Don Pelayo ¿Quién fue el libertador de España?

La historia universal está llena de líderes que iniciaron un cambio. Un proyecto con una visión que llenó la ambición y sació los deseos de muchos. En el caso de España, existieron varias figuras que jugaron papeles importantes en sus acontecimientos. Pero si hay hablar de un libertador, tenemos que hablar de un yugo que oprimía a un pueblo. Por lo cual, creemos que aunque varios regímenes fueron impuestos en el país ibérico, la invasión musulmana es nuestro enfoque. De este acontecimiento, surge el personaje a quién en esta oportunidad consideraremos como el libertador de España: Don Pelayo.

Biografía de Don Pelayo de Asturias

Don Pelayo fue un noble, fundador y primer monarca del Reino de Asturias, gobernando en Cangas de Onís, principado de Asturias, de 718 a 737, fecha de su muerte. Su origen es controvertido, aunque a se le atribuyen las más variadas fuentes.

La Crónica Albeldense hace de él un noble godo. El testamento de Alfonso III, en el año 869, en el que el rey Magno hizo donación al obispo Sisnando, la Iglesia de Santa María de Tenciana (Tiñana, Siero) que dice que su tío Alfonso el Casto había ganado las propiedades pertenecientes a su bisabuelo Pelayo, vincula territorialmente a Don Pelayo con la zona central de Asturias, pero sin aportar datos sobre su lugar de origen. Sin embargo, se llega al acuerdo de que logró retardar la expansión de los musulmanes hacia el norte, iniciando con la Reconquista y siendo, tradicionalmente, considerado como el fundador del Reino de Asturias, aunque las investigaciones arqueológicas recientes sugieren que podría haber nacido en una organización política local anterior.

Imagen de Don Pelayo

Según las crónicas medievales, Don Pelayo era un noble visigodo, hijo del duque Fávila de Asturias y nieto de Quindasvinto. Debido a las intrigas de la nobleza visigoda, el rey Witiza conspiró para asesinar a su padre. Pelayo huyó a las Asturias, donde tenía amigos o familia. Posteriormente, al sentirse inseguro en el reino, partió en peregrinación a Jerusalén. Allí permaneció hasta la muerte de Witiza y apoyó a Rodrigo, de quien era partidario. Con este, ocupó el cargo de conde de, y como tal, combatió en la Batalla de Guadalete, en abril o mayo del año 711. Después de la guerra se refugió en Toledo y, con la caída de la ciudad en (714), mientras que otros huyeron a Francia, regresó a Asturias, supuestamente para proteger el tesoro del rey visigodo.

Las primeras invasiones árabes en el norte fueron hechas por Munuza entre 712 y 714. Entró en el principado de Asturias por el puerto de Tarna y conquistó Luco de los Astures (Santa María de Lugo de Llanera y Gijón, donde puso Munuza en el cargo de gobernador.

En 722 (o, según otros, en 718), Munuza envió el general Al Qama para someter a los rebeldes. Al Qama se dirigió hacia Bres (Piloña), donde se encontraba Don Pelayo. Este siguió huyendo hasta el monte Auseva, en el valle de Cangas y allí, en Covadonga, aniquiló el desplazamiento de Al Qama. Después de la batalla, el gobernador militar en el comando de la mitad norte de la península Ibérica, Munuza, que tenía como base Gigia (actual Gijón), trató de escapar de Asturias y alcanzar la seguridad de sus posiciones en la meseta, pero fue alcanzado y muerto junto con su séquito y sus tropas en un valle en el centro de Asturias.

Estatua de Don Pelayo

Entonces, Don Pelayo fue aclamado rey y fundó el Reino de Asturias, el embrión de los otros reinos cristianos ibéricos responsables de la reconquista de la península. Luego, instaló su corte en Cangas de Onís.

De su esposa Gaudiosa tuvo dos hijos, el citado sucesor, Fávila, y Ermesinda, que iba a casarse con Alfonso I de Asturias, hijo de Pedro, duque de Cantabria.

¿Quién fue Don Pelayo?

De origen controvertido, pero se le atribuía el título de “noble godo”. Se le vincula directamente con el pueblo de Asturias por datos obtenidos de sus predecesores familiares. Fue quien detuvo la expansión de los musulmanes al norte al revelarse contra el reinado musulmán. Se le considera también el fundador del Reinado de Asturias. Aunque el título de libertador sea el indicado, sus acciones fueron las primeras para que España saliera del dominio de los moros.

Se sabe que huyó a Asturias durante el reinado del rey visigodo Witiza. Luego, convertido en peregrino se exilió a Jerusalén hasta la toma del reinado de Don Rodrigo. Entonces vuelve Hispania, península Ibérica durante el reinado visigodo. Con el nuevo rey combate en la batalla de Guadalete. En la derrota huye a Toledo y luego a Asturias. Es en este momento que queda marcada su determinación contra los musulmanes y empieza a planificar su rebelión.

 

Libertador de España - Relato de Pelayo

Libertador de España – Relato de Don Pelayo

Rebelión de Don Pelayo

Según la “crónica Albeldense”, en 718 hizo su primer intento de rebelión, el cual fallo. Fue capturado y enviado a Córdoba, pero consiguió escapar y volver a Asturias. Luego de esto se refugió en Covadonga donde formó la resistencia.

En 772 el gobernador musulmán Munuza envía al general Al Qama para someter la rebelión que organizaba Don Pelayo. Este último lo esperaba en Covadonga y allí se libró la batalla donde Don Pelayo y su ejército acabaron con Al-Qama y sus tropas. Entonces, Munuza intenta escapar de Asturias, pero es alcanzado y dado muerto. Luego de la huida y muerte de Munuza, Don Pelayo toma Gijón. Consecuente a esto, muchos cristianos se unieron a su ejército.

Reinado de Don Pelayo

Luego de sus actos, Don Pelayo y su reinado se estableció en Cangas de Onís, una zona montañosa de difícil acceso para los musulmanes. Con el paso de los años los cristianos fueron ganando terreno a los musulmanes gracias a la valentía y hazañas de Don Pelayo. Décadas después, el centro de su sede se trasladó a Oviedo bajo el reinado de Alfonso II, descendiente de Don Pelayo.

Posteriormente, el rey Don Pelayo muere en Cangas de Onís en el año 737. Fue sepultado en Abamia en la iglesia de Santa Eulalia de Abamia, lugar donde descansaba su esposa, la reina Gaudiosa. No obstante, el rey de Castilla y León, Alfonso X, ordenó que los restos de Don Pelayo y su esposa fueran trasladados a la Santa Cueva de Covadonga.

Expansión del Reino de Asturias

Expansión del Reino de Asturias

A fin de cuentas, si bien no fue alguien a quien se le haya otorgado el título de libertador, Don Pelayo fue aquel que le concedió y dio inicio a la libertad de España de los musulmanes.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad