Los grandes biomas

Se puede definir un bioma como al conjunto de plantas y animales de aspecto uniforme, controlado climáticamente y que ocupan un área geográfica amplia. Los grandes biomas que se van a tratar en este capítulo son los oceánicos, dulceacuícolas y terrestres, teniendo en cuenta que todos ellos se rigen por las leyes ecológicas ya explicadas en esta obra.

praderas de Posidonia

Las praderas de Posidonia, formas de vida bajo la superficie marina. Mientras que las algas se fijan con grapas, la Posidonia oceanica utiliza profundas raíces para agarrarse en el sedimento, ya que es sin duda una plantas. © Ondablv, Flickr, Creative Commons by-nc-2.0

Los vegetales oceánicos

El grupo vegetal predominante en este ambiente es el de las algas. Las verdes son más abundantes en los trópicos, mientras que las pardas es precisamente en esas zonas donde se encuentran peor representadas; las rojas son también abundantes en aguas tropicales y son las que viven a mayores profundidades (hasta 30 m.); las diatomeas pueden localizarse en cualquier lugar, desde sobre un objeto flotante hasta en el plancton; otros crisófitos y los pirrófitos resultan muy comunes en el plancton.

Los hongos, principalmente ascomicetos y deuteromicetos, son relativamente abundantes en la materia orgánica en descomposición, pudiéndose localizar a cualquier profundidad.

Los briófitos, pteridófitos y gimnospermas están cornpletamente ausentes de las aguas oceánicas y de las angiospermas únicamente se presentan unos pocos géneros pertenecientes a las monocotiledóneas.

Vegetales de agua dulce

Entre los biomas de agua dulce hay que diferenciar los de aguas corrientes de los de aguas estancadas, pues al ser sus características distintas, los vegetales que los ocupan también lo son. Así, en los de agua corriente (ríos) existe un continuo aporte de materia orgánica procedente de las comunidades terrestres, y los vegetales que allí viven deben poseer unos buenos sistemas de fijación; en los de agua estancada (estanques y lagos) las plantas enraizadas suelen presentarse junto a las orillas y emer gen de la superficie del agua, mientras que las zonas centrales suelen estar ocupadas por plancton. Tanto las algas como las angiospermas son los grupos más abundantes, los hongos están medianamente representados y los briófitos son muy escasos.

Los biomas terrestres

Existen numerosas clasificaciones de la vegetación que se extiende por la superficie del globo; aquí únicamente se van a nombrar las más importantes:

* Bosque tropical lluvioso: Contiene más especies de animales y vegetales que el resto de los biomas juntos, pero cada especie está representada por un número pequeño de individuos.

El factor limitante es la luz, ya que es poca la que consigue llegar al suelo. No existe una estación seca marcada, aunque sí pueden establecerse diferencias entre los niveles de precipitación en los distintos meses; aquella se encuentra entre los 200 y 400 centímetros de lluvia por año.

Las especies más numerosas son las de tipo leñoso, tanto las lianas trepadoras como las epífitas (plantas que crecen sobre otras plantas), ya que ésta es la única forma de situarse en el estrato superior del bosque y alcanzar la mayor cantidad de luz posible.

Las especies arbóreas son muy numerosas, pueden alcanzar alturas de hasta 40-60 m. y presentan un aspecto muy homogéneo (con ramificaciones únicamente cerca de la copa, hojas grandes y coriáceas, flores poco aparentes y raíces aéreas abundantes).

El estrato inferior a estos árboles suele estar ocupado por otros árboles en crecimiento o por especies arbóreas de menor talla. Ya en el suelo hay muy pocas plantas herbáceas debido a que es escasa la luz que llega a él y las que se presentan únicamente crecen en los claros o como epífitas.

El suelo tropical es muy pobre debido a las altas temperaturas, a su constante lavado por el agua de la lluvia y a que los restos orgánicos de animales y plantas son rápidamente degradados y no se acumulan. Estos suelos reciben el nombre de lateritas o tierras rojas. A pesar de su escaso rendimiento para el cultivo, en la actualidad se están quemando grandes zonas de estas selvas para utilizarlas agrícolamente, lo cual constituye un verdadero desastre ecológico, pues el bosque tropical corre el riesgo de desaparecer por completo de la Tierra a cambio de la consecución a corto plazo de unos pocos cultivos.

La mayor concentración del bosque tropical lluvioso se extiende por la cuenca del Amazonas en Sudamérica y continúa por la zona costera de Brasil, América central, este de México y algu nas de las islas Antillas. En Asia se extiende desde Sri Lanka y el este de la India hasta Tailandia, Filipinas, Malasia y una estrecha banda en la costa nordeste de Australia. En África se prolonga desde la cuenca del río Congo hasta la costa occidental de Liberia.

* Sabana: Es la comunidad vegetal que aparece al degradarse el bosque tropical. Su régimen de lluvias es de unos 90-150 centímetros por año y existe una estación seca marcada. La fluctuación entre las temperaturas medias mensuales es amplia.

En este bioma la vegetación arbórea se encuentra muy dispersa y formada por árboles caducifolios que pierden la hoja en la estación seca y aprovechan ese momento para florecer. Suelen tener la corteza gruesa, abundantes espinas y están bien ramificados. Raramente alcanzan alturas superiores a los 15 m.

El sotobosque es muy abundante al no faltar la luz y está formado principalmente por gramíneas o cualquier otro tipo de hierbas perennes. También abundan las plantas bulbosas, mientras que las herbáceas anuales y los epífitos son rarísimos.

La sabana se extiende por grandes zonas de África oriental y por los bordes de los bosques tropicales lluviosos. Características muy comunes presentan los bosques monzónicos del sudeste asiático, que tienen una época de grandes lluvias cuando el monzón sopla desde el océano al interior, pero que también presentan una época de total sequía en la que los árboles, generalmente bajos y espinosos, pierden las hojas.

* Desierto: Se caracteriza por sus enormes fluctuaciones de temperatura del día a la noche y por su escaso régimen de lluvias, que no suele superar los 10 cm. anuales.

Las plantas más difundidas son las de carácter anual que aprovechan la caída de la lluvia para crecer rápidamente, florecer y producir semillas, que resistirán en el suelo hasta las siguientes lluvias, durante las cuales germinarán.

Las plantas perennes son muy escasas, perteneciendo generalmente al grupo de las bulbosas (están en letargo la mayor parte del año) y al de las suculentas. Estas han desarrollado una serie de adaptaciones para perder la menor cantidad de agua posible (hojas pequeñas y coriáceas, generalmente caducas o transfor madas en espinas, y tallos que acumulan agua y pueden realizar la fotosíntesis).

Los pocos arbustos que aparecen tienen las raíces muy extendidas para captar la mayor cantidad posible de agua del suelo y los árboles quedan limitados prácticamente a las orillas de charcas y arroyos.

Los grandes desiertos se localizan hacia el interior de los continentes y alrededor de los 30º de latitud N y S. Ocupan buena parte de Africa septentrional y meridional, el Próximo Oriente, el oeste de América del Norte y del Sur y el 44 por 100 del continente australiano.

* Pradera: Formación que incluye una gran variedad de comunidades vegetales y que es la resultante de la degradación del bosque o del desarrollo del desierto.

Se caracteriza por una vegetación dominante de gramíneas, plantas cespitosas y otras hierbas de carácter perenne. Las especies más comunes varían dependiendo de la cantidad de lluvia (hierbas altas en regiones húmedas y más bajas en las secas). Las plantas anuales aparecen raramente.

La pradera tiene una gran importancia económica para el hombre, pues tradicionalmente ha sido explotada con fines agrícolas o para pasto del ganado.

Las grandes praderas se extienden generalmente por el interior de los continentes.

* Bosque caducifolio templado: Esta formación se extiende por las regiones de clima benigno, con inviernos suaves y lluviosos y un régimen de precipitaciones comprendido entre los 75 y 250 cm. al año.

Las especies arbóreas que lo forman tienen la particularidad de perder las hojas durante el invierno y reducir su actividad vegetativa durante esa época. Es precisamente a finales del invierno y principios de la primavera cuando aparecen en el suelo del bosque las plantas anuales herbáceas, ya que la luz les llega sin ninguna dificultad; cuando las hojas de los árboles comienzan a crecer, estas plantas ya han producido semillas.

En el sotobosque, más abundantes que las plantas anuales son las perennes, pues poseen órganos de reserva que les permiten crecer muy rápidamente cuando el estrato arbóreo se encuentra sin hojas y las condiciones son favorables.

Los bosques caducifolios se extienden casi exclusivamente por el hemisferio norte, ocupando diversas regiones de América del Norte, Europa y Asia.

* Bosque mediterráneo: No considerado por algunos autores como un bioma con entidad propia, esta formación vegetal está condicionada por un clima de veranos muy cálidos y secos e inviernos templados, y por unas precipitaciones que se producen en otoño y primavera.

Predominan los árboles y arbustos perennifolios y adaptados a la sequedad (hojas pequeñas y a menudo vellosas). También son comunes las plantas aromáticas, las anuales y las que pre sentan órganos de reserva como bulbos o tubérculos.

Esta formación esclerófila se extiende por la cuenca del Mediterráneo, gran parte de California, zona costera central de Chile y algunos tramos de la costa sur y sudoeste de Australia. Como ocupa regiones que han sido pobladas por el hombre desde muy antiguo, en la actualidad resulta difícil encontrar un bosque mediterráneo en toda su plenitud, siendo más común el matorral al que ha dado origen en su proceso de degradación (maquis o garriga en Europa y chaparral en California).

* Taiga o bosque de coníferas: Formación vegetal característica de zonas con inviernos muy fríos y durante los cuales persiste una capa de nieve. Las mayores precipitaciones se produ cen en verano, mientras que durante el invierno la humedad del aire es muy baja. Son comunes en estas zonas los lagos, pantanos y turberas.

Las especies dominantes son las coníferas del tipo de piceas, tsugas, abetos y pinos; en las zonas más húmedas aparecen sauces y abedules. Las herbáceas perennes son también numerosas, los arbustos relativamente frecuentes y las plantas anuales casi no se presentan.

La taiga se extiende sobre grandes extensiones de Rusia, norte de Europa y Norteamérica. En su límite septen trional va dejando paso progresivamente a la tundra. mientras que en la meridional lo hace al bosque caducifolio templado o a la pradera.

* Tundra: Esta formación vegetal aparece en regiones donde el hielo es permanente en unos pocos centímetros superficiales, y las precipitaciones son menores de 25 cm. por año, aunque gran parte de este agua es retenida en las capas superficiales del suelo. La evaporación se produce lentamente y, por tanto, el sustrato resulta bastante húmedo. La temperatura media está por en cima del punto de congelación, por lo menos, durante un mes al año.

En la tundra no existen árboles ni plantas leñosas grandes, casi no hay especies anuales, pero sí una gran variedad de perennes. Son comunes los líquenes.

Este bioma se extiende principalmente por el círculo polar ártico, estando más desarrollado en el norte que en el sur del planeta. Ocupa grandes extensiones de Eurasia y Norteamérica.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad