Elementos del lenguaje musical

Desde un punto de vista puramente físico, el sonido es el producto de un movimiento ondulatorio generado por las vibraciones de un cuerpo cualquiera y que es percibido por el oído humano, siempre y cuando dichas ondas se transmitan por el aire o cualquier otro gas. Otro efecto sonoro es el ruido que se diferencia del primero en la irregularidad de las vibraciones y en la entonación, que es inde terminada.

Es importante señalar que los comentarios que se vertirán posteriormente se referirán al sonido emitido por la voz humana o por los instrumentos musicales, pudiendo ser ambos controlados por el hombre.

Propiedades del sonido

Sobre el efecto sonoro cabe señalar una serie de características propias que siempre se producirán:
Intensidad
También se puede definir como la fuerza con la que se produce este sonido. En ocasiones se la denomina con la palabra volumen.
Duración
Es la propiedad del sonido de poder perdurar a lo largo del tiempo. A tal efecto, cabe señalar que para que un sonido sea percibido por el oído humano ha de tener una duración mínima de una centésima de segundo; si ello no es así, sólo percibiremos un leve tac.
La duración del sonido musical se representa en la partitura, no como una unidad de tiempo absoluta, sino relativa. A tal efecto se dividen los pasajes musicales en unidades llamadas compases, cuya duración está en función del ritmo que previamente haya marcado la partitura. Si el compás lo dividimos en cuatro partes iguales, tendremos:

Notas musicales

Notas musicales

Altura
Propiedad sonora que alude directamente a la cantidad de vibraciones o frecuencia de éstas, que son producidas por un de terminado cuerpo. Por ejemplo, si golpeamos con un palillo la membrana de un tambor, sus vibraciones estarán en proporcion directa a su tamaño y a la tensión a que esté expuesta, de tal forma que si es grande y está poco tensa, el sonido producto de la percusión será grave o bajo, mientras que si es pequeña y además se encuentra muy tensada, la percusión producirá un sonido muy agudo o alto.
Para que las vibraciones sean captadas por el oído humano deben encontrarse dentro del umbral mínimo de veinte por segundo y máximo de treinta mil por segundo; si ambos límites se supe ran, o bien no se percibe ningún sonido, o bien se oye un ruido amorfo y algo desagradable.
La representación de la altura o tono del sonido supuso a lo largo de la historia un grave problema, que en un principio se solventó mediante pneumas o signos cuya forma recordaba la trayectoria de la mano del director.
pneuma
Este sistema carecía de precisión, pero era útil para recordar las melodías.
La gran revolución se consiguió cuando se representaron los sonidos mediante escalas. Éstas pueden ser de dos tipos:
* Diatónica o temperada
Describe siete sonidos o notas fundamentales separadas por un tono, excepto mi y fa y si y do que se encuentran a la distancia de medio tono. El octavo tono u octava sería el sonido resultante de doblar la frecuencia de otro tono (alta) o dividirla por la mitad (baja).

Escala diatónica o temperada

Escala diatónica o temperada

* Cromática
Se compone de doce notas entre las que hay medio tono. Por tanto, cuando a una nota se le eleva medio tono se dice que esa nota está sostenida #. Cuando a esa misma nota se le reduce medio tono se le denomina bemol b.

Escala cromática

Escala cromática

Las líneas y espacios sobre los que se escriben las notas forman el pentagrama o representación de cinco líneas paralelas entre sí:

Líneas en el pentagrama

Líneas en el pentagrama

El pentagrama va precedido de un signo que se denomina clave y tiene como misión identificar el nombre de todas las notas.
Las claves que inician los pentagramas se representan de la siguiente forma:

Claves que inician los pentagramas

Claves que inician los pentagramas

Existe también una clave de Do, que ha caído en desuso.

Timbre

Propiedad del sonido que permite identificar su procedencia, tanto si su origen es la voz humana como si es un instrumento. El timbre se compone de la suma de dos elementos: el sonido blanco o puro y lo que se denomina espectro armónico, especie de ruiditos complementarios que adornan y acompañan a éste. Para que un sonido determinado sea identificado, es preciso que vaya acompañado de los armónicos.

El ritmo
Por ritmo se entiende la sucesión de algún hecho en el tiempo. Para el hombre es, quizá, uno de los componentes musicales más difíciles de concebir. En líneas generales el ritmo es la división del tiempo mediante acentos. No se debe confundir con el compás, que establece una división física y cuantitativa, mientras que el ritmo la hace cualitativa.
Pero la música no es la sucesión indiscriminada de notas ordenadas según un determinado ritmo, sino que existen otros elementos intercalados entre sonidos y sonidos como son los silencios, que al igual que los compases también tienen una clasificación equiparable a la de los sonidos:

Silencios

Silencios

Otro elemento importante a la hora de interpretar una determinada pieza musical es su velocidad, también llamada por los italianos tempo, o tiempo con que se suceden los acentos o pulsaciones de una pieza musical. Éste suele indicarse al comienzo de la obra. La tabla que se aporta a continuación se refiere sólo a unos pocos, los más importantes:

Tempo

Tempo

Ya se ha dicho que el soporte rítmico, en cuanto a lo cuantitativo, es el compás.
Pues bien, para cada tipo de pieza suele haber una baremación distinta de éste.
Ello nos induce a pensar que se ha de contar con un gran número de compases, en tanto en cuanto, existen una gran cantidad de formas musicales. Pero ello no es así, ya que sólo hay dos o tres tipos de compases usados casi siempre en la música occidental europea.

Pentagrama

Pentagrama

Todos los compases se representan en la escritura musical inmediatamente después de la clave mediante dos cifras superpuestas una encima de otra.
Compás44
La superior informa del número de tiempos de cada compás, mientras que la inferior indica el valor o duración de cada tiempo. Por ejemplo, una medida de compás de 4 por 4, se lee cuatro por cuatro y quiere decir que cada compás se divide en cuatro tiempos, a la vez que cada uno de ellos tiene una duración de una negra.

El compás Compás24 significa que éste tiene dos tiempos y cada uno de ellos dura una negra. El Compás32 indica que cada compás cuenta con tres tiempos y cada uno dura una negra. El Compás34 indica que cada compás tendrá tres tiempos y cada uno de ellos una duración de una redonda; y así sucesivamente.

La melodía
Se entiende por melodía una sucesión de sonidos en el tiempo, dispuestos en forma lógica y dotados de sentido musical, que van formando períodos o frases con la finalidad de expresar algo.
Según esta definición, se pueden confeccionar distintos tipos de melodías hasta el infinito, por lo que es el producto más espontáneo de la composición y a la vez el que requiere el mayor grado de abstracción.
Si se selecciona un determinado número de melodías musicales, se observará, desde un punto de vista formal, que existe una característica universal a todas ellas: se trata del equilibrio. Por ejemplo, una línea melódica comienza ascendiendo, más tarde se estabiliza y posteriormente desciende definitivamente (también puede suceder a la inversa). Este es el equilibrio al que se aludía anteriormente cuando se trataba de conocer qué valores hacían la melodía más atractiva.

La armonía
Se entiende por armonía un cuerpo de teorías, consideradas como una ciencia, que facilitan que la música se pueda componer mediante la mezcla de sonidos de forma sincrónica (un ejemplo muy gráfico sería el tañido simultáneo de dos cuerdas de una guitarra). El elemento fundamental de la armonía es el acorde o sonido simultáneo de dos notas que se complementan. Por ejemplo, el tañido de dos cuerdas de una guitarra sincrónicamente.
Dichas teorías armónicas se clasifican como estáticas cuando se estudian las relaciones de complementariedad entre sonidos que componen un acorde, o dinámicas cuando se analizan las relaciones de afinidad entre acordes sucesivos.
Por lo general, los acordes se confeccionan partiendo de una nota de tono bajo sobre la que se superpone otra nota (pueden ser tres, cinco o más). El acorde que aparece en mayor número de ocasiones es la triada, compuesta de tres sonidos sincrónicos.
Si la melodía se considera como el elemento musical de estructura horizontal, la armonía es el elemento vertical.

El contrapunto
Se trata de un concepto similar al de armonía. Proviene del latín Punctus contra punctus (nota contra nota), pues en la Edad Media la escritura musical se expresaba mediante puntos.

Armonía

Armonía

Si la armonía analiza la mezcla de sonidos en unidades llamadas acordes, el contrapunto nos enseña a encontrar, desde una melodía principal, otras que pueden mezclarse y hasta super ponerse sin crear distorsiones malsonantes.
El contrapunto, al igual que la melodía, mantiene una estructura horizontal, pues ninguna voz tiene mayor importancia que la otra.
El contrapunto tiene su nacimiento durante la Edad Media; las primeras formas de esta modalidad que aparecen en Europa reciben el nombre de organum y discantus, basadas ambas en la contraposición de dos voces.

Discussion

  1. Lia Caballero

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad