causa, demasiado caluroso, el sudor es simplemente agua con algunas sustancias minerales. Entonces perderemos volumen y peso… hasta que volvamos a beber agua. El cuerpo la absorbe y todo queda de nuevo en equilibrio.

Cada gramo de grasa necesita dos gramos de agua para fijarse, y por eso los acúmulos de grasa pueden perder mucho agua sin que en realidad se hayan reducido.

El sudor nunca adelgaza, tan sólo es un síntoma de que estamos quemando grasa cuando un ejercicio físico lo suficientemente vigoroso produce una elevación de la temperatura corporal como consecuencia de la quema de energía en los músculos.

Al contrario, la forma más pasiva de quemar grasa es precisamente pasando frío, cuando el cuerpo quemará grasa, aunque muy lentamente, para conservar la temperatura del cuerpo.

Se cree incluso que existe un tipo de grasa (las llamadas células marrones) que no se quema por efecto del ejercicio sino que se mantienen como reserva para contrarrestar una situación de excesivo frío. Pero es una reserva demasiado pequeña para que merezca la pena fijarse en ella a menos que pretendas competir en culturismo o dedicarte a la moda profesional.

Si la actividad física es lo suficientemente intensa, el cuerpo seguirá quemando calorías durante varias horas después de terminar el esfuerzo.

Perder peso haciendo ejercicio

Perder peso haciendo ejercicio

Las dietas son la única forma de adelgazar

Al contrario, las dietas de alimentación son la peor forma de adelgazar si no van acompañadas de una actividad física.

El peso perdido gracias a una dieta de adelgazamiento se compone en gran parte de masa muscular perdida, incluso un 25% de la reducción. Esto, además de la disminución en la capacidad física de la persona, produce una alteración del llamado Ritmo Metabólico Basal (RMB).

Este concepto se refiere a la capacidad del organismo de quemar calorías en estado de reposo, por el lógico consumo que le resulta mínimo para garantizar las funciones de supervivencia y la vida misma de las células. Este consumo suele suponer entre el 60 y el 70 % del consumo calórico diario.

El RMB está directamente relacionado con el volumen muscular (lógicamente, cuantas más células deban ser mantenidas con vida, más energía será preciso generar y por tanto más calorías se queman). Por tanto, las dietas de adelgazamiento producen una reducción del RMB que producirá un nuevo engordamiento y a un ritmo superior al inicial.

Mantener una actividad física que ayude a conservar el volumen muscular es la única solución a este problema. El ejercicio aeróbico, por otra parte, no tiene capacidad para generar masa muscular, sino que si es demasiado intenso, puede en combinación con una dieta de calorías, producir un descenso de fibra muscular en el cuerpo. Lo más indicado en este caso es desarrollar ejercicios de musculación que ayuden a mantener la proporción de masa muscular.

En cualquier caso, la densidad de la grasa es menor que la del músculo, por lo que en un mismo peso, una persona obesa ocupa mucho mayor volumen, y parece más gorda, que otra con mayor proporción de músculo. Además, unos músculos moderadamente desarrollados y proporcionados mantienen mucho mejor la forma y generan una apariencia mucho más atractiva no sólo respecto a los acúmulos de grasa, sino también respecto a una apariencia excesivamente delgada.

En contra de lo que suelen creer los profanos en la materia, la mayoría de las mujeres no experimentan un aumento muscular al realizar una actividad de musculación moderada, debido a que sus niveles de testosterona son muy bajos. Este es un mito sólo aplicable a deportistas de competición muy especializadas y con una alimentación muy cuidada para conseguirlo.

Si la actividad física es lo suficientemente intensa, el cuerpo seguirá quemando calorías durante varias horas después de terminar el esfuerzo. Algunos estudios indican, incluso, que el entrenamiento de fuerza o musculación prolonga este efecto durante más tiempo que los ejercicios aerobios, como correr, nadar o andar en bicicleta.

Mas informacion sobre este tema

Un comentario

  1. como adelgazar en una semana

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies