El demonio de Tasmania está en peligro de extinción

Los demonios de Tasmania comenzaron a morir a un ritmo acelerado en los últimos 20 años, pero mostraron a todo el mundo que la evolución no siempre es un proceso lento.

Charles Darwin, autor de la Teoría de la Evolución, decía que la naturaleza no da saltos. La evidencia más reciente de que no siempre es así, es el demonio de Tasmania.

Probablemente usted sabe que Taz, personaje loco de Looney Tunes, fue inspirado por el demonio de Tasmania. Se Trata de un marsupial australiano que es muy veloz, tiene un apetito gigante y está todo el tiempo con la boca abierta. Pero mientras Taz quedó inmortalizado en los dibujos animados, la especie que lo inspiró comenzó a morir a un ritmo acelerado en los últimos 20 años.

La culpa esta vez, no es de los humanos, sino de uno de los cánceres más extraños del mundo. En primer lugar, es uno de los únicos tres cánceres conocidos que es contagioso. La Enfermedad del Tumor en la Cara del Demonio sólo afecta a la especie del demonio de Tasmania; este tipo de cáncer se transmite cuando un animal muerde a otro o cuando comparten comida. El tumor no sólo afecta al cuerpo del demonio por dentro (lo que conduce a un fallo general de órganos o a infecciones secundarias mortales), sino que también aparece creando lesiones y golpes en el rostro y en el cuello de los demonios de Tasmania, impidiendo que se alimenten. Sea por la progresión de la enfermedad o por inanición, el cáncer es mortal en casi el 100% de los casos y mata a los pacientes en aproximadamente un año.

El brote de la enfermedad se ha desarrollado muy rápido: el tumor fue detectado por primera vez en 1996 y desde entonces diezmó a casi el 80% de los hermanos de Taz en la vida real. Pero entonces, de repente, un milagro evolutivo sucedió: la especie comenzó a desarrollar una resistencia genética a la enfermedad.

Investigadores de la Universidad de Tasmania han analizado el genoma de casi 300 demonios, comparando el material con la información genética de las generaciones anteriores al brote de cáncer.

Los científicos encontraron cambios importantes, especialmente en dos regiones genómicas, vinculadas al cáncer y a la inmunidad. La conclusión de ellos es que la resistencia genética a la enfermedad comenzó a extenderse entre las poblaciones de los demonios. Y las estadísticas ya han comenzado a responder, con una caída en el número de muertes relacionadas con la aparición de tumores.

dos diablos de tasmania jóvenes

Dos demonios de Tasmania de 14 meses que exploran su recinto. © AFP Photo / Greg Wood

Los genes resistentes ya estaban, por supuesto, presentes en algunos individuos de la especie, en una frecuencia mucho más baja. Como en todo proceso evolutivo, la presión externa del medio ambiente le dio importancia a ciertas características genéticas de la población. Con el brote de cáncer, sólo quedaron animales resistentes vivos y capaces de reproducirse y ahí la frecuencia de la resistencia fue en aumento.

Hasta ahí, todo normal. Pero lo esperado es que el proceso de selección natural llevara más de diez generaciones. En el caso de los demonios de Tasmania, los científicos aseguran que el salto evolutivo se dio en cerca de cuatro.

La explicación que los investigadores consideran más plausible es que la evolución es un proceso dinámico. Cuando la presión del ambiente se vuelve extrema, como en el caso del brote de un cáncer tremendamente fatal y la explosión de la tasa de mortalidad, el proceso evolutivo se manifestaría visiblemente con más rapidez.

El siguiente paso de los científicos es traer este huracán evolutivo hasta la población de demonios de Tasmania, que mantienen en cautiverio, como una garantía contra la extinción de la especie en la naturaleza. La idea es cruzar los demonios de laboratorio con demonios salvajes para ofrecer variabilidad genética de los descendientes y difundir aún más la resistencia al cáncer y otras enfermedades.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad