Líquenes

Son vegetales formados por la asociación íntima de algas y hongos, de forma que el talo resultante es diferente al de cualquiera de los organismos de los que procede. La mayoria de los hongos que intervienen en la formación de los líquenes son Ascomicetos y unos pocos son Basidiomicetos. Las algas pertenecen al grupo de las Cianofitas o al de las Clorofitas. En cualesquiera de los casos se establece una simbiosis en la que las células del alga aportan sustancias orgánicas sintetizadas por ellas mismas y el hongo suministra la humedad necesaria para la realización del proceso.

Los líquenes son los primeros vegetales que colonizan cualquier suelo y están extendidos por todos los hábitat naturales desde las regiones desérticas cálidas a las zonas polares.

Morfología del talo en los líquenes

Externamente el talo puede adquirir formas muy diversas, desde una estructura costrosa a otra foliácea (en forma de hoja) o a otra fruticulosa (se levantan del sustrato y crecen erectos). La coloración también varía del blanco al negro, pasando por el verde, amarillo, anaranjado y rojo.

En cuanto a su estructura interna, las especies menos complicadas presentan un talo formado por hifas del hongo que engloban las células del alga. En los casos más complicados existe una capa cortical superior formada por hifas del hongo situadas paralelamente y con las células del extremo más cortas y con las paredes gruesas (forman un pseudoparénquima). Por debajo aparece una capa de hifas que se entrelazan sin orden y que engloban a las células del alga o gonidios. Siguiendo hacia abajo se encuentra una capa o médula integrada por hifas sueltas.

estructura de los líquenes

Distintas estructuras internas que pueden presentar los líquenes.

En la cara inferior suele encontrarse el mismo pseudoparénquima que en la superior. En el caso de los líquenes foliáceos también aparecen por la cara inferior una o varias hifas unidas (rizoides) que unen el conjunto del liquen al sustrato. En algunas especies, la cara superior del liquen aparece interrumpida por un poro respiratorio, que deja al exterior las hifas de la médula y que ayuda a la entrada de aire. En otros casos, la superficie se interrumpe y se forma un órgano denominado isidio, en cuya constitución entra el pseudoparénquima, las hifas y los gonidios; estos isidios a veces se desprenden y originan un liquen nuevo.

También hay especies en las que aparecen protuberancias formadas por un conjunto de hifas que aprisionan algas distintas de las que constituyen el liquen y que, la mayoría de las veces, permanecen unidas y dan lugar a una especie de talo que no llega a desarrollarse y recibe el nombre de cefalodio.

La reproducción en los líquenes

La reproducción asexual vegetativa se lleva a cabo por fragmentaci ón del talo o por la formación de soredios. Estos son partículas constituidas por hifas de la médula que engloban gonidios. Estos soredios pueden aparecer por todo el talo o en un lugar determinado y al crecer empujan la corteza superficial, rompiéndola y saliendo al exterior; allí originan un nuevo liquen.

Forma de reproducción asexual más común en los líquenes por soredios

Forma de reproducción asexual más común en los líquenes: por soredios

La reproducción sexual la lleva a cabo el hongo mediante la formación de ascocarpos idénticos a los que presentan los hongos no liquénicos. La única diferencia existente entre ambos es que los ascocarpos del liquen suelen ser persistentes y producen esporas durante varios años seguidos.