Ilustración: principales características y 6 filósofos

La ilustración fue un influyente proceso cultural, social, filosófico y político que tiene sus orígenes aún en el siglo XVII, con la Revolución Científica posible gracias a la investigación realizada por nombres como René Descartes (1596-1650) e Isaac Newton (1643-1727), pero sólo se desarrolló plenamente durante el siglo siguiente.

Por esta razón, los años 1700 están calificados como el «Siglo de las luces». Aunque Francia es ampliamente considerada como la nación que lideró el proceso de desarrollo de esta mentalidad, el propio término hace referencia a la palabra alemana Aufklarung, que significa aclaración; por lo tanto, podemos ver los primeros signos de la Ilustración en otras partes de Europa – como el Sacro Imperio Romano Germánico, Holanda e Inglaterra – antes de que la Ilustración encontrara terreno más fértil en Francia.

En esta sociedad extraordinariamente desigual, donde las clases privilegiadas tenían privilegios y exenciones notables al coste de la explotación de una parte aplastante de la población, la ilustración pronto ganaría adeptos entre la ascendente clase burguesa.

Sin embargo, esto no quiere decir que la ilustración fuera una escuela de pensamiento propiamente dicha, y mucho menos que se tratara de un movimiento homogéneo.

De hecho, su eclecticismo era tan grande que terminaba resultando en un pensamiento poco original para la época. Eso llevaría a algunos estudiosos a afirmar incluso que la ilustración fue sólo una invención posterior de los revolucionarios franceses en busca de legitimación para sus acciones.

La gran diferencia de la ilustración con respecto a los demás movimientos del período,sin embargo, estaba en su enfoque estricto de la razón, principalmente en relación con la vía científica, en una línea de pensamiento que podría aplicarse tanto a filósofos e intelectuales como a matemáticos y físicos.

Con el paso de las décadas, ha crecido la idea de que el mismo método podría utilizarse con éxito en otras áreas de la vida, llevando al progreso y a la felicidad; así, la propia política pronto se apropiaría de la idea de la razón como la más beneficiosa para la sociedad en general, en contraposición a la mera autoridad y la estratificación.

Algunos monarcas europeos del período serían conocidos incluso como déspotas de la ilustración o soberanos filósofos – como Catarina II de Rusia (1729-96), Federico II de Prusia (1712-86) y, en cierta medida, Maria Teresa d’Austria (1717-80) – debido a las reformas encaminadas al bienestar de sus súbditos.

Montesquieu, uno de los principales filósofos de la ilustración. Obra de autor desconocido.
Montesquieu, uno de los principales filósofos de la ilustración. Obra de autor desconocido.

Según la ilustración, sólo la razón, unida al método científico, podría proporcionar las verdades elementales que serían las bases del progreso del conocimiento.

Partiendo de ello, es más fácil comprender la iniciativa de varios nombres relacionados con la Ilustración – como Denis Diderot (1713-84), Voltaire (1694-1778), Jean-Jacques Rousseau (1712-78) y Montesquieu (1689-1755), por citar sólo los más notables – para comenzar el desarrollo y publicación de los que se convertirían, entre los años 1750 y 1770, en los 35 volúmenes de la enciclopedia.

Sumando en total unos 70.000 textos sobre los temas más variados, la enciclopedia era una especie de catálogo adornado de todo el conocimiento de la época en que se produjo. Por primera vez en la historia, toda la sabiduría humana fue reunida en una sola colección que estaba totalmente disponible para el público, fomentando así el pensamiento libre.

Portada original de la enciclopedia, fruto de la Ilustración
Portada original de la enciclopedia, fruto de la Ilustración

La difusión paulatina de los ideales de la ilustración de valorización de la razón y de la libertad acabó por difundir los nuevos ideales filosóficos liberales centrados en el individuo.

Nada sorprendente entonces que la ilustración fuera radicalmente contraria a los dogmas religiosos y políticos en general; de manera inevitable, el pensamiento de la ilustración se pondría en contra de las tiranías monárquicas, consideradas como gobiernos que usurpaban derechos que, naturalmente, pertenecían al pueblo.

En tales circunstancias, según el pensamiento ilustrado, era lícito e inevitable que esos gobiernos acabaran derrocados. Este pensamiento, llamado doctrina del derecho natural, ganaría una de sus expresiones más influyentes en medio de la Guerra de Independencia de las 13 colonias, cuando comenzó a difundirse el panfleto sentido común, escrito por el inglés Thomas Paine (1737-1809).

Publicados anónimamente en 1776, los capítulos sostenían que, más que luchar para que la metrópolis inglesa respetara el derecho de representación de las 13 colonias en el gobierno británico, los habitantes de las colonias debían separarse completamente de una monarquía que se sustentaba en antiguos privilegios hereditarios para sobrevivir y, por tanto, preservar sus libertades naturales.

Rápidamente, el sentido común haría un gran éxito en las 13 colonias, alentando a muchos habitantes indecisos a tomar armas contra el tirano gobierno de Jorge III. En 1781, terminaba la guerra con la victoria de las 13 colonias, y Gran Bretaña reconocería la independencia del nuevo Estados Unidos de América dos años después.

En 1788 se promulgaría la Constitución del nuevo país. Al reconocer los derechos políticos de sus ciudadanos, garantizar la libertad religiosa y de opinión y establecer la soberanía popular como fuente de legitimación del poder, el documento dejaba claro su inspiración en la ilustración.

Mientras tanto, la Francia gobernada por Luis XVI – que había luchado con los americanos en su rebelión contra la metrópolis – atravesaba una crisis financiera sin precedentes.

Una grave sequía y malos resultados agrícolas en los años siguientes no han hecho más que exacerbar la pobreza y el hambre, y la población en general ha culpado a las castas privilegiadas de la sociedad por su sufrimiento. Influenciados por la ilustración, la población burguesa insatisfecha comenzó a clamar por cambios, iniciando una serie de acontecimientos políticos que acabarían generando la Revolución Francesa de 1789, la caída de la casa Bourbon del poder real en 1792, y las ejecuciones del rey Luis XVI y de la impopular reina María Antonieta, de origen austríaco, en 1793.

En el proceso, los revolucionarios producirían uno de los documentos más importantes de la historia: la Declaración de los Derechos Humanos y del ciudadano. De fuerte influencia recibida por la ilustración, el documento garantiza derechos sociales y políticos nunca vistos, defendiendo los derechos naturales e imprescriptibles del hombre – como la propiedad y la seguridad – y la libre expresión de ideas y opiniones.

El ascenso al poder del general Napoleón Bonaparte unos años después, en 1799, no cambió en nada la inspiración en la Ilustración del gobierno de Francia. En 1804, el ya emperador otorgó el influyente Código Napoleónico, que fue referencia a varios códigos posteriores.

Debería aplicarse a todos los franceses, sin tener en cuenta su condición económica y social, y ha garantizado la libertad personal, la seguridad de la propiedad y el estado laico – todos principios caros a la ilustración. La antigua orden jerárquica parecía terminada. Incluso si la caída de Napoleón en 1814 devolviera los Bourbon al poder, los principios racionales del gobierno no serían abandonados en la nueva monarquía constitucional.

Lista de filósofos de la Ilustración

Principales filósofos de la Ilustración

Importantes pensadores han destacado como filósofos de la ilustración, filósofos y científicos que con sus grandes ideas y obras estimuladas en las mismas hacen propagar este movimiento, provocando así acciones y reacciones en la gente teniendo claro que la razón es el móvil principal de toda sociedad. Sus obras son utilizadas en la sociedad, dando lugar a generosos cambios en la época, el gobierno y más importante en la sociedad.

Los principales representantes y obras de la ilustración.

John Locke (1632-1704)

Autor del ensayo del entendimiento humano, afirmo que la experiencia es la base de todo conocimiento, combatió contra el absolutismo, afirmo que el gobierno nace del entendimiento de los gobernantes y gobernados.

Este personaje es uno de los filósofos de la ilustración, estudio sobre el gobierno civil. Logro establecer la división de los poderes del Estado.

Montesquieu (1713-1784)

Filósofo ensayista más relevante, articula la teoría de la separación de poderes, que ha sido introducida en las constituciones de varios estados, con la mayor influencia recaída en la constitución de los estados unidos.

Critica sanamente al gobierno francés con sus Cartas Persas.

Voltaire (1694-1778)

Su seudónimo proviene del apelativo (pettit Voltaire) el pequeño voluntario.

Escritor de cartas filosóficas con las que se basó la gran importancia de la razón humana y los derechos del hombre. “La usurpación de los papas” “El toro blanco”, “El clamor de la sangre inocente” y otros escritos.

Jean Jacques Rousseau (1712-1778)

Establece la organización de un estado democrático basado en la importancia del pueblo. “El contrato Social”.

René Descartes (1596-1650)

Sus obras principales:

“Reglas para la dirección del espíritu”, “Discurso del método para dirigir bien la razón y hallar la verdad en la ciencia”, “Mediaciones metafísicas”, “La búsqueda de la verdad mediante la razón natural”, “Principios de la filosofía”, “Las pasiones del alma”.

David Hume (1711-1776)

Sus principales tratados estudian la naturaleza y el entendimiento humano.

“Ensayos morales y literarios”, “Ensayos políticos”, ensayos sobre el suicidio y otros más.

La ilustración es un movimiento llevado a cabo por los filósofos de la ilustración, su cultural, trata de la liberación del espíritu humano, inicia en el renacimiento, el cual hizo una transformación en el pensamiento europeo del siglo XVIII, también reconocido como el “Siglo de las Luces” especialmente en Francia, se basa en métodos racionales y experimentales.

La Ilustración en distintos países

se inicia en Inglaterra con la revolución de 1688 y se extiende por Francia y Alemania. La decadencia de la Ilustración coincide con la Revolución Francesa de 1789.

El pensamiento de la Ilustración va a girar en torno al tema de la naturaleza, de Dios y del hombre y la sociedad.

La Ilustración inglesa

La Ilustración inglesa se manifiesta en el terreno religioso, en el deísmo y en el terreno psicológico, en el asociacionismo.

El deísmo o la religión natural

El deísmo consiste en concebir una religión privada de elementos dogmáticos y sobrenaturales y fundada en la naturaleza racional del hombre. El mayor representante del deísmo es John Toland (1670-1722). Este defiende la libertad del pensamiento: el pensamiento no está subordinado a ninguna autoridad intelectual, ni a la proviniente de los dogmas religiosos (Dios), ni al Estado.

El deísmo tuvo repercusiones en el terreno de la moral, se concibe una moral natural fundada no en la religión, sino en la naturaleza del hombre. El representante más característico de la moral natural es Shaftesbury (1671-1713).

La psicología asociacionista

La psicología asociacionista fue defendida por David Harley (1704-1757), quien consideró que las manifestaciones psíquicas -el pensamiento, la conciencia, etc.-se reducen a una mera asociación de sucesos simples y de representaciones a las cuales corresponde una asociación fisiológica en el cerebro.

La Ilustración francesa

La Ilustración francesa se caracteriza fundamentalmente por su carácter popular. Por esto puede considerarse la causa principal de la Revolución de 1789.

En este período sobresalen los enciclopedistas, encargados de recoger los conocimientos de la época: Voltaire, que se ocupa de la religión; Rousseau, que se dedicó al tema del hombre y de sociedad; Condillac, que establece una teoría del conocimiento y la corriente materialista mecanicista.

Los enciclopedistas

Los enciclopedistas son los autores de las enciclopedias, en las que se encuentran recopilados todos los conocimientos filosóficos y científicos de la época.

La primera enciclopedia, titulada Diccionario histórico y crítico, fue escrita por Pedro Bayle (1647-1706). La segunda, que lleva por título Enciclopedia o diccionario de las ciencias, de las artes y de los oficios, y editada por Diderot (1715-1784) y por D´Alembert (1717-1783), fúe el órgano principal de las ideas de la Ilustración en la que colaboraron los hombres más representativos del pensamiento iluminista: Voltaire, Rousseau, etc.

Voltaire

Voltaire (1694-1778) en un principio fue partidario de la religión natural, pero más tarde sostuvo que la religión necesita de la fe. Y afirma que el posible descalabro de la sociedad es lo que obliga a creer en Dios hasta el punto que llega a decir: Si Dios no existiese habría que inventarlo.

Rousseau

Rousseau (1712-1778) es la figura más destacada de esta época. Sus obras más importantes son: Discurso sobre el origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres, El contrato social y Emilio. Para desarrollar su doctrina política, Rousseau parte de la convicción de que el hombre es bueno en su estado de naturaleza pero se corrompe en el estado de sociedad.

En el estado natural, la fuerza o impulso del hombre es el amor de sí (amour de soi) que consiste en conservarse y afirmarse a sí mismo. Sin embargo, en el estado de sociedad el impulso es el amor propio (amour prope) que consiste en el egoísmo.

El fin último del hombre es intentar acercarse lo más posible al estado de naturaleza dentro del estado de sociedad en el que se encuentra. Para ello, Rousseau recurre a su doctrina del contrato social por la que los individuos renuncian a su voluntad particular que se dirige hacia el interés propio para someterla a la voluntad general del pueblo. En la voluntad general se expresa el impulso de conservación y autoafirmación por el que el pueblo se erige en soberano.

Rousseau sostiene que la mejor forma de gobierno es la aristocracia, aunque todas son buenas si los que ejercen el poder están de acuerdo con la voluntad general del pueblo. Rousseau preconiza también ideas pedagógicas nuevas.

Condillac

Condillac (1715-1780) defiende la doctrina del sensualismo por la que el conocimiento se deriva de la sensación externa, negando toda actividad de la conciencia.

Sostiene que no existen más conocimientos que los sensoriales, las ideas y los juicios son sensaciones transformadas mediante el lenguaje. De esta forma, Condillac establece que la cien cia no es más que un lenguaje bien hecho.

El materialismo mecanicista

El materialismo mecanicista considera que el universo está integrado exclusivamente por elementos materiales y regido por leyes mecánicas. Entre los principales representantes de esta corriente figuran La Metrie (1709- 1751), Helvecio (1715-1771), Holback (1725-1789) y Buffon (1707-1788).

paisaje

La Ilustración alemana

Los representantes más destacados de la Ilustración alemana son Wolff y Lessing. Wolff (1679-1754) es seguidor de Leibniz pero también se halla bajo la influencia de la Ilustración inglesa y francesa. Divide la metafísica en general y en especial, abarcando esta última la Teología, la Psicología y la Cosmología racionales.

Lessing (1729-1781) cultivó la Literatura, la Poesía, la Historia y la Filosofía. Para Lessing, la Historia coincide con el desarrollo de las religiones.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad