El positivismo: Comte

El positivismo es un movimiento filosófico europeo que se origina en la segunda mitad del siglo XIX y que se caracteriza por la consideración de que los únicos objetos del conocimiento son los hechos y fenómenos de la experiencia y no las realidades abstractas.

El positivismo sostiene que todo conocimiento nace de la existencia externa o interna pero que de esta experiencia sólo se conoce la apariencia de las cosas, los fenómenos, nunca la cosa en sí. Además, admite que los fenómenos que son objeto del conocimiento humano están sometidos a la inmutabilidad de las leyes naturales.

Las raíces más claras del positivismo se encuentran en el empirismo inglés, concretamente en Hume. También se observan influencias del fenomenismo kantiano y del pensamiento de la Ilustración.

El padre del positivismo y máximo representante en Francia es Comte. El positivismo inglés viene representado por Stuart Mill y Spencer.

positivismo Comte

Comte

August Comte (1798-1857) estudió en la Escuela Politécnica de París, en la que acabaría obteniendo una cátedra. Allí entró en contacto con Saint-Simon del que recibió una notable influencia.

Sus obras más importantes son Curso de filosofía positiva y Sistema de política positiva o Tratado de Sociología.

Entre los seguidores de Comte destacan Littré, Taine y Renan. Su influjo se advierte entre los psicólogos positivistas, Binet y Ribot y entre los sociólogos Durkheim y Levy-Bruhl.

La ley de los tres estados

Comte considera que tanto el proceso de la historia, como el proceso del conocimiento y como la organización social se encuentran sometidos a la ley de los tres estados.

Comte sostiene que el hombre en su evolución cultural pasa por tres estados: el teológico, el metafísico y el positivo.

El estado teológico es el más primitivo, y en él, el hombre explica los fenómenos naturales por causas sobrenaturales en las que interviene la divinidad. Dentro de este estado, el conocimiento nace de la imaginación y la sociedad se organiza concediendo primacía a los estamentos militar y sacerdotal y a la clase social aristocrática.

El estado metafísico supera al estado interior en cuanto que la divinidad se sustituye por causas inmanentes en la naturaleza, aunque todavía éstas sean abstractas, ocultas y misteriosas (sustancia, esencia, etc.). En este estado, el conocimiento es fuente de un proceso deductivo y en la sociedad obtienen primacía el estamento jurídico y la clase media.

El estado positivo que, según Comte, nace en su época supera a los anteriores en cuanto que los fenómenos naturales se explican ateniéndose a los hechos que se presentan en la expe riencia y a sus relaciones.

En este estado, el conocimiento se origina de la observación experimental y socialmente, se concede el valor máximo al estamento industrial y al proletariado.

El sistema de las ciencias de A. Comte

Comte se propone revisar las ciencias ya que algunas carecen de carácter científico y organizarlas por orden jerárquico. De esta forma, Comte rechaza la Religión y la Metafísica como ciencias y considera la Filosofía como el conjunto organizado de las ciencias.

Las ciencias fundamentales son seis ordenadas de mayor a menor complejidad de su objeto: Matemáticas, Astronomía, Física, Química, Biología y Sociología. Entre la Biología y la Sociología está distribuida la Psicología.

La sociología de Comte

Comte inventa el término Sociología aplicándolo a la ciencia de carácter positivo que estudia la estructura y funcionamiento de las Sociedades.

Distingue entre Sociología estática, que estudia la estructura permanente de la sociedad, el orden, y la Sociología dinámica que estudia la ley que rige la evolución y progreso social, la ley de los tres estados.

La Sociología abarca la Filosofía de la historia, la Economía política y la moral de Comte que está fundamentada en el altruismo. El imperativo de esta moral es vivir para otros.

La religión de la Humanidad de Comte

Comte trata de crear una nueva religión que corresponda con el estado positivo. El nuevo Dios de esta religión positivista va a ser la Humanidad entendida como conjunto de hombres que hayan contribuido y contribuyan al progreso humano. Tanto la Humanidad (Gran Ser) como la Tierra (Gran Fetiche) y el espacio (Gran Medio) constituyen la trinidad positivista: la Humanidad procede de la Tierra y a su vez ésta se mueve en el espacio.

El dogma fundamental de esta religión es el amor como principio, el orden como base y el progreso como fin.

Mas informacion sobre este tema