Historia del Castillo de Sigüenza

El “Castillo de Sigüenza” (en castellano, “Castillo de Sigüenza”), también conocido como el “Castillo de los Obispos de Sigüenza”, se localiza en el municipio de Sigüenza, provincia de Guadalajara, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, en España.

La primitiva ocupación de la zona se remonta a los Celtíberos, que se asentaron en la margen derecha del río Henares en los últimos siglos antes de Cristo. En el siglo V los visigodos construyeron una pequeña fortaleza en una posición dominante sobre la población.

En el contexto de la invasión musulmana de la península y de las luchas por la reconquista cristiana de la región, en el principio del siglo VIII, los musulmanes construyeron una alcazaba de mayores dimensiones, para la defensa de la región frente a los ataques de los reinos de León y Castilla. Esta defensa vendría a ser complementada por una cerca amurallada, que definió el espacio de la medina.

En 1124 esta área fue definitivamente reconquistada a los almorávides para el Reino de Castilla, por las mesnadas del arzobispo de la Diócesis de Toledo, Don Bernardo de Agén (c. 1080-1152), de la Orden de Cluny. Desde entonces, el pueblo y su castillo pasaron a constituir el señorío de los obispos de Sigüenza.

En 1298, el castillo fue tomado por sorpresa por los partidarios del infante D. Alfonso de la Cerda (1270-1333), aspirante al trono de Castilla, durante la campaña en contra de Fernando IV de León y Castilla (1295-1312), el rey-niño. Los ladrones fueron desplazados por los vasallos del obispo García Martínez, después de incendiar las puertas del castillo.

En el inicio del siglo XIV, el obispo Don Simón Girón de Cisneros hizo construir la puerta nueva, defendida por dos torres gemelas, orientada a la ciudad y, en 1355, Pedro I de Castilla (1350-1369) se apoderó del castillo desterrando su obispo, D. Pedro Gómez Barroso, y encarcelando en una de las torres de la esposa que repudió, la reina Blanca de Borbón (1339-1361) para evitar que fuera utilizada como apoyo a los nobles que la deseaban en el trono. Habiendo llegado aquí en el año 1355, ya casada, con tan sólo 16 años de edad, permaneció confinada hasta 1359. Aunque vendría a ser asesinada a los 22 años de edad.

Durante el siglo XV, sirvió como refugio frente a los ataques efectuadas por el Reino de Navarra durante la Guerra de los Infantes de Aragón. En la época, el obispo Don Fernando Luján (1449-1465) ordenó que todos los habitantes de Sigüenza acudieran armados a las murallas ante el tacto de la rebaja de las campanas, bajo pena de confiscación de sus bienes. Con la muerte de Luján en 1465, Diego López de Madrid, fue nombrado obispo sin la aprobación papal, y se fortificó en el castillo. Aunque el papa no lo reconociera en el cargo, López de Madrid resistió durante tres años, al cabo de los cuales la fortificación no fue tomada por la fuerza de las armas, sino por la traición de un siervo.

López de la Madrid fue sucedido por el Cardenal Mendoza (1428-1495) que, como primer obispo de Sigüenza, mandó levantar la gran barbacana que defiende las puertas y amplió la capacidad de la fortificación para un recorte de 1.000 soldados y 400 caballos.

En los siglos siguientes, el castillo-palacio de Sigüenza fue ampliado y modificado con nuevos espacios, como la llamada Sala del Trono, y de otras, rasgando las grandes ventanas y la instalación se balcones. Al final del siglo XVIII el obispo Don Juan Díaz de la Guerra (1777-1800) hizo hincapié en el carácter palaciego del conjunto, con la instalación de oficinas y viviendas para los sirvientes. El castillo-palacio sirvió como residencia a casi todos los reyes de Castilla, cuando paso por la ciudad.

En el contexto de la Guerra de Sucesión Española (1701-1714) en 1710 fue utilizado como cuartel general por el archiduque Carlos de Austria, pretendiente a la corona de España. Partidarios de los Austrias y de los Borbones se alternaban la posesión del castillo-palacio, sin que este haya sufrido daños.

Con el estallido de la Guerra de la Independencia (1808-1814), en 1808, el conjunto fue utilizado como cuartel general de las tropas francesas que lo despojaron de sus riquezas, y le causaron extensos daños.

Regresó a las manos de los obispos en 1827, y acogió al rey Fernando VII (1813-1833) y su séquito, cuando volvían del balneario de Solán de Cabras, donde buscaban solución a la esterilidad de la reina María Josefa Amalia, que también buscaron en la ciudad de Sigüenza, pidiendo la protección de Santa Librada.

La muerte de este soberano condujo a las Guerras Carlistas (1833-1876), momento en el que el castillo fue utilizado como plaza de la guerra por última vez, cuando aquí se refugió el general Carlista Ramón Cabrera y Griñón (1836).

Las instalaciones del castillo fueron destruidas por un violento incendio aún en la década de 1830, porque el inmueble fue abandonado.

Su último uso fue como cuartel de la Guardia Civil. Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) cuando fue destruido. En ruinas, sufrió depredación de sus elementos más valiosos, como cercas, azulejos, piedras de sillar, entre otros.

Bajo el régimen de Francisco Franco (1939-1975), se decidió recuperarlo. Después de una profunda intervención de conservación y restauración, iniciada en 1964 con base en antiguas plantas y documentos, en 1972, el Ministro de Turismo español otorgó al castillo-palacio la condición de Parador Nacional de Turismo.

Los trabajos de restauración del Castillo de Sigüenza se completaron en 1976 por el arquitecto José Luis Picardo (1919-2010), con recursos del Ministerio de Información y Turismo. La inauguración oficial tuvo lugar en 1978, con la presencia de Juan Carlos I de España (1975-2014) y de su esposa, la reina Sofía de Grecia.

 

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad