PANGEA: ¿Qué es? 3 pruebas de que existió

Pangea (del griego Pan = todo, Gea = tierra), que significa «todas las tierras», o «tierras unidas», fue el nombre dado al supercontinente existente durante la Era Paleozoica (±540-250 millones de años), cuando todos los continentes existentes actualmente estaban unidos en un solo bloque continental, rodeado por un solo océano, el Pantalassa.

Este supercontinente se moldeó hasta el final del período Permiano (Era Paleozoica), cuando comenzó su separación, a partir del período Triásico.

La teoría sobre la existencia del supercontinente Pangea se originó en el siglo XVII, donde científicos europeos habían sugerido que los mapas de las costas atlánticas de las Américas, Europa y África se ajustaran, sin embargo, sin datos científicos fiables.

Evolución de Pangea
Evolución de Pangea.

Sólo en el siglo XX, el científico Alfred Wegener propuso la teoría de la Deriva Continental, que basada en la observación del mapa mundial, las líneas de costa actuales de Sudamérica y África encajarían, y que todos los continentes podrían encajar, como en un rompecabezas, formando un megacontinente.

Para explicar esa idea, propuso que en el pasado los continentes estuvieron unidos, y hoy separados, como en la forma actual.

A este supercontinente se le ha propuesto el nombre de Pangea, y su fragmentación habría comenzado dividiéndose en dos continentes: Laurasia al norte (actualmente América del Norte, Europa, Asia y Ártico) y Gondwana al sur (actualmente América del Sur, África, India, Australia e India), con la creación de un nuevo océano entre ellos, Thetys, hace más o menos 230 millones de años, durante el período Triásico, cuando la Tierra aún estaba habitada por los dinosaurios.

Pruebas de la existencia de Pangea

Las principales pruebas que Wegener utilizó para corroborar esta teoría fueron:

  • presencia de la flora fósil de Glosopteris (especie de gimnosperma primitiva) en regiones de África y Brasil, donde los lugares de aparición se correlacionaban, al unirse estos continentes;
  • presencia fósil del reptil Mesosaurio, de ± 300 millones de años, solo en Sudáfrica y Sudamérica, con lugares de aparición correlacionables;
  • pruebas de la glaciación que se produjo hace aproximadamente 300 millones de años en la región sur-sureste de Brasil, Sudáfrica, India, Australia Occidental y Antártica, como las estrías glaciales, indicando la dirección de los antiguos glaciares y los sedimentos de estos lugares de ocurrencia correlacionables.

A pesar de la evidencia, Wegener no pudo explicar cuestiones fundamentales del mecanismo capaz de mover las inmensas placas continentales, y la Deriva Continental fue considerada físicamente imposible, y sus ideas cayeron en descrédito para gran parte del mundo científico de entonces.

Movimiento de Pangea
Distribución geográfica y correlación de los fósiles que Wegener utilizó como argumentos para la teoría de la Deriva Continental. Ilustración: United States Geological Survey (USGS) / via Wikimedia Commons

Sólo hacia los años sesenta, cuando surgió la teoría de la tectónica de tlacas, a partir de la exploración del fondo del Océano Atlántico, y el descubrimiento de la Cordillera Meso-Atlántica, explicando cómo funcionaba el movimiento entre las placas tectónicas, que la teoría de la deriva continental pudo confirmarse en consecuencia.

Actualmente, junto con la teoría de la tectónica de placas, la deriva continental es ampliamente aceptada.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad