Existencialismo: 6 autores, características y obras

Nacido en el siglo XIX, a través de las ideas del filósofo danés Kierkegaard, el existencialismo filosófico y literario conoció su apogeo en la década de 1950, en la posguerra, con los trabajos de Heidegger y Jean-Paul Sartre.

La contribución más importante de esta escuela es su insistencia en la responsabilidad del hombre sobre su destino y su libre albedrío.

Características del existencialismo

Para los existencialistas, la existencia tiene prioridad sobre la esencia humana, por lo que el hombre existe independientemente de cualquier definición preestablecida de su ser.

Por lo tanto, no hay preocupación por los postulados producidos por la ciencia o las especulaciones metafísicas, sino por el sentido de la existencia. De ahí el predominio de elementos de la fenomenología de Husserl -movimiento que intenta comprender los fenómenos como parecen ser, sin depender del verdadero conocimiento de su naturaleza esencial- en esta corriente filosófica, ya que ambas privilegian la vivencia subjetiva en detrimento de la realidad objetiva.

El existencialismo presupone que la vida sea un viaje de adquisición gradual de conocimiento sobre la esencia del ser, por lo que sería más importante que la sustancia humana. Sus seguidores no creen, por tanto, que el hombre haya sido creado con un propósito determinado, sino que se construya a medida que recorre su camino existencial.

Por lo tanto, no es posible llegar al por qué de todo lo que ocurre en la esfera en la que vivimos, porque no se puede racionalizar el mundo como nosotros lo entendemos. Esta visión da margen a una angustia existencial ante lo que no se puede comprender y dar un sentido. Queda la libertad humana, característica básica del Existencialismo, que no se puede negar.

Ha correspondido a Sartre bautizar esta escuela filosófica con la expresión francesa ‘existence’, versión del término alemán ‘dassein’, utilizado por Heidegger en su obra Ser y tiempo. Además de estos renombrados filósofos, el movimiento contaba también con Albert Camus – adepto de estos postulados sólo en el campo literario – y Boris Vian.

Soren Aabye Kierkegaard, predecesor del existencialismo, encuentra su camino dentro de la filosofía al rebatir los conceptos de Aristóteles aún presentes en las teorías de la época, combatiendo así los ideales hegelianos, principalmente su creencia en la sumisión de todos los fenómenos a las leyes naturales, lo que les confiere un determinismo providencial y le quita de las manos del hombre su libertad individual.

Fue este filósofo quien legó al existencialismo la idea central de la libertad del hombre, así como de su eterna aflicción ante la falta de un proyecto que regiría la marcha humana, lo que deja al individuo a merced de sus propias decisiones y actitudes. Él ve la realidad como un rayo de posibilidades ante las cuales ser, con su libertad de elección, puede elegir las que más le conviene. Para él, estos caminos se pueden englobar en tres opciones primordiales: el estilo estético, en el que cada uno intenta aprovechar al máximo cada momento; el estilo ético, dentro del cual el hombre intenta vivir con actitudes correctas y morales; y el estilo religioso, que se apoya sobre la fe.

El existencialismo filosófico y literario
El existencialismo filosófico y literario

Principales obras existencialistas

El existencialismo está centrado en lo que determina la elección, la individualidad, la libertad la naturaleza entre otras muchas cosas referente a la existencia. Entre la gran cantidad de obras existencialistas destacamos las siguientes:

  1. Investigaciones lógicas, por Edmund Husserl
  2. Náuseas, por Jean Paul Sartre
  3. Notas del metro, por Dostoyevesky
  4. Postdata no científica concluyente, por Soren Kierkegaard
  5. La ética de la ambigüedad, por Simone de Beauvoir
  6. El segundo sexo, de Simone de Beauvoir

Autores del existencialismo

Martin Heidegger

Muchos han destacado que Martin Heidegger ha sido el que más ha resaltado en la historia del siglo XX, nacido en Alemania l año 1889. Aunque asistió a diversas escuelas, tomó en cuenta convertirse en sacerdote dándose cuenta que en su convicción se inclinaba más por estudios sobre filosofía existencialista.

Eligió la Universidad de Friburgo, ya que se localizaba cerca de su ciudad. Creyendo mucho en la filosofía existencialista y las bases que tenía Aristóteles empezó a enseñar a sus estudiantes mucho mas proporcionándole las herramientas mediante cursos.

Sus conferencias se impartieron en 1927 en su primera y más importante publicación importante, Sein und Zeit (Ser y Tiempo). En 1929 publicó Kant y el problema de la metafísica.

El problema del sentido del ser

El pensamiento de Heidegger gira en torno a la búsqueda del sentido del ser. Heidegger considera que el ser se hace patente en el hombre, luego para desentrañar su sentido es necesario partir del análisis existencial del Dasein (ser ahí) o sea de la existencia humana concreta.

El primer constitutivo del Dasein es el ser-en-el-mundo, lo que significa que el hombre está íntimamente vinculado al mundo en el que se desarrolla. Ahora bien, el hombre se encuentra en el mundo preocupado por las cosas que habitan en él, de tal forma que éstas sólo adquieren significación en cuanto le son útiles.

Otro carácter del ser del hombre es la temporalidad en la medida que la existencia humana cuenta con un pasado que permite la comprensión de lo que es en el presente y apunta hacia un futuro.

Además, el ser del hombre es un ser-para-la-muerte, su existencia sólo cobra sentido y autenticidad cuando toma conciencia y asume la posibilidad incondicionada e insuperable de la muerte.

Esta comprensión de la muerte se acompaña siempre de un sentimiento de angustia. Para Heidegger la existencia más auténtica es la que obliga a vivir en la angustia de cara a la muerte.

Husserl

El pensamiento de Edmund Husserl (1859-1938) está influenciado principalmente por la teoría de la intencionalidad de Brentano. Sus obras principales son: Investigaciones lógicas, Ideas para una fenomenología pura, Lógica formal y transcendental y Meditaciones cartesianas.

La fenomenología de Husserl

La fenomenología de Husserl, que representa el intento de convertir la filosofía en una ciencia rigurosa, consiste en la descripción de las esencias ideales de lo que aparece. El método utilizado para llegar a las esencias se basa en la exigencia de ir a las cosas mismas tal como se presentan en su inmediatez de dato, como fenómeno (lo que aparece, lo que se manifiesta).

Partiendo de esta exigencia, Husserl se propone depurar el fenómeno mediante una reducción fenomenológica (epojé), dejando a un lado los elementos extraños que aparecen en él procedentes del exterior, del propio fenómeno o del sujeto que conoce, para que únicamente quede la esencia pura de lo aparecido. Ahora bien, Husserl descubre que, al hacer la reducción, no se puede prescindir del sujeto mismo del conocimiento, puesto que el fenómeno sería imposible sin la conciencia de un sujeto ante quien se presente. De esta forma se concluye que la fenomenología es una ciencia descriptiva de la conciencia pura.

Husserl desemboca en un Idealismo fenomenológico en cuanto que reduce todas las cosas a la conciencia pura, al yo puro.

Kierkegaard

Las obras más destacadas de Soren Kierkegaard (1813-1855) son: O lo uno o lo otro, Temor y temblor y El concepto de la angustia.

La existencia humana

El tema fundamental de la filosofía de Kierkegaard es la existencia humana concreta e individual. Para Kierkegaard existir es elegir, es decir, la existencia humana consiste fundamentalmente en la libertad de poder elegir.

Existen tres posibilidades ya determinadas entre las que el hombre puede elegir: una vida estética, una vida responsable o una vida religiosa. Cada hombre se encuentra en una de estas tres etapas, pero tiene la posibilidad de cambiar de una a otra por medio de un salto cualitativo.

En la vida estética, el hombre goza de la vida pero es un goce momentáneo ya que cuando toma conciencia de su situación llega a la desesperación.

En la vida responsable, el hombre es trabajador, cumplidor de su deber y consciente de su propia infinitud. Este estado se destruye con el arrepentimiento.

En la vida religiosa, el hombre tiene fe en la paradoja, en lo absurdo.

Jaspers

Las obras fundamentales de Karl Jaspers (1883-1969) son: Filosofía de la existencia, Razón y existencia y Filosofía.

La filosofía de la existencia

Jaspers define la filosofía de la existencia como la forma de pensar para encontrar un sentido a la existencia humana. La filosofía de la existencia parte de una orientación en el mundo ya que el conocimiento pleno de éste no puede darse. Esta orientación puede llevarse a cabo de dos modos: de forma científica, con la que se llega a un conocimiento superficial del mundo partiendo de lo objetivo y universal, y de forma filosófica, con la que se accede a un conocimiento algo más profundo, refle xionando sobre la forma de orientación anterior.

Ahora bien, el saber mundano llega a un límite en el que fracasa y en este momento ha de hacerse un esclarecimiento de la existencia, respondiendo a cuestiones referentes al ser humano y analizando situaciones límite típicas de éste (la muerte, el dolor, la lucha, la culpa, etc.).

Según Jaspers, la única salida para encontrar sentido a la existencia humana es la metafísica, ciencia cargada de conceptos que responden a lo absoluto, Dios.

existencialismo

Sartre

El pensamiento de Jean Paul Sartre (1905-1980) manifiesta fundamentalmente la influencia de Husserl y Heidegger. Sus obras principales son: La imaginación, Lo imaginario, El ser y la nada y La crítica de la razón dialéctica.

Ontología fenomenológica

La filosofía de Sartre gira en torno a la ontología fenomenológica, la teoría del ser fundamentada en la descripción de los fenómenos.

Sartre distingue dos modalidades del ser. Una sería el ser-en-sí, el ente, lo que es y no puede no ser, que se caracteriza por ser cerrado en sí mismo, compacto y estable: es así y no puede ser de otro modo. Este modo de ser no tiene justificación puesto que la única sería Dios y Dios no existe.

La otra modalidad es el ser-para-sí, el ser de la conciencia y de la libertad, que son los caracteres específicamente humanos. Sartre afirma que el ser-para-sí, al ser lo que no es y no ser lo que es, es la nada. El ser-para-sí, además de manifestarse hacia la nada, se manifiesta hacia el otro y hacia el ser.

Por una parte, el hombre es un ser-para-otro en el sentido de que es esencialmente sexual y por otra, tiende al ser en cuanto que lo anhela, exactamente el hombre desea convertirse en un ser-en-sí-para-sí pero esto supone la aniquilación del ser ya que en esa modalidad se integra la forma de ser y la de no ser.

Friedrich Nietzsche

Si hablamos de existencialistas importante europeos, del siglo XIX encontramos este gigante del existencialismo, que mantenía la influencia sobre el XX en el cual no compartia pensamiento con Marx. Sus obras importantes que concluyó, debo resaltar antes de sus 30 años edad donde tuvo que retirarse por problemas de salud, fueron estas:

  • Así habló Zarathustra
  • Más allá del bien y del mal
  • Sobre la genealogía de la moral

Siempre representado sobre la figura intelectual que lo respaldaba y lo hacían conocer, además de sus características especificas sobre lo que correspondía al comportamiento humano y la forma de plasmar la verdad con tanto conocimientos, fueron lo que lo determinaron como una parte de la fuerza más intelectual del siglo XX.

Relación entre el existencialismo y el marxismo

Por supuesto, que es más que claro las diversas diferencias significativas sobre las teorías y la aplicación sobre filosofías del existencialismo y el marxismo, por ejemplo puedo hablarte sobre lo que ambos piensa de la libertad humana, es completamente diferente aunque en ambas filosofías depende de detalles diferentes de lo a que la libertad humana refiere y sobre todo sobre la relación humanas y lo que implica la sociedad en general.

Un dato curioso sobre el existencialismo, es que muchas veces es asociado con la filosofía atea porque un existencialista es netamente ateo, consiguiéndole explicación lógica e incluso se atreve a involucrar la ciencia, ya que en este mundo no conseguimos a un universo liderado por un DIOS.

Pero actualmente conocemos un tipo de existencialismo, que es el moderno fundado desde algunas obras literarias, en que le consiguen el sentido contrario a todo lo que el existencialismo ha sido por el resto de la historia pasada.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad