MAX WEBER: Biografía, pensamiento y 2 principales obras

Junto a Émile Durkheim y Karl Marx, el alemán Max Weber integra el trío de los grandes pensadores clásicos responsables de la fundación de la sociología.

Nacido en 1864 en Munich, dedicó su obra a comprender la nueva sociedad que se formaba a partir de la consolidación del capitalismo industrial en Europa y su propagación por el planeta.

Max Weber murió en 1920, habiendo experimentado las turbulencias de la Primera Guerra Mundial, lo que, para algunos, fundamenta cierto pesimismo weberiano frente a la contemporaneidad.

Biografía de Max Weber

Karl Emil Maximilian Weber nació en 1864 en la ciudad de Efurt, Alemania. Su padre era un abogado exitoso, y su familia era protestante y tradicional de la ciudad, hecho que influyó en los estudios del sociólogo.

La situación política y económica de Alemania en el siglo XIX fue un factor decisivo para la consolidación de las teorías económicas y sociales de Max Weber.

En 1882, a la edad de 18 años, Weber comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Heidelberg, donde comenzó su investigación en ciencias jurídicas, economía y ciencia de la religión. En 1889, a la edad de 25 años, el sociólogo se doctoró, en Derecho, por la Universidad de Berlín, y en 1893 se convirtió en profesor de la Universidad de Friburgo.

Paralelamente a la carrera académica, Max Weber intentó una carrera política, involucrándose en el escenario político alemán, pero sin gran éxito.

Max Weber, sociólogo clásico alemán.
Max Weber, sociólogo clásico alemán.

Muy rígido consigo mismo, probablemente un reflejo de su creación, Weber enfrentó una profunda depresión durante gran parte de su vida adulta por no lograr el éxito financiero deseado.

La lógica protestante, descrita en el libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo, de su autoría, asocia el éxito financiero y personal con la moral religiosa y el trabajo. Max Weber dependió financieramente de su padre durante mucho tiempo hasta que obtuvo una cátedra universitaria.

La relación entre Max Weber y su padre era muy problemática. En 1887, su madre decidió pasar una temporada en su casa, pero su esposo no le permitió ir sola, acompañándola.al recibirlos, Weber se peleó con su padre y no permitió su estancia en su residencia. Tiempo después, el padre de Max Weber murió, lo que dejó a su hijo en un profundo estado de depresión.

La depresión lo incapacitó para el trabajo docente, haciendo que ingresara de licencia a la universidad y comenzara a viajar. Max Weber visitó varios países de Europa y los Estados Unidos. Después de un año sabático, trató de regresar al trabajo, pero no pudo, continuando con la licencia para el tratamiento.

Para Weber, la licencia y la depresión incapacitante eran vergonzosas, tanto es así que renunció, en 1903. Sin embargo, por el alto rendimiento académico del intelectual, el gobierno no concedió su dispensa, sino que lo retiró y lo convirtió en profesor honorario con una carga horaria mínima en la Universidad de Heidelberg.

Después de 1903, la producción intelectual de Max Weber aumentó considerablemente, y hasta su muerte, en 1920, produjo incesantemente.

En los últimos años de vida, Weber participó en el Consejo Económico de la delegación alemana del Tratado de Versalles, que fue un acuerdo político que sucedió a la Primera Guerra Mundial en 1919. En 1920, el sociólogo fue miembro de una comisión para la formulación de la Constitución de Weimar.

Desde la década de 1870, cuando el estadista alemán Otto von Bismarck unificó los reinos Germánico y prusiano en un solo Estado nacional, Alemania estaba organizada en un imperio. En 1918, el Cáiser Guillermo II renunció al rango, después del final de la Primera Guerra Mundial. Con esto, se fundó la Primera República de Alemania.

Con la fundación de la república, hubo una necesidad de la formulación de una nueva Constitución, y se hizo conocida como la Constitución de Weimar.

En 1920, Max Weber murió de neumonía, a la edad de 56 años.

Pensamiento y principales ideas de Max Weber

Como pionero en el estudio científico de la sociedad, Max Weber inaugura el método de Sociología comprensiva. Basada en la idea de que al estudiar las acciones sociales el sociólogo debe prestar especial atención a la motivación de los individuos y grupos, la sociología comprensiva se ocupa del sentido que los sujetos atribuyen sus propias acciones además del significado de esas acciones en un contexto social más amplio.

Se entiende, como consecuencia, que las acciones en sí no tienen un sentido propio, sino el sentido que nosotros, como sujetos modernos, les atribuimos. Para Max Weber, el papel del sociólogo debe ser comprender esos sentidos, que son dados por los sujetos pero no pueden ser aprehendidos de forma inmediata por ellos (lo que justifica la necesidad de la reflexión sociológica).

Los temas trabajados por Max Weber son variados, pero su mayor énfasis está en los estudios sociológicos sobre economía, religión y política, todos en su configuración moderna.

Max Weber con su mujer Anna
Max Weber con su mujer Anna. Imagen procedente de la Special Collections of the University of Amsterdam

Max Weber contribuyó a los estudios del área con la formulación de una especie de «Sociología de la teología», analizó profundamente el capitalismo y el protestantismo, y desarrolló una epistemología de la sociología.

Los puntos de vista sociológicos predominantes hasta entonces provenían de la obra del filósofo y sociólogo alemán Karl Marx y el sociólogo francés Émile Durkheim. La visión marxista sobre el capitalismo es extremadamente crítica, pero Max Weber propuso un análisis optimista sobre la estructura económica de este sistema.

Entre las influencias teóricas de Weber, podemos destacar el idealismo del filósofo alemán ilustrado Immanuel Kant y la crítica a la ciencia del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, además de las influencias del filósofo y teórico político francés Alexis de Tocqueville.

Para Max Weber, el plan de las ideas (entendiéndolo sobre la base del idealismo kantiano) es la primera concepción del capitalismo, ya que sería concebido basado en un ideal. En vista del ideal capitalista es que este sistema económico se constituye en la práctica.

Una importante influencia para despertar la curiosidad de Weber para la escritura de Ética protestante y el espíritu del capitalismo fue el texto Consejo a un joven comerciante, de Benjamin Franklin.

En este texto, Franklin esbozó nociones de administración de negocios y administración de dinero. Para Franklin, el dinero no debe detenerse, siempre está en movimiento a través de préstamos e Inversiones, lo que hace que se multiplique.

Los calvinistas, en la visión de Max Weber apoyada por Franklin, llevan a cabo el ideal capitalista al unir la noción de predestinación al paraíso o al infierno. Para los calvinistas, el hombre nace predestinado y es posible identificar la predestinación al paraíso si se verifica, en su vida, el trabajo y el éxito profesional, además de la rectitud moral, que le impide gastar dinero en futilidades.

Weber se basó en sus observaciones del desarrollo económico de los países sumariamente protestantes en comparación con los países católicos. Las grandes potencias del siglo XX, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos, eran naciones de mayoría protestante.

El concepto de acción social de Max Weber

El concepto de acción social es de suma importancia para la formación de la sociología weberiana y para la sociología en general. Para Max Weber, el sociólogo debe nutrirse de una neutralidad con respecto a su objeto de estudio.

El desarrollo de la teoría weberiana es contrario al método propuesto por Émile Durkheim. Para Durkheim, el sociólogo debe observar a la sociedad en busca de los hechos sociales, que están generalizados en una sociedad, siendo coercitivos e impositivos sobre los sujetos. Para Max Weber, no existen hechos sociales, sino resultados de las acciones sociales de los seres humanos.

Las acciones sociales son individuales y temporales. El sociólogo debe observarlos sobre la base de una metodología, y así organizarlos y clasificarlos.

Debido a la multitud de acciones sociales posibles, considerando que cada sujeto puede actuar de infinitas maneras, es necesario adoptar un patrón de corrección para esta clasificación. Este patrón fue llamado por Weber de tipo ideal.

Este patrón de corrección se encuentra en lo que Max Weber llamó tipos ideales, que son balizas para establecer cualquier comportamiento estándar. Como ideales, estos tipos son perfectos e inmutables, no existen en la práctica. En esto se encuentran las acciones que pueden alejarse o acercarse a los tipos ideales.

Portada de la versión en inglés del Tratado de Versalles.
Portada de la versión en inglés del Tratado de Versalles.

Weber separó y clasificó las acciones sociales en cuatro tipos. Son ellos:

Acción social racional con relación a fines: es calculada racionalmente, objetivando alcanzar alguna finalidad. El matrimonio es un ejemplo planteado por Weber, pues hay en él el propósito de la Constitución familiar, y la unión matrimonial es la acción tomada para alcanzar ese fin.

Acción social racional con relación a valores: no apunta a una finalidad fuera de la propia acción, sino más bien a la corrección moral de la propia acción. Como ejemplo, podemos citar ciertos principios considerados como «valores morales honestos», como no robar.

Acción social tradicional: no es racional. En este tipo de acción, el agente solo realiza acciones impuestas por la tradición.

Acción social afectiva: es guiada por los sentimientos pasionales y afectivos, no siendo, por lo tanto, racional.

Teoría de la dominación

La teoría de la dominación weberiana es política y habla sobre la legitimidad del poder. Para Max Weber, es el Estado el que tiene el poder legítimo sobre los ciudadanos, ejerciendo la dominación legal, pero también hay otros tipos de dominación. Son ellos:

Dominación legal: ocurre por medio del aparato estatal, siendo ejercido por las fuerzas policiales y militares por medio del legítimo poder del Estado.

Dominación tradicional: está legitimada por la tradición. Las tradiciones pasan medios de dominación en el ámbito de la convivencia familiar, como la dominación patriarcal.

Dominación carismática: es legitimada dentro de una sociedad que ve en un liderazgo carismático la legitimidad para ejercer cierto poder sobre ella.

Los mayores ejemplos de este tipo son dictadores y líderes totalitarios, como Mussolini, Hitler y Fidel Castro, personas que, con su influencia, lograron movilizar a las masas.

Libros de Max Weber

En vida, Max Weber publicó tres libros. La ética protestante y el espíritu del capitalismo es el libro más extendido del autor. En esta obra, Weber analizó la Constitución de las sociedades protestantes calvinistas y luteranas, mostrando cómo la moral religiosa de estas personas permitió el éxito financiero de las sociedades. En 1910, Max Weber publicó Economía y sociedad, y en 1917, La ciencia como vocación.

Su esposa, Marianne Schnitger Weber, organizó su obra no publicada después de su muerte y publicó póstumamente tres libros más: Economía y sociedad (vol. II), en 1921, la metodología de las ciencias sociales, en 1922, y la historia económica general, en 1923.

La ética protestante y el espíritu del capitalismo

En su obra más conocida, la ética protestante y el espíritu del capitalismo, Max Weber investiga la influencia de la religión, especialmente del protestantismo, en la formación del capitalismo occidental.

Para él, los fundamentos de esta religión – que predica la intensa dedicación al trabajo y no condena la acumulación de riquezas -favorecieron la consolidación del capitalismo en los países donde su influencia era grande.

Max Weber aplica el método de la sociología comprensiva demostrando que la forma en que los sujetos captaron el mundo (su ética religiosa) influyó directamente en sus acciones (en la consolidación del capitalismo).

Es también en este libro que percibimos un ejemplo de empleo de la noción de tipo ideal. Según Weber, para comprender la realidad es necesario más bien transportarla al campo de las ideas, el campo de la teoría.

En este proceso, que es una especie de reconstitución de la realidad, debemos simplificar la complejidad presentada en el mundo real, aislando y destacando las características principales (es decir, típicas) de lo que pretendemos comprender.

En el caso de la ética protestante y el espíritu del capitalismo, nos presentan al capitalismo a partir de un tipo ideal. Weber reconoce que en el mundo concreto se presenta de diferentes maneras, dependiendo de la época y el país donde se observa.

Max Weber en 1917: Imagen de dominio público
Max Weber en 1917: Imagen de dominio público

La organización racional del trabajo

Sin embargo, algunos elementos, como la búsqueda de ganancias y la organización racional del trabajo, aparecen como típicos de este sistema de producción. Diseñada por Weber, la elaboración de un tipo ideal es una herramienta útil para el sociólogo.

Para Weber, la racionalización del trabajo y de otras esferas de la vida es un rasgo definitivo que marca nuestro tiempo.

El avance de la ciencia y el capitalismo han dado forma al mundo para que todos los espacios colectivos, desde los políticos hasta los corporativos, sean burocratizados. Es necesario notar que la burocracia de la que nos habla Weber es vista desde un punto de vista positivo, pues significa la organización racional y eficiente de las actividades colectivas, donde cada uno ejerce su función específica y previamente establecida de forma detallada.

Esta tendencia a una intensa racionalización, aunque positiva, es vista por Max Weber como algo que nos lleva al desencantamiento del mundo, cuando las formas místicas y religiosas de pensar pierden espacio para la burocratización. Por la importancia de este y otros temas en su obra, además de los sociólogos, Weber también influyó en los administradores y economistas.

2 principales obras de Max Weber

  • WEBER, Max. Ética protestante y el espíritu del capitalismo.
  • WEBER, Max. Ciencia y política: dos vocaciones.

Frases de Max Weber

“Una ciencia que intenta la comprensión interpretativa de la acción social con el fin de llegar a una explicación causal de su curso y efectos.”

«El poder es la oportunidad de imponer tu voluntad dentro de un contexto social, incluso cuando se opone e independientemente de la integridad de esa oportunidad.”

“La cultura es un segmento finito de la infinidad sin sentido del proceso mundial, un segmento en el que los seres humanos confieren significado e importancia.”

«La ética de la convicción y la ética de la responsabilidad no son opuestos. Son complementarios entre sí.”

“No es cierto que el bien sólo puede seguir del bien y del mal sólo del mal, pero que a menudo es lo contrario.”

“Las leyes son importantes y valiosas en las ciencias naturales exactas, en la medida en que esas ciencias son universalmente válidas.”

“Todo tipo de descripción concreta puramente directa lleva la marca de la representación artística.”

«El aparato burocrático totalmente desarrollado se compara con otras organizaciones exactamente como lo hace la máquina con los modos de producción no mecánicos.”

“Todo el análisis de la realidad infinita que la mente humana finita puede llevar a cabo se basa en la suposición tácita de que sólo una porción finita de esta realidad constituye el objeto de la investigación científica, y que sólo es importante en el sentido de ser digno de ser conocido.”

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad