Música barroca

Cuando a un estilo se le asigna un determinado nombre, éste se le da en función de la coincidencia en el tiempo con otras manifestaciones artísticas y de la correspon dencia del sonido con las tendencias imperantes en el resto del panorama cultural. En el caso del Barroco se dan ambas situaciones.

Origen de la música barroca

La palabra barroco, de etimología incierta, aparece utilizada en sentido despectivo por los tratadistas neoclásicos de finales del siglo XVIII refiriéndose a la arquitectura barroca del período anterior, como sinónimo de extravagancia e irregularidad.

Al final del siglo XIX el término se utiliza para denominar el estilo artístico de la cultura occidental que sucede al Renacimiento, con lo que se inicia una nueva valoración positiva del período.

Los eruditos no se ponen de acuerdo sobre el origen de esta denominación. Unos suponen que puede venir de baroco, término con el que los filósofos escolásticos recordaban las diversas for mas de sus complicados silogismos o formas de razonamiento. Mientras que otros hablan de una etimologia portuguesa, barrueco, término con el que se designa a una perla grande e irregular.

Cronológicamente, el Barroco se inicia en las últimas décadas del siglo XVI y se extiende hasta la primera mitad del siglo XVIII, fecha de comienzo del Rococó, culminación del Barroco que da paso a la reacción neoclásica de la segunda mitad del siglo XVIII.

Geográficamente surge en la mitad occidental de Europa, con un foco originario en Italia, desde donde se extiende al resto de las naciones del ámbito occidental.

Períodos en que se divide la música barroca

Los musicólogos dividen el estilo musical barroco en varios períodos en función de un factor fundamental, como es el determinado uso de distintas formas musicales:

* Barroco Temprano. Comprendido entre 1580-1630. Se caracteriza porque los autores buscan la disonancia musical usando obras de origen renacentista, como, por ejemplo, el madrigal. Son obras muy cortas, en las que todavía no existe una diferenciación muy clara entre música instrumental y vocal.

* Barroco Medio. Entre 1630-1680. Es el momento de evolución fundamental de este estilo musical, desarrollándose dos formas de vital importancia dentro de él: la Opera, inventada por Monteverdi, y la Cantata.

* Barroco Ultimo. Entre 1680-1750. Será el momento de desarrollo de una pieza musical importantísima: el concerto o concierto, habiéndose establecido ya una clara separación entre música vocal e instrumental, con predominio claro de la última.

Características de la música barroca

Como se decía al principio del capítulo, el sonido del Barroco se corresponde con el resto de las manifestaciones artísticas. Por ello, si la pintura barroca se llena de color e insólitas posturas de los personajes, jugando a la ilusión con la luz y la perspectiva, la música barroca también tiende al adorno y al entramado sutil de las líneas. En este sentido:
– El contrapunto, que como ya se ha dicho es el arte de acompañar una melodía con otra, alcanza el máximo de expresión.
– A la vez que el contrapunto, también se impone un sistema armónico, pero entendido de una forma diferente a como se hace hoy en día; así, la voz principal, monodia acompañada, tiene un acompañamiento armónico, el bajo continuo.
– Si en la pintura y escultura barrocas el movimiento es algo esencial, la música también lo refleja mediante el elemento rítmico, que se hace muy mecánico y con fuertes pulsaciones en los compases.
– A lo largo del capítulo ya se ha hablado de la evolución de la música vocal e instrumental; sólo que efectivamente se consuma la separación definitiva de ambas formas. A partir de ese momento la música instrumental ya no se puede cantar, ni la vocal interpretar exclusivamente con instrumentos. Los violines son instrumentos de cuerda que se desarrollan especialmente durante el Barroco.

Evaristo Baschenis, Instrumentos musicales, Siglo XVII.

Evaristo Baschenis, Instrumentos musicales, Siglo XVII.

La función de la música en la época barroca

El marco histórico en el que se desarrolla este movimiento musical se caracteriza por:

* Profunda división religiosa en Europa. Como producto de la reforma luterana, el calvinismo y el anglicanismo se consolidan en el centro y norte de Europa, al tiempo que la Iglesia católica reacciona con la Contrarreforma, encarnada en el Concilio de Trento. Este cruel enfrentamiento favorece la aparición de una crisis espiritual y social en la población europea, que critica la antigua estética renacentista y que va a producir obras de arte de matiz crítico. Además, el Barroco se convierte en la síntesis de la dialéctica Reforma-Contrareforma.

* Reforzamiento del poder papal en las naciones católicas. De nuevo, la Iglesia se convierte en el más poderoso cliente del arte musical, que tiende a mostrar una música fácilmente com prensible por el pueblo y que expresa la bondad divina. Para ello se va a servir de efectos dramáticos y escenográficos, siendo este carácter común para todas las artes. Así, de igual forma que la composición de un cuadro es producto de un complejo estudio, en música se desarrolla el estilo concertato, que contrasta al coro con la orquesta e incluso al solista (solo).

Las formas musicales del Barroco

Este desmesurado interés por lo escenográfico y lo dramático explica la aparición, precisamente durante el Barroco, de la Opera y de los tres estilos de canto: Recitativo, Ario so y Aria.

La Monarquía conoce un proceso de fortalecimiento, que se plasma en la aparición del absolutismo político y el establecimiento de una Corte y amplia administración. El reflejo del poder absoluto de la Monarquía se plasma en la adopción de un lenguaje grandioso en el arte, entroncado con esta desfiguración de la realidad mediante la escenografía barroca. En música, pues, se intensifica, mediante efectos, el sentido emocional del que percibe el sonido.

Este movimiento artístico es quizá el que genera mayor número de formas musicales. A continuación se van a describir una gran variedad de ellas clasificadas según el criterio que se ha seguido hasta el momento, es decir, profanos y religiosos, y vocales e instrumentales:

* Profanas instrumentales
– Suite
Pieza musical que engloba varios movimientos, generalmente danzas de origen folklórico, que pueden tener contrastes rítmicos entre ellas, pero que, en cambio, van emitidas en un mismo tono. Es habitual unir las danzas de varios países en una sola suite, siguiendo un orden establecido: alemanda (de Alemania), courante (de Francia), zarabanda (de España) y giga (de Inglaterra), siendo sus principales compositores Bach y Händell.

-Sonata
Forma instrumental compuesta de tres o cuatro movimientos y que trata, en la mayor parte de los casos, una o dos ideas temáticas. Estas obras se destinan a un instrumento solista con o sin acompañamiento, y en los casos en que consta de tres movimientos, éstos son: vivo y alegre; grave y profundo; alegre y rápido.
Cuando la sonata consta de cuatro movimientos se dividen como se muestra a continuación: rápido; lento y expresivo, moderadamente alegro (minué); muy rápido.
La sonata adquiere gran desarrollo a lo largo de la historia, pero guardando unas ciertas peculiaridades dentro del Barroco, como, por ejemplo, el hecho de ser monotemática y siempre con compases binarios y ternarios.

– Concerto
También conocido con el nombre de concierto. Es el resultado de unir un solista con una orquesta, entablándose entre ambos un diálogo. Consta, al igual que la sonata, de varios movimientos, en general tres: rápido, lento y rápido.

Durante el Barroco se desarrolla una importante variedad del concierto, el Concerto Grosso, en el que el diálogo se entabla entre la orquesta (tutti), tres o cuatro solistas (concertino) y el solista único (solo).

Otra de las características propias de ambos tipos de concerto es el constante juego de niveles sonoros, es decir, cuando una frase musical se repite (algo muy habitual). Ese interpreta más fuerte la primera que la segunda, ya que si ambas frases se emiten al mismo nivel, el oído puede rechazarlas.

* Profanas vocales
– Opera
Parece claro que su origen se encuentra en lo que se conoce como camerata florentina, grupo de humanistas de esta ciudad italiana que querían imponer un tipo de teatro al estilo del griego, por lo que sus primeras obras tenían títulos de ambiente mitológico clásico.

La figura que impulsa definitivamente este género es Monteverdi, que logra abandonar la temática mitológica para tocar otros temas que dan a la ópera un sentido plenamente moderno.

En definitiva, esta composición musical es la reresentación en un teatro de un tema en el que los actores en lugar de hablar cantan ayudados de una orquesta.

* Religiosos
– Cantata
En un principio se designa así a toda música cantada, en contraposición a la música sonada (sonata). Aunque básicamente religiosa, su origen es profano, híbrido entre el madrigal y la ópera. La cantata no necesita escenografía especial, está hecha pa ra escucharse, no para verse, pero en su estructura narrativa es muy parecida a la ópera, aunque más lírica.
– Oratorio
Obra para coro y orquesta, puede llevar un solista y un narrador destinados generalmente a solos de concierto, ya que no es una música litúrgica en su origen. Más parecida a la ópera que la cantata, tampoco necesita escenografía. Su nombre procede del oratorio de San Felipe Neri, lugar donde éste acudía a rezar en Roma, y donde se dieron las primeras formas.
– Pasión
Es una versión músico-vocal que narra la Pasión de Cristo, siguiendo como trama argumental la de cualquiera de los cuatro evangelistas. Consta de varios personajes estructurales como en una tragedia griega, siendo el primero el evangelista que narra, después los personajes propios y, por último, el pueblo que expresa activamente sus sentimientos. Al igual que las anteriores formas, carece de escenografía.

Música barroca en Europa

Dada la importancia de este estilo musical, es lógico que aparezcan modalidades y variedades de tipo geográfico en el ámbito de Occidente. Dichas variedades son netamente barrocas en tanto en cuanto cumplen la mayor parte de las características que se han analizado en el capítulo anterior, pero a su vez aportan peculiaridades locales que vienen dadas en función de factores muchas veces ajenos a la propia música y sí debidos al devenir histórico. En este artículo se analizarán los cinco principales focos de la música Barroca en Europa.

Música barroca italiana

Sin duda alguna es el foco principal hasta mediados del siglo XVIII, fecha en que deja de exportar músicos a todos los países. Los artistas, en general, pertenecen al ambiente musical operístico.

Durante esta época se da en Italia un doble proceso que va a actuar de manera determinante en la formación de la orquesta moderna. Por un lado, la aparición de técnicos constructores de instrumentos (fundamentalmente de la familia del violín) que sustituyen las antiguas viola da gamba por los violines, violas, chellos, etc.; y, por otro lado, la aparición de una serie de intérpretes que crean una técnica de ejecución, en ocasiones preciosista, tales como Corelli y Vivaldi.

El Barroco italiano va a practicar básicamente formas profanas como la sonata y el concierto en lo instrumental, pero también ejerce un especial énfasis en la cantata.

En cuanto a los temas religiosos, también es Italia el foco de origen de formas musicales como el oratorio, que nace de la necesidad por parte de la Iglesia de crear una forma grandiosa que sea expresión de la victoria del catolicismo sobre el luteranismo y que, a su vez, sea fácilmente comprensible.

En el apartado de los compositores destacan Corelli, Albinoni y Vivaldi. Este último no sólo es importante por la belleza de los pasajes musicales que compone, sino por lo prolífico de su obra, ya que es autor de más de 600 conciertos, óperas y obras de tipo religioso; a sus merecimientos hay que añadir la formación de un coro exclusivamente femenino de gran fama en la época.

En cuanto a Corelli es, junto con Vivaldi, el creador de la técnica violinística moderna, así como uno de los colaboradores en la cristalización del concerto grosso.

Música barroca francesa

Posee caracteres tan absolutamente diferenciados de los del resto de los países europeos, que sus propios historiadores musicales no le dan el nombre de Barroco, sino que lo denominan como de un ambiguo clasicismo. Efectivamente, son el clasicismo y la tendencia a restringir adornos musicales, los caracteres que marcan más claramente esta época en Francia. De hecho, el bel canto italiano es mirado con horror por los franceses, que están más preocupados en imprimir a su música una belleza formal y razonable que en dejarse llevar por frivolidades. Esta arcaicidad y falta de evolución musical se aprecia en el uso del laúd, instru mento medieval que adquiere un nuevo auge en este momento.

Todos estos caracteres están en concordancia con un ambiente político caracterizado por el poder absoluto del rey, cuya personalidad domina de una forma omnipresente todos los aspectos de la vida francesa.

La primera época de la música francesa está dominada por Jean Baptiste Lully, cuyo nombre original era Giovanni Battista Lulli, de origen italiano. La virtud de este músico intrigador y egocéntrico radicó en adaptar la «abominable» música italiana al gusto francés, más amante de la armonía y el acorde que del contrapunto. Igualmente es creador de la ópera-ballet, forma típicamen te francesa y mezcla de ambos, aunque con ausencia de lo dramático, que no tendrá posterior prolongación.

En una segunda época del Barroco francés o Rococó destacarán Rameau y Couperin. Rameau es fundamental en la historia general de la música, dado que jugó un importante papel como compositor, intérprete y teórico, siendo importantes, en este último aspecto, sus estudios sobre la armonía. En ópera propuso un estilo alejado de lo italiano, lo que le llevó a enfrentarse con Rousseau, ya que lo italiano era identificado con la ilustración y el progresismo, mientras que el gusto francés se identifica más con la nobleza y el conservadurismo.

La actividad musical de Couperin se desarrolló en Versalles. Admirador de Corelli y de la música italiana, destacó desde un doble aspecto: como compositor de clavicémbalo y por los avances que impuso en la orquestación, técnica de la cual era importante conocedor.

La tercera época, en la que predominan los caracteres plenamente clásicos, está dominada por otro músico extranjero, Gluck, alemán que devolvió a la ópera su esencia dramática. Comenzaba la ópera con oberturas, técnica que se instauró de forma definitiva más tarde.

Música barroca en Alemania

Alemania como tal no existía en este momento; era un colectivo de pequeños estados que no habían podido realizar una aportación importante al mundo de la música desde el Ars Antiqua, quizá debido a que no existía un centro cultural con tradición. El triunfo de la Reforma luterana favoreció la aparición de nuevos hábitos musicales, siempre al amparo del ámbito religioso. Con la Reforma, la música del Renacimiento y, sobre todo, del Barroco, en lugar de romper con la tradición musical religiosa heredada del catolicismo y crear una nueva música desvinculada de aquél, se pone al servicio de las nuevas necesidades también de carácter religioso.

Si en el mundo católico aún perdura el canto gregoriano como forma musical eminentemente religiosa, los protestantes luteranos van a desarrollar una forma fácil en su melodía y en el ritmo para poder ser entonada por todos los fieles. Se trata de la Coral.

Como último hecho característico del Barroco alemán es necesario resaltar la gran admiración por la música italiana, especialmente Corelli y Monteverdi.

Sin lugar a dudas el principal autor del Barroco alemán es Johan Sebastián Bach. Nace en Eisenach en 1685, destacando por ser un perfecto conocedor del Barroco y de todas sus formas musicales, menos la ópera. Autor extraordinario no sólo en lo cua litativo, sino en lo cuantitativo, fue un excelente intérprete y compositor de órgano, y aunque vivía de ello, nunca logró obtener un lucro excesivo.

En este sentido cabe señalar que Bach desempeñó, a lo largo de toda su vida el trabajo de organista de iglesia, desarrollando día tras día música para el oficio del domingo siguiente: son sus cantatas, pasiones y oratorios. Es preciso igualmente resaltar que dicho trabajo lo realizó sintiendo una profunda devoción religiosa, además de ser un hombre conocedor de los nuevos postulados de la teología luterana.

La música de Bach suele inspirarse en el pasado, concretamente en la Edad Media, pero también en tradiciones musicales paralelas, como las francesas e italianas. Su producción religiosa comprende unas trescientas cantatas luteranas y dos pasiones (la de San Juan y la de San Mateo no son en definitiva más que dos grandes cantatas barrocas). En cuanto a la música de órgano, caben destacarse dos modalidades en las que el autor brilló especialmente: las fugas, composiciones barrocas contrapuntísticas, y las corales, o himnos creados por Lutero expresamente para la liturgia. La música profana se cifra en un menor número de obras, entre las que cabe señalar algunas guites y seis conciertos de Brandemburqo.

Partitura perteneciente al barroco

Partitura perteneciente al barroco

Música barroca en Inglaterra

Tras un Renacimiento musical importante, Inglaterra conoce una época poco fértil, artísticamente hablando, debido a un factor político importante: la instauración de un régimen puritano e inqui sitorial por parte de Cromwell. Sólo un músico como Purcell es capaz de surgir de tan profunda crisis, a la vez que abre el camino a otros como Händell.

No obstante, la confluencia de varios hechos va a facilitar un resurgimiento importante del Barroco en Inglaterra:
1. Notable desarrollo de una vida cortesana que reclama una música que acompañe su actividad, surgiendo así una amplia gama de música profana.
2. Importante papel del Cisma Anglicano, que al igual que el Luterano, va a jugar en la música un importante papel.
3. Llegada a Inglaterra de la dinastía de los Hannover, de origen alemán, y que va a aportar a la corte inglesa el gusto por la música germana, además de traer a sus propios músicos, Händell entre ellos.

Purcell (1658-1695), como ya se ha dicho, es cronológicamente el primer gran músico del barroco inglés. Organista de Westminster, su producción se dedica ante todo a la música religiosa, aunque no por ello deja de estar abierto a las expresiones musicales de su tiempo, siendo así el creador de la ópera inglesa. Escribe unas quinientas obras, en las que se muestra indistintamente como músico progresista o conservador, lo que nos indica su sólida formación y gran interés por el entorno musical que le rodea.

Händell (1685-1759), el segundo gran músico, nació en Halle (Alemania) donde estudió derecho a la vez que música, ejerciendo como sustituto de organista en la capilla local. Viajó a Italia, donde conoció a Scarlatti y a Corelli, y posteriormente a otros países, estudiando lo mejor de cada escuela, para instalarse definitivamente en Londres, en donde encontró la gloria como autor musical. De tal manera fue reconocido, que sus restos reposan en la Abadía de Westminster, lugar en el que únicamente son enterradas las glorias nacionales británicas.

Händell llevó a Inglaterra los Conciertos Grossos, ya analizados anteriormente, y las óperas italianas de temas mitológicos e históricos, como Julio César, Alcina o Xerxes. Igualmente realizó oratorios como Esther, Saúl o El Mesías, pero donde realmente se aprecia su genio musical es en sus suites para celebrar alguna festividad, como es el caso de su famosa Música acuática o Música para fuegos artificiales. También fue autor de piezas para órgano y clavicémbalo, declinando su actividad en 1753, al quedar totalmente ciego.

Música barroca en Europa

Música barroca en Europa

Música barroca en España

Es curioso que mientras el Barroco alcanza en España un desarrollo importantísimo tanto en las artes plásticas como en literatura, en cuanto a la música existe un vacío absoluto que sólo se ve ocupado en algunas ocasiones por figuras esporádicas y muy puntuales.

Existen una serie de factores que explican este hecho:
– Poco desarrollo de formas musicales y estilos típicamente barrocos como el madrigal, que, como es sabido, da paso a otras formas como óperas, oratorios, etc., y que en España, por no ha ber existido, no van a tener un claro exponente. Otras formas básicamente nacionales, como la zarzuela o tonadilla, sí alcanzarán un notable desarrollo.
– No hay una generación de músicos de talla excepcional, como ocurre en Italia o Alemania, que puedan sacar de la crisis a esta forma artística y, así, lo que se hace es repetir constantemente lo que se ha realizado previamente en el Renacimiento.
– No existe un apoyo claro a la música por parte del poder, tanto civil como religioso.

En cualquier caso, destacan dos grandes autores:
* El Padre Soler.
– De origen catalán, desempeña el cargo de organista y maestro del coro de El Escorial, realizando un gran número de sonatas para clavicémbalo de indudable influencia scarlatiana. Escribe igualmente gran cantidad de música religiosa (90 misas, 16 responsorios, 50 salmos, 9 magnificat), e igualmente es importante como teórico, siendo el autor de un tratado de armonía, La llave de la modulación.

* Scarlatti.
– Sin duda alguna, el principal músico que destaca en la España barroca. Hijo de Alexandro Scarlatti, gran compositor de óperas y obras religiosas, es desde muy joven un excelente intérprete de clavicémbalo, por lo que sus mayores esfuerzos creativos los dirige hacia este instrumento. Tras una serie de viajes, ocupa en Lisboa el puesto de profesor de música de doña Bárbara de Braganza, que tras su matrimonio con Fernando VI le reclama a la corte de Madrid.

Es en España donde este autor modela de forma definitiva su estilo, enriqueciéndolo con melodías de origen nacional. Forma escuela, siendo su principal discípulo el Padre Soler, y realiza bá sicamente sonatas de un solo movimiento para clave, llegando a componer hasta 550, a las que denomina esercizi (ejercicios).

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad