La epopeya de Gilgamesh

Según la tradición sumeria, alrededor de 2500 a. C. la ciudad de Uruk habría sido gobernada por un legendario rey llamado Gilgamesh. Sobre él se han creado muchas leyendas, transmitidas de forma oral y después escrita en forma de poema.

Este poema, llamado hoy de la epopeya de Gilgamesh, es el más antiguo texto literario conocido. Fue encontrado en 1872 por el arqueólogo inglés Georg Smith entre los restos de la biblioteca de Nínive.

Gilgamesh habría sido el quinto rey de la primera dinastía que gobernó la ciudad de Uruk después del diluvio, habiendo reinado por 126 años. En el poema se describe como un ser 2/3 dios y 1/3 hombre, pues su madre era una diosa, Gilgamesh heredó de su madre la belleza, la fuerza y la inquietud, y de su padre la inmortalidad. La tragedia del poema es el conflicto entre los deseos de dios y el destino del hombre.

Su compañero en la epopeya es Enkidu, un ser creado entre los animales salvajes, que lo ayuda en sus luchas contra monstruos y dioses. La gran amistad entre Gilgamesh y Enkidu, tiene inicio con una lucha cuerpo a cuerpo en Uruk, es el eslabón que conecta todos los episodios de la historia.

El texto a continuación es parte del poema épico de Gilgamesh, el famoso rey de Uruk, en Mesopotamia.

Este poema es una mezcla de aventura, enseñanza de la moral y tragedia. Gilgamesh puede ser considerado el primer héroe trágico de la literatura mundial. Existen fuertes evidencias de que fue escrito 4 mil años atrás. La versión que nos ha llegado es del siglo VIII a. C., de la biblioteca de tablillas de arcilla de Asurbanipal, el gran rey asirio, descubierta a mediados del siglo XIX.

Hablamos de la epopeya de Gilgamesh

Hablamos de la epopeya de Gilgamesh

Gilgamesh, el rey de Uruk

Oh! Gilgamesh, el señor de Kullab, grande es vuestra gloria. Este fue el hombre que conoció todas las cosas; él es el rey que conoció a los países del mundo.

Él era sabio, vio los misterios y conoció las cosas secretas, nos ha hablado de la historia de los días antes del Diluvio.

Él hizo un largo viaje, estaba muy cansado, agotado de tanto trabajar y, cuando volvió, descansó; y grabó en una piedra de toda la historia.

Cuando los dioses crearon Gilgamesh, le dio un cuerpo perfecto Shamash, el glorioso Sol, le dio la belleza; Adad, el dios de la tormenta, le dio el coraje; los grandes dioses hicieron tan perfecta su belleza, que superaba a todas las demás. Los dioses lo han hecho dos tercios dios y un tercio humano.

En Uruk él construyó los muros de la ciudad (…) y el templo de la diosa Eanna (…)

Traducido de SANDARS, N. K. The epic of Gilgamesh. An English version with an introduction. Harmondsworth, Middleessex, Penguin Books, 1968. p. 59

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad