Guillermo de Occam: crisis de la Escolástica

La crisis de la Escolástica se va acentuando y culmina en el siglo XIV en la figura de Guillermo de Occam y su doctrina nominalista que pone en peligro el valor de la ciencia.

En esta época ya queda claramente establecida la separación radical de la Filosofía y la Teología, y, por consiguiente, la ruptura entre razón y fe, lo que constituye una anticipación del pensamiento moderno.

Vida y obra de Guillermo de Occam

Guillermo de Occam (1290-1349) ingresó en la orden de San Francisco y tomó parte activa en el movimiento intelectual de la época, criticando todos los sistemas filosóficos anteriores, el agustinismo, el tomismo, el aristotelismo y el escotismo.

Fue condenado por la autoridad eclesiástica acusado de hereje. Las obras que escribió versan sobre temas filosóficos, teológicos y políticos.

Entre sus obras de carácter filosófico destacan el Comentario a las sentencias, Cuestiones cualibetales y Compendio de toda la lógica.

Guillermo de Occam
Guillermo de Occam

El nominalismo

La doctrina de Occam constituye un sistema filosófico, coherente y ordenado, fundado sobre el nominalismo.

La norma directriz de la filosofía de Guillermo de Occam se establece sobre el principio de economía científica: no hay que multiplicar las realidades o entidades sin verdadera necesidad. Este principio ha sido llamado la navaja de Occam.

Imagen de Guillermo de Ockham de un vitral de un templo en Surrey De self-created (Moscarlop) – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5523066

La base fundamental de su filosofía es la solución nominalista al problema de los universales.

Guillermo de Occam considera que sólo existe lo individual, mientras que las cosas generales, los universales no existen, tan sólo son términos que simbolizan las cosas individuales y que tienen un valor lógico.

De esta forma, Guillermo de Occam concluye que el único conocimiento científico, con valor real, que versa sobre lo singular es el conocimiento intuitivo, el conocimiento obtenido por medio de los sentidos y a través de la experiencia.

Luego no podemos tener un conocimiento cierto y seguro de la existencia de objetos que trascienden la experiencia.

Por lo tanto, no podemos conocer con certeza la existencia de Dios. El único modo de conocer a Dios es por la fe y la revelación (fideísmo).

Guillermo de Occam establece así una separación radical entre la razón y la fe.

Mas informacion sobre este tema