Historia del Castillo de Coca

El “Castillo de Coca” se encuentra en la localidad de Coca, provincia de Segovia, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, España.

Se encuentra en el exterior de la villa, en una terraza de una zona escarpada, en un meandro del río Voltoya, afluente del Eresma. Es considerado uno de los mejores exponentes de la arquitectura gótico-mudéjar español.

La villa perteneció a la Corona de Castilla hasta 1439, año en que fue cedida a Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana. Este, en 1451 cambió la villa de Saldaña con Alonso de Fonseca y Ulloa, obispo de Ávila y arzobispo de Sevilla.

En 1453, Alonso de Fonseca y Ulloa obtuvo de Juan II de Castilla la autorización real para levantar el castillo, aunque sus obras sólo hayan iniciado dos décadas más tarde.

En 1460, Ulloa cedió sus derechos a la villa a su hermano, Fernando de Fonseca, que ejerció hasta su muerte (1463). Alonso falleció en 1473, en el cargo de arzobispo de Sevilla, y la Coca llegó a ser heredada por su sobrino, Alonso de Fonseca, hijo de Fernando. Es a Alonso que se debe la construcción del castillo, a cargo del maestro de pedrería Alí Caro: un cuerpo central de planta cuadrada estableciendo un patio de estilo mudéjar, flanqueado por la imponente Torre del Homenaje.

Los trabajos estaban prácticamente concluidos en 1493 y, a partir de entonces, fue utilizado como residencia señorial y escenario de grandes fiestas, frecuentadas por importantes personalidades de la sociedad de la época, como por ejemplo el cardenal francés Jean Jouffroi, que había llegado a Castilla con la propuesta de matrimonio entre la Infanta Isabel (después de la reina) con el duque de Berry, de Guyena, hermano de Luis XI de Francia, y Beatriz de Bobadilla, marquesa de Moya.

En 1502, los Reyes Católicos aseguraron que, en el momento del fallecimiento de Alonso, el castillo pasa a manos de su hermano, Antonio Fonseca. Y, al año siguiente (1503), la reina Isabel decretó que los herederos de la villa de Coca sólo podrían ser varones, con lo que eliminó la posibilidad de que el castillo fuera heredado por una de las dos únicas hijas de Alonso. De este modo, en 1504, el castillo pasó a Antonio Fonseca, capitán de los Reyes Católicos, que hizo ampliar sus elementos defensivos. Estos vendrían a ser puestos a prueba más tarde, en el ataque del marqués del Cenete, que pretendía rescatar a su prometida, María de Fonseca, quien era retenida por su tío.

En 1512 trabajaban en el castillo maestros de pedrería de Sevilla, que, posiblemente, fueron los artífices de muchos de sus elementos decorativos. En 1521, el castillo sufrió el ataque de fuerzas comuneras en represalia por el incendio de Medina del Campo llevado a cabo por el propio Antonio de Fonseca; sin conseguir tomar el castillo, aunque los comuneros destruyeron el vecino castillo de Alaejos.

En 1645, las dependencias del castillo sirvieron como prisión para el duque de Medina Sidonia, acusado de haber querido proclamar rey de Andalucía. Posteriormente, a través de enlaces matrimoniales, el castillo llegó a ser propiedad de la poderosa Casa de Alba, en el que se mantiene hasta nuestros días.

A lo largo de su historia, el castillo contó con diversas reformas: las galerías del Patio de Armas (siglo XVI), la galería, entre la Torre del Homenaje y la de Pedro Mata (siglo XVII), y otras mejoras en 1715. Pero, a partir de 1730 el archivo fue trasladado a Madrid, y el castillo cayó en el abandono, siendo saqueado.

Finalmente, el castillo fue declarado como Monumento Nacional desde 1926, y clasificado como “Bien de Interés Cultural” desde el 3 de junio de 1931, bajo el n ° RI-51-0000878 en el catálogo de monumentos del Patrimonio Histórico de España.

En 1954 fue cedido al Ministerio de Agricultura, habiendo sufrido extensa campaña de restauración y reciclaje, entre 1956 y 1958, para albergar la Escuela de Capacitación Forestal.

En 1995 fue utilizado como escenario en tres de los 15 capítulos del concurso televisivo de TVE “La noche de los castillos”, aunque su interior no haya sido utilizado, sustituido por un escenario del suelo L-3 de los desaparecidos Estudios Buñuel-TVE.

Una maqueta a escala de este castillo se encuentra en el Parque temático del Mudéjar de Olmedo, y otra en el Minimundus, en Klagenfurt, en Austria.

 

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad