MAR MEDITERRÁNEO: características y geografía

El mar Mediterráneo es un mar continental ubicado entre África, Europa y Asia. Su ubicación entre los tres continentes lo convierte en un mar con destacada relevancia histórica ya que a sus orillas florecieron importantes civilizaciones, como la civilización egipcia, griega, fenicia, romana y árabe.

El mar Mediterráneo es el mar del Océano Atlántico, que baña la Península Ibérica, Itálica y los Balcanes.

Además, el mar Mediterráneo fue una importante ruta de acceso al Este durante la Edad Media, cuyas rutas partían de la península itálica y seguían por mar hasta Oriente Medio para luego penetrar en el territorio asiático.

Mapa del Mar Mediterráneo
Mapa del Mar Mediterráneo. Imagen: Wikipedia

Características físicas del mar Mediterráneo

Las aguas del mar Mediterráneo se conectan con el Océano Atlántico a través del Estrecho de Gibraltar, ubicado entre España y Marruecos. A través del Canal de Suez, inaugurado en 1869, el Mediterráneo se une al Mar Rojo y al Océano Índico.

Con una superficie de 2,5 millones de kilómetros cuadrados, es el mar más grande del mundo. Su área está dividida en mares más pequeños, como el Egeo, el Adriático y el Mar Jónico. Con una profundidad mediade 1.400 metros, su punto más profundo se encuentra a 5.200 metros de profundidad, en la Fosa de Matapan en Grecia. Cerca de 70 ríos desembocan en el mar Mediterráneo entre los cuales destacan: el Nilo, el Po, el Ebro y el Ródano.

Las únicas conexiones marinas de este mar son con el océano Atlántico, a través del Estrecho de Gibraltar; y con el mar Rojo, a través del Canal de Suez. En general, sus aguas poseen temperaturas más altas como consecuencia del calor proveniente del desierto del Sahara.

Sus aguas son calentadas por las masas de aire cálidas y secas provenientes del desierto del Sáhara. Por la influencia de su maritimidad, en las regiones costeras predomina el clima mediterráneo. El clima mediterráneo está marcado por dos estaciones bien definidas: veranos cálidos y secos e inviernos suaves y húmedos.

Al estar en una zona de encuentro entre la placa de Eurasia y la placa africana, la región sufre los efectos de la actividad tectónica, con la presencia de terremotos y volcanes.

Países bañados por el Mediterráneo

En Europa, los países bañados por el Mediterráneo son España, Francia, Mónaco, Italia, Malta, Eslovenia, Croacia, Bosnia, Hezergovina, Montenegro, Albania, Grecia y Turquía. En Asia, Siria, Líbano, Israel y Palestina; y en África, Egipto, Libia, Túnez, Argelia y Marruecos.

El Mediterráneo alberga mares más pequeños como Baleares, Tirreno, Jónico, Adriático, Egeo, Mármara y Negro.

El ritmo de evaporación es muy intenso, lo que hace que el mar pierda mucha agua, por esta razón las aguas del Atlántico restablecen el volumen perdido

Aspectos económicos del mar Mediterráneo

El Mediterráneo es la ruta de muchos barcos comerciales para conectar importantes puertos del Norte de África, Asia Central y el sur de Europa. Además, cruzan el Mediterráneo muchos barcos turísticos en virtud de la intensa actividad turística en la región, donde destacan las islas griegas, Ibiza, Menorca, etc.

A orillas del mar Mediterráneo se plantan olivos, viñedos, trigo y varios otros productos que se benefician de sus características climáticas.

Alrededor del 20% del territorio del Mar Mediterráneo está destinado a la extracción de petróleo y gas natural. Las reservas del Mediterráneo representan el 4,6% de las reservas mundiales de petróleo.

Cuestiones medioambientales

La intensa actividad humana en el mar Mediterráneo durante miles de años ha llevado a la degradación ambiental de sus aguas.

El mar Mediterráneo es el mar más contaminado del mundo por la actividad petrolera y la expansión de la extracción de petróleo y gas natural en los últimos años amenaza la biodiversidad en la región, que abrigaba cerca de 5% de las especies del planeta, entre vegetales y animales.

Isla de Lesbos, Grecia
Isla de Lesbos, Grecia. Imagen de Wi Pa en Pixabay

Cuestiones sociales y humanitarias

Con las guerras en Oriente Medio y África, un número creciente de personas se arriesgaron a cruzar el peligroso mar Mediterráneo en barcos improvisados con el objetivo de llegar a Europa.

Según estimaciones de las Naciones Unidas, al menos 33.761 personas murieron o desaparecieron tratando de cruzar entre 2010 y 2017. La ola migratoria de los últimos años es la más grande vivida por Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

La llegada de los inmigrantes ha provocado diversas manifestaciones en Europa en cuanto a la necesidad de ofrecer ayuda humanitaria a estas personas. Mientras tanto, los gobiernos de los países costeros como Italia, Grecia y España cobran a la Unión Europea la responsabilidad compartida de recibir a los inmigrantes. Como respuesta, los movimientos xenófobos y nacionalistas han vuelto a crecer en Europa.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad