Música durante la Segunda Guerra Mundial

Olivier Messiaen, compositor serialista que tuvo la ocurrencia de realizar una exhaustiva clasificación de los pájaros de Francia para después llevar el sonido de sus cantos al piano, fue reclutado como médico auxiliar de la armada francesa durante los inicios de la Segunda Guerra Mundial. Entonces fue capturado por los alemanes y llevado como prisionero de guerra a Görlitz (hoy parte de Polonia).

Entre sus compañeros prisioneros se encontraban Jean Le Boulaire (violinista), Henri Akoka (clarinetista) y Étienne Pasquier (cellista). Con instrumentos en muy malas condiciones —incluido un viejo piano que él mismo tocaría—, e inspirado por imágenes apocalípticas de los libros bíblicos, Messiaen, que era hombre de espíritu místico, vislumbró la creación de su Cuarteto para el fin de los tiempos. Ocho movimientos sublimes, de profundidad majestuosa, evocando sobria y profundamente al ángel que anuncia el final de los tiempos y el lento ascenso del hombre que deja su vida terrenal para acercarse a Dios. La obra se estrenó en 1941, ante una estremecida audiencia de 5.000 prisioneros de guerra. “Nunca antes una obra mía había sido escuchada con tanta atención y entendimiento”, dijo Messiaen.

Donde Messiaen buscó trascendencia y revelación divina, Dmitriyevich Shostakovich encontró el sufrimiento humano del aquí y ahora. A pesar de que era un músico sometido a los afanes populistas de Stalin, sus quince sinfonías y especialmente su Cuarteto no. 8 tienen pasajes de una grandeza y una violencia que trascienden las tendencias políticas de su gobierno y expresan una enérgica protesta contra el fascismo de su tiempo. Y es que, durante la Segunda Guerra Mundial, la opresión fascista fue tan fuerte que también tuvo grandes consecuencias entre los músicos. Muchos de ellos fueron silenciados por el III Reich, como Webern, a quien le prohibieron la ejecución de su música y quemaron sus manuscritos, para morir poco después alcanzado por una bala norteamericana.

Música en la Segunda Guerra Mundial

Música en la Segunda Guerra Mundial

Otros, como Zemlinsky, Korngold, Krenek y Kurt Weill (a quien la grandiosa Ute Lemper ha hecho honrosos homenajes en lo que a sus trabajos teatrales y operísticos se refiere), huyeron a EUA y se asociaron a los liberales ambientes de Hollywood y Broadway, sin posibilidad de volver a sus países natales.

También Schöenberg tuvo que huir a Norteamérica y ahí, mientras Hitler conducía fanáticamente su país hacia la guerra, escribió su Oda a Napoleón, denunciando la dictadura y, tiempo después, El sobreviviente de Varsovia, que relata la historia de un hombre que sobrevive al exterminio de los judíos en un campo nazi.

Uno de los casos más trágicos es el de Hans Krása, talentoso y precoz compositor checoslovaco, maestro en el humor musical, la ironía y el sarcasmo, que atado a su país por el amor a su madre y a su ciudad natal, fue capturado por ser judío y llevado al campo de concentración de Terezín, al noreste de Praga, componiendo y tocando sus piezas durante dos años con los músicos que también se encontraban ahí, hasta que murió, con muchos de ellos, en las cámaras de gas de Auschwitz.

Este efecto devastador que sólo la experiencia de la guerra puede dejar en el corazón está presente en gran parte de la música europea del siglo XX. Es esa sensación de desilusión, de impotencia frente a las miserias del ser humano. Henryk Mikolaj Górecki, compositor polaco, trazó su Tercera Sinfonía, De los cantos tristes, inspirado en este sentimiento trágico vivido tan de cerca. Escucharla es toda una experiencia desoladora, es sumergirse en lo oscuro y misterioso de nuestra alma y nuestra historia como seres humanos, con el halo sublime y sobrecogedor de la música.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad