Mapa fisico de España

Situación de la Península Ibérica

En la zona templada del hemisferio norte (es decir, las sedes coordenadas son Latitud Norte), atravesada de norte a sur por el Meridiano 0º de Greenwich (la mayor parte en Longitud Oeste, a menos de Baleares, Cataluña y una pequeña parte de Aragón y Valencia) parte), la Península Ibérica está situada en el punto más occidental de Europa y tiene forma de una piel de toro extendida al sol, según la descripción del geógrafo griego Estrabón (hace 2.000 años). La posición en el extremo sureste europeo resta posibilidades al comercio con Europa y los Pirineos han sido una barrera natural. Por el sur, sólo 14 kilómetros la separan de África en el estrecho de Gibraltar que cierra el mar Mediterráneo haciéndola un mar interior de importancia estratégica en la navegación.

Imagen del mapa fisico de españa

Imagen del mapa fisico de España

Características del relieve peninsular

– Presenta cuatro rasgos fundamentales:
• La forma maciza determinada determinada por el trazado rectilíneo de las costas que ofrece pocos refugios a la navegación.
• La elevada altitud media debida a la extensa meseta de La Meseta y la multitud de sierras interiores y exteriores que presenta.
• La disposición periférica del relieve que impide la influencia del mar y conlleva cierta continentalidad climática en las tierras del interior.
• La diversidad geológica y climática en unidades naturales bien diferenciadas por sus paisajes.

Mapa relieve peninsular

Mapa relieve peninsular

La formación geológica del relieve peninsular

Era Primaria o Paleozoica

Las primeras tierras peninsulares emergieron del mar para formar el antiquísimo macizo granítico gallego. Hace unos 250 millones de años, durante la Era Primaria, los estratos depositados en el fondo marino comenzaron a plegarse lentamente debido a la elevada temperatura de la corteza terrestre durante la orogenia herciniana formando importantes sistemas montañosos (Macizo Hespérico) que, al ser atacados largamente por la erosión, quedaron arrasados formando zócalos aplanados de materiales rígidos procedentes de rocas metamórficas silíceas, muy duras (pizarras, granitos, cuarcitas, etc.).

Era Secundaria o Mesozoica

Los relieves hercinianos fueron erosionados, transportados y sedimentados (en fondos marinos próximos al zócalo silícico) por el agua y el viento, formando estratos de materiales gruesos (conglomerados de guijarros cementados por materiales calcáreos) y de otros más finos, o fangosos, que flotan en el agua (como gres, margas y arcillas). También había depósitos de restos de animales marinos que acabaron formando rocas calcáreas.

Era Cenozoica

Esta Era comprende el Terciario (época en que un meteorito comportó el cambio climático que, entre otras consecuencias hizo desaparecer a los dinosaurios) y el Cuaternario (donde se ha de distinguir entre Pleistoceno o época de las glaciaciones y el Holoceno que es el período actual con mejores condiciones climáticas para la vida). Las múltiples colisiones y roturas ocasionaron movimientos orogénicos que, a lo largo de millones de año, cambiaron el relevo hasta llegar al aspecto actual fruto del rejuvenecimiento de los antiguos relieves hercinianos ya que la orogenia alpina no pudo plegar los viejos zócalos hercinianos debidos a su dureza y resistencia, por lo que se fracturaron, hundir o dislocar formando los principales mesetas, cordilleras y depresiones de la Península Ibérica y de todo el mundo.

Durante la era Terciaria, la Meseta Norte quedó más elevada que la Meseta Sur, mientras se formaban fallas escalonadas, depresiones profundas y huertos (elevaciones o mesetas) que dieron como resultado la formación del Sistema Central, los Montes de Toledo, el Macizo Galaicolleonés, parte de la Cordillera Cantábrica y Sierra Morena. Los materiales sedimentarios depositados en los márgenes de los zócalos hercinianos, más nuevos y menos rígidos, se plegaron formando el Sistema Ibérico y la parte oriental de la Cordillera Cantábrica. Mientras la colisión entre placas formaron los relieves exteriores a la Meseta, es decir, Pirineos, Cordilleras Béticas y Cordilleras Litorales Catalanas.

Al iniciarse el Cuaternario (hace 1,8 millones de años) la acción de los ríos y de los glaciares provocó la erosión de los relieves alpinos del Terciario dando lugar a la depresión del Ebro y la del Guadalquivir, así como la sedimentación y el relleno de zonas bajas situadas entre montañas y formando llanuras litorales en lugares de aguas poco profundas.

La meseta: cordilleras interiores y bordes montañosos

Meseta española

Meseta española

La Meseta

Es la unidad principal del relieve español, ocupa la parte central peninsular y durante el movimiento alpino quedó fracturada en dos grandes bloques:
• Submeseta Norte, atravesada de este a oeste por la cuenca fluvial del Duero, con altitud media entre los 800 y los 850 m, entre la Cordillera Cantábrica, el Sistema Central y el Sistema Ibérico.
• Submeseta Sur, formada por dos mesetas atravesados por los Montes de Toledo, de una altitud media entre los 500 y los 700 metros, está limitada al norte por el Sistema Central, al sur por Sierra Morena y cerrada al este por el Sistema Ibérico.

Unidades relacionadas con la Meseta

Podemos encontrar varias unidades de relieve:
• El antiguo zócalo paleozoico sólo aflora en la parte occidental de la Meseta entre Zamora, Salamanca, Extremadura y Portugal.
• Las cuencas sedimentarias se encuentran por el lado oriental donde se formó una cubierta calcárea por la acumulación de restos orgánicos que, a veces, queda solapada por los sedimentos fluviales.
• Las cordilleras interiores de la Meseta que se formaron en el Terciario durante el movimiento alpino.
• Los bordes montañosas de la Meseta también se formaron durante el plegamiento alpino.

Las cordilleras interiores de la Meseta

Son los Sistema Central y los Montes de Toledo.
• El Sistema Central divide la Meseta en dos mitades y está formado por diferentes sierras: Somosierra, Guadarrama, Gredos (Almanzor, 2.592 m), Gata y la Serra da Estrela (Portugal).
• Los Montes de Toledo dividen la submeseta sur y hacen de divisoria entre el Tajo y el Guadiana. Se trata de un conjunto de sierras de altitudes modestas: Guadalupe (Las Villuercas, 1601 m), Montánchez y San Pedro.

Los bordes montañosos de la Meseta

Las cordilleras principales que la rodean son:
• El Macizo Galaicolleonés corresponde a un fragmento del relieve peninsular más antiguo y comprende el macizo gallego (Manzaneda, 1778 m), las sierras del oeste asturiano, los Montes de León (Teleno, 2188 m) y las sierras de Cabrera y Segundera.
• La Cordillera Cantábrica se caracteriza por su asimetría entre la parte occidental (asturiana) más elevada con los Picos de Europa (Torre Cerredo, 2648 m) y la parte oriental o cantábrica donde las cumbres pierden altitud en dirección a los Montes Vascos (Aitzgorri, 1544 m).
• El Sistema Ibérico bordea la meseta de noroeste a sureste, distinguiéndose dos sectores: el norte que separa la Meseta de la depresión del Ebro, con un sistema de fallas con huertos elevados que forman las sierras de la demanda, Picos de Urbión y Moncayo (2313 m) y el sur que aísla la Meseta de la costa mediterránea con sierras como los Montes Universales, Serranía de Cuenca, Albarracín, Javalambre (Cerro Calderón, 1839 m), Gúdar (donde nace el Mijares ) y el Maestrazgo (Penyagolosa, 1813m).
• Sierra Morena constituye el borde meridional de la Meseta que se comunica con Andalucía por el paso de Despeñaperros, con relieves escarpados a las sierras de Madrona (Bañuelo, 1323 m), Pedroches y Alcúdia. Su nombre tan particular le viene del color de sus materiales.

Las cordilleras exteriores en la meseta

Imagen de los Pirineos

Imagen de los Pirineos

Los Pirineos

Forman una alineación continua de montañas desde el Golfo de Vizcaya hasta el Cabo de Creus presentando una estructura compleja con los Pirineos axiales o centrales (con las altitudes más importantes como el Aneto, 3404 m, Maladeta, Monte Perdido y la Pica de Estados), donde la parte central está formada por materiales hercinianos elevados al plegamiento alpino y restos de glaciares, y el Prepirineo de menos altitud y formas más suaves.

Las Cordilleras Litorales Catalanas

Están separadas de los Pirineos por una serie de fallas y terrenos volcánicos, formando dos hileras separadas por valles como son la Cordillera Prelitoral que presenta las mayores altitudes en el Montseny (Cerro del Hombre, 1706 m) y la cordillera Litoral que tiene un desarrollo escaso.

Las Cordilleras Bèticas

El sistema bético está formado por dos cordilleras separadas por depresiones colmatada de sedimentos terciarios y cuaternarios que, debido a la aridez, dan lugar a un paisaje de badlands (forma de las rocas arcillosas para el encaje de una red de barrancos estrechos, profundos y cercanos, separados por crestas más o menos agudas):
• Penibética situada cerca de la costa con el pico más elevado de la península (Mulhacén, 3482 m).
• Subbética se extiende desde el peñón de Gibraltar hasta el cabo de la Nao, destacando las sierras de Cazorla, Segura, Sagra y Mágina.

Las depresiones exteriores en la meseta

La Depresión del Ebro

En una momento inicial era ocupada por el mar hasta cerrarse formando un lago que fue llenándose de materiales continentales aportados por los ríos, por los afluentes y, principalmente, por el Ebro que transcurre hasta el mar Mediterráneo donde forma un delta muy extenso con los aluviones aportados durante miles y miles de años desde todas las tierras encajadas entre los Pirineos, el Sistema Ibérico y las sierras litorales catalanas.

La Depresión del Guadalquivir

Se extiende entre el borde escarpado de Sierra Morena y las Cordilleras Béticas y también fue lago antes de rellenar a de sedimentos de materiales arcillosos aportados por el río Guadalquivir y todos los afluentes de su cuenca, quedando amplias zonas de humedales pantanosos con dunas formadas por los vientos de procedencia atlántica (Doñana).

Flamencos y muchas otras especies animales conviven en Doñana

Flamencos y muchas otras especies animales conviven en Doñana

El relevo del litoral peninsular

Las costas atlánticas

Entre todas distinguimos:
• Cantábrica donde predominan las formas altas y rectilíneas, con playas y llanuras escasas, con rías cortas y estrechas como resultado de valles excavados por la erosión fluvial.
• Gallega que de la Estaca de Bares y el cabo Ortegal (uno de los puntos más septentrionales de la Península) hasta la frontera portuguesa con rías bajas y altas que llegan a penetrar hasta los 35 kilómetros tierra adentro.
• Atlántica andaluza entre la frontera portuguesa y el peñón de Gibraltar, es decir, entre Huelva y Cádiz, formada por aluviones de los ríos que han construido llanuras costeras con poco oleaje donde el viento forma dunas y la acción de las corrientes marinas flechas y cordones litorales de arena.

Las costas mediterráneas

El litoral mediterráneo se constituido por una serie de costas bajas y rectilíneas donde distinguimos playas, calas, albuferas y tómbola repartidos entre:
• Costa de Andalucía y Murcia, desde Gibraltar hasta el Cabo de la Nao, formada por los relieves montañosos de las Cordilleras Béticas con algunos campos de dunas y albuferas (Mar Menor).
• Golfo de Valencia hasta el delta del Ebro con una llanura costera formada tras los últimos movimientos orogénicos donde se alternan playas, marismas, albuferas y Tómbola (Peñíscola, Peñón de Ifach).
• Litoral catalán, hasta la costa francesa, con relieves diferentes como deltas (Ebro, Llobregat, etc.), llanuras litorales con playas arenosas, costas acinglerades y costas abruptas (Costa Brava).

Playa en el Mediterráneo

Playa en el Mediterráneo

Los relieves insulares: Baleares y Canarias

El archipiélago balear

Las islas de Mallorca, Ibiza y Formentera son fragmentos emergidos de la cordillera Subbética, donde destaca la Sierra de Tramuntana (Puig Major, 1445 m) y la Sierra de Levante. El relieve de Menorca, en cambio, está relacionado con la cordillera litoral catalana en la parte norte de la isla. Cabrera es muy pequeña, pero los griegos llamaron Pitiusas sólo en las islas de Ibiza y Formentera, así como los islotes que las rodean.

El archipiélago canario

Las islas Canarias se formaron al plegamiento alpino al romper las primeras placas tectónicas situadas en el fondo marino y elevarse gran cantidad de materiales volcánicos que las formaron al mismo tiempo que emergieron otras islas volcánicas, como las Azores o Islandia.

El Teide

El Teide

El Teide (3718 m), cima más elevada de España, es un volcán activo y en la isla del Hierro aún hay población desplazada por la actividad volcánica de los últimos años, también hay noticias de gran actividad volcánica en Lanzarote en el siglo XVIII (1736) que obligó a los habitantes a evacuar la isla. Los relieves volcánicos canarios ofrecen una gran diversidad de formas: conos volcánicos, calderas, rocas, barrancos, coladas, acantilados y playas de arena negra.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad