El Tratado de Tordesillas

El Tratado de Tordesillas, firmado el siete de junio de 1494, fue un acuerdo entre el rey de Portugal, Juan II y los reyes de lo que hoy es la España moderna, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón.

A pesar de que el documento fue el resultado de los recientes descubrimientos de los viajes del navegante genovés Cristóbal Colón, para entender por completo su relevancia histórica, es necesario tener en cuenta los acuerdos previos realizados entre las potencias ibéricas.

En paralelo al retroceso islámico en la Península Ibérica, a partir del siglo XIII, los castellanos disputaron con los portugueses la explotación y el dominio de la costa atlántica africana, considerada esencial para garantizar un pasaje a la India que no dependiera exclusivamente del Mar Mediterráneo.

Durante el siglo XV, la continua expansión de los reinos ibéricos en esta dirección generó conflictos comerciales y, por consecuencia, rivalidad política. A partir de la década de 1450, los reyes portugueses solicitaron la intervención a los sucesivos papas, a fin de garantizar no sólo la posesión temporal y espiritual de las tierras ya descubiertas, sino también de los territorios aún desconocidos en el Atlántico.

Después del ascenso al trono de Isabel I de Castilla en 1474, un primer tratado comenzó a ser negociado por España para calmar las disputas al respecto, culminando finalmente en el llamado Tratado de Alcázovas. Firmado por las dos partes en 1479, el documento concertaba la paz entre los reinos después de la Guerra de Sucesión Castellana (1475-79), teniendo como principales cláusulas la renuncia de D. Alfonso V al trono de Castilla y de un futuro matrimonio entre los hijos de los soberanos.

Además, el tratado demarcaba las zonas de influencia de cada lado en el Océano Atlántico, al establecer el dominio de los Reyes Católicos en las Islas Canarias, garantizando a los portugueses la explotación de todas las tierras al sur. Ambos reinos se comprometieron a no infligir los ámbitos establecidos, y el papa Sixto IV ratificó el acuerdo en 1481.

En 1492, sin embargo, se produjeron los primeros descubrimientos por Cristóbal Colón, cambiando por completo la situación diplomática establecida anteriormente. Casi inmediatamente después de la llegada del explorador a España, la pareja real buscó garantizar el apoyo del papa aragonés Alejandro VI.

De acuerdo con su solicitud, una bula (bula Inter caetera) fue publicada en mayo de 1493, estableciendo que todas las tierras descubiertas y por descubrir en el oeste de las Islas Canarias eran posesión exclusiva de los Reyes Católicos, dejando a Portugal sólo las tierras al este.

Pensando que tal decisión del pontífice contradecía directamente el Tratado de Alcázovas firmado algunos años antes, el rey D. Juan II se comunicó con Isabel I y Fernando II para establecer negociaciones paralelas. Frente a una situación problemática interna y buscando evitar la hostilidad del reino vecino, los monarcas acabaron por ponerse de acuerdo, y el acuerdo fue sellado.

Se decidió que la separación de las tierras demarcadas sería hecha a partir de un meridiano que estaría a 370 leguas (aproximadamente 1780 kilómetros) al oeste de las islas de Cabo Verde; todas las tierras al oeste serían de la Corona española, mientras que las tierras al este pertenecerían a la monarquía portuguesa. Sin embargo, como los españoles necesitarían de navegar por las aguas portuguesas para alcanzar sus propios dominios, se crearon ciertas cláusulas para garantizar el paso seguro.

A pesar de las dificultades para aplicarse de forma estricta, el Tratado de Tordesillas sería el primero de una serie de acuerdos que buscaban la demarcación de territorios, siendo así un hito fundamental para la historia colonial del siglo XVI.

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad