Glándulas lagrimales: 3 funciones e importancia

Las glándulas lagrimales, situadas en el borde súpero-exterior de la órbita, son del tipo túbulo-alveolar compuestas y son responsables de la producción de la mayor parte de la lágrima. Desemboca entre 8 y 10 canales en el fondo del saco superior, formado por la confluencia de la conjuntiva que recubre el ojo con la que cubre posteriormente el párpado.

Cada ojo tiene dos glándulas lacrimales situadas al lado y en la parte de atrás del ojo que se encargan de producir y expulsa una secreción salina compuesta por agua, sales minerales, proteína y grasa que conocemos como lagrima.

Las glándulas lagrimales están compuestas de células serosas que contienen en su interior gránulos de secreción. Su parte secretora está cubierta por células mioepiteliales, responsables de la producción de una secreción salina (la lágrima), con la misma concentración de cloruro sódico que la de la sangre. Es un líquido pobre en proteínas y contiene sólo una enzima, la lisozima, responsable de digerir la cápsula de las células bacterianas.

Esquema de las glándulas lagrimales
Esquema de las glándulas lagrimales. Imagen: Wikipedia – Felipe Micaroni Lalli (micaroni@gmail.com).

Funciones de las glándulas lagrimales

La lágrima forma una delgada capa, cubriendo el epitelio de la córnea y la conjuntiva, y tiene las funciones de:

  • Conferir a la córnea una superficie óptica lisa, eliminando las irregularidades imperceptibles de su superficie epitelial;
  • Evitar que la córnea y la conjuntiva se resequen, evitando así daños a estas estructuras;
  • Inhibir el desarrollo de microorganismos en dichas estructuras mediante el flujo mecánico y la acción antimicrobiana del líquido lagrimal.

La secreción lagrimal es producida continuamente por esta glándula y se dirige a las carúnculos lacrimales, que son elevaciones localizadas en el rincón interno de los ojos. En ese lugar, penetra un sistema de conductos lagrimales que desemboca en el meato nasal inferior.

El exceso de líquido lacrimal es lo que llamamos llanto, que ocurre cuando el individuo es sometido a fuertes emociones, así que el exceso de líquido lagrimal fluye por los conductos nasolacrimales que llevan este exceso a la nariz.

El sistema lagrimal es muy importante para el buen funcionamiento de la visión, es responsable de la oxigenación del epitelio corneal y también de proporcionar a la córnea una superficie óptica regular y lisa.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad