Egipto. Tierra de faraones

Sabemos que los arqueólogos y otros científicos han demostrado que el ser humano surgió en África. Fue también en ese continente que se organizaron algunas de las primeras sociedades de la historia. Una de estas sociedades, la de los egipcios, surgió a orillas del río Nilo, en el norte de África, alrededor de 5500 a.C. Entre 3150 a.C y 1085 a.C, han estado la mayor parte del tiempo reunidos en un imperio ahora bien unificado, ahora fragmentado.
Los antiguos habitantes de Egipto dejaron muchos registros sobre su sociedad; pirámides, esculturas, pinturas, templos, textos, miniaturas, joyas y objetos.

La construcción de una gran civilización como la de Egipto, solo fue posible gracias a la combinación de factores como: el hombre, el trabajo y la naturaleza.

Alrededor de 5500 a.C, los grupos humanos formados por cazadores y recolectores comenzaron a cultivar alimentos en las orillas del río Nilo, convirtiéndose agricultores y criadores de ganado. Con el tiempo, los pueblos fueron creciendo y estableciendo relaciones entre sí. Como vivían de la agricultura y de la ganadería esa población dependía de la naturaleza, y principalmente del río Nilo.

Toda la propiedad pertenecía al faraón y el excedente producido era recaudado por el Estado a través del cobro de impuestos. Estos impuestos recaudados contra la subsistencia de los funcionarios reales (escribas, sacerdotes y artesanos).

El río Nilo pasa por períodos de lluvias y de sequía, por lo tanto durante la antigüedad, en los primeros cuatro meses del año, las aguas del río Nilo inundaban sus márgenes. En los meses siguientes, cuando el río bajaba, las orillas estaban cubiertas por una rica capa de humus, (el resto de plantas y de animales podridos sobre el suelo húmedo, formando una especie de abono orgánico) haciendo de la tierra apta para la siembra de cereales como trigo y cebada, verduras, uvas, aceitunas. En los cuatro últimos meses del año, de la sequía, fue realizada la cosecha. Los alimentos cosechados deben ser suficientes para el consumo de todo el año. Era necesario producir grandes cantidades y vender parte de la cosecha en almacenes y tener personas encargadas de controlar los stocks y hacer el recuento de lo que entraba y que salía de estos almacenes. También era necesario que hubiera un grupo armado para proteger las cosechas almacenadas y técnicos que supieran cuándo y dónde era mejor hacer la siembra.

Toda esa compleja organización sobre las actividades económicas eran controladas por el gran soberano, el faraón, que representaba los poderes político, judicial, y también religioso, o sea, ejercía al mismo tiempo el papel de rey, juez y sumo sacerdote, dando a Egipto el carácter de monarquía despótica, (forma de gobierno en que el poder está en las manos de un gobernante) de origen divino.

En Egipto el faraón era el propio Dios, y no sólo de su representante. El faraón y su familia ocupaban la cúspide de la sociedad . Debajo del faraón había un grupo formado por los sacerdotes, por los grandes propietarios de tierra y los altos funcionarios. Estas personas tenían privilegios que los demás no tenían, y formaban la capa más rica de la población.

Escultura del faraón Kefrén, que ordenó la construcción de la tercera gran pirámide de Giza, en Egipto, a la izquierda de la diosa Hathor (diosa del amor) y a su derecha, deidad local que representa uno de los namos del Alto Egipto - Egipto

Escultura del faraón Kefrén, que ordenó la construcción de la tercera gran pirámide de Giza, en Egipto, a la izquierda de la diosa Hathor (diosa del amor) y a su derecha, deidad local que representa uno de los namos del Alto Egipto

Los sacerdotes realizaban ceremonias religiosas y se enriquecían con las ofrendas hechas a los dioses. Los grandes propietarios gobernaban las provincias llamadas namos. Los empleados, apoyaban el faraón en la administración del Imperio. Entre ellos estaban los oficiales del ejército y de los escribas, que recaudaban impuestos y registraban las decisiones del faraón. Pero la mayoría de la población estaba formada por artesanos, campesinos, soldados y esclavos, generalmente prisioneros de guerra.

La vida después de la Muerte

La resurrección marcó la ideología dominante; los hombres creían que el alma podría venir de nuevo habitar el cuerpo, de ahí la gran preocupación con la preservación de los cuerpos ya sin vida. Los habitantes de Egipto desarrollaron la práctica de la momificación, la preparación de los cuerpos para la vida más allá de la tumba. Después de muerta, una persona, un técnico en la momificación, (embalsamador) extraían el cerebro y otros órganos internos. A continuación se aplicaba en el cuerpo cristales de sal y un conservante extraído del cedro, madera importada de Fenicia (actual Líbano). Hecho esto, el cuerpo era envuelto en vendas de lino, y sobre su rostro estaba colocada una máscara funeraria. Así el alma del muerto estaba preparada para entrar en la eternidad. Para orienta la ese viaje había el Libro de los muertos, el texto reunía reglas y consejos sobre la vida después de la muerte.

Máscara funeraria del faraón Tutankamón, que falleció en la adolescencia a la edad de diecinueve años. - Egipto

Máscara funeraria del faraón Tutankamón, que falleció en la adolescencia a la edad de diecinueve años.

Los faraones eran enterrados en las pirámides. Sacerdotes y altos funcionarios eran enterrados en tumbas grandiosas. Pero la mayoría de la población era enterrada en tumbas simple. Las pirámides no eran sólo los monumentos funerarios, eran también un símbolo del poder de aquellos que mandaban a construir. Cuanto más alta, mayor era el poder de la persona sepultada. Los egipcios creían también que las pirámides eran el lugar donde el espíritu del eterno faraón muerto podía subir al cielo todos los días.

Pirámides de Guiza la primera de las siete maravillas del mundo se encuentra en relativo buen estado "El hombre teme al tiempo y el tiempo teme a las pirámides" Proverbio árabe sobre las pirámides. - Egipto

Pirámides de Guiza la primera de las siete maravillas del mundo se encuentra en relativo buen estado
“El hombre teme al tiempo y el tiempo teme a las pirámides”
Proverbio árabe sobre las pirámides.

El fin del imperio egipcio

Alrededor de 1750a.C, el territorio egipcio fue invadido por los hicsos, pueblo nómada originario de Asia. Los hicsos gobernaron Egipto hasta 1580aC, cuando el poder de los faraones fue restablecido. Egipto dejó de existir en 1085 a.C después de las batallas contra los invasores externos y disputas internas por el poder. Pero Egipto continuó a existir como Estado. En 525a.C fue conquistado por los persas, en 332a.C por los macedonios y en 30a.C por los romanos.

La escritura en Egipto

Los Jeroglíficos Egipcios

Los Jeroglíficos Egipcios

Creada alrededor de 3250 a.C a escritura egipcia utilizaba símbolos que representaban tanto fonemas como objetos e ideas.

Cada grupo de la sociedad egipcia tenía sus propios símbolos para comunicarse. Los sacerdotes usaban símbolos que formaban el sistema hieroglífico, los escribas empleaban el sistema hierático y para el resto de la población había el sistema demótico.

El significado de la escritura egipcia sólo fue descifrado en 1822 por el francés Jean-Francois Champollion. Esto sólo fue posible con el descubrimiento de la Piedra Rosetta en 1799, en la región de Rashid.

La piedra contiene 3 versiones de un mismo texto en 196 a.C en los sistemas hieroglífico, demótico y griego, así fue como se hace para que el texto pudiera ser leído por los sacerdotes. Como Champollion sabía griego antiguo pudo deducir el significado de los jeroglíficos por medio de la comparación.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad