Dioses del Olimpo: impulsivos, celosos, exactamente como los humanos

La mitología griega fue una evolución del politeísmo de los pueblos indo-europeos que colonizaron la región, y guarda semejanza con otras religiones de la época – de los nórdicos hasta los hindúes. Eran más de 600 deidades; 12 de ellas vivían en el Olimpo.

Zeus, el padre de todos

Era el jefe del Olimpo. Con frecuencia, fue retratado como un señor de barbas largas y grisáceas, provisto de un escudo mágico y una de las más poderosas armas de la mitología: su relámpago. Zeus también era visto como un símbolo de orden, el único que se desafiar a la anarquía de los titanes (ver más abajo). Pero su reinado no era absoluto, como el del Dios cristiano. Él tenía poderes limitados y se enfrentaba constantemente con conspiraciones de otros dioses. Cierta vez, mientras dormía, el señor del Olimpo fue encadenado por Poseidón, Hera y Apolo-respectivamente su hermano mayor, su esposa y su hijo, y le robaron sus armas.

Al final, sin embargo, Zeus siempre conseguía vencer, y castigaba a los conspiradores. Poseidón y Apolo fueron condenados a trabajar como esclavos para el rey de Troya, mientras que Hera pasó años en el cielo colgaa por los pies. Pero la gran característica de Zeus era la lujuria. El rey de los dioses tomaba todo el mundo que le apetecía, de los dioses a los mortales. Muchas veces, asumía formas poco usuales para acelerar su juego de seducción. Para enamorar a la princesa Europa, se convirtió en un galante toro blanco y tuvo tres hijos con ella. Hasta el día de hoy, la mayoría de los personajes del Olimpo era descendiente del dios más poderoso (y promiscuo) de la Grecia Antigua.

zeus - Dioses de grecia

zeus

Gaia y Urano

Ella simbolizaba la Tierra, y él, el cielo. Nacieron del Caos, el dios que representaba el desorden inicial del Universo. Juntos, dieron vida a los titanes.

Cronos

El dios del Tiempo, fue el más terrible de todos los titanes. Junto con Rea, tuvo seis hijos: Héstia, Hades, Deméter, Hera, Poseidón y Zeus.

Hera

Además de la hermana y esposa de Zeus. Era considerada la reina del Olimpo. Tenía un temperamento explosivo y no soportaba la infidelidad de su marido.

Atenea, la sabia guerrera

Un día, Zeus se despertó con un dolor de cabeza brutal. Decidió apelar a una especie de cirugía radical: Hefestos, el dios del fuego y los metales, le abrió el cráneo a golpes de mazo. Y fue de los sesos de Zeus que surgió una de las deidades más importantes del Olimpo: Atenea, la diosa de la sabiduría. Era una figura de impresionante belleza, que vivía siendo cortejada por múltiples personajes, pero nunca se entregó a ninguno de ellos.

Atenea - Dioses del Olimpo

Atenea

Centrada y generosa, Atenea se consagró como una virgen eterna, más interesada en asesorar y proteger a sus seguidores que preocuparse del amor. Sólo perdía la calma cuando cuestionaban su belleza – como todos los dioses, era muy vanidosa – o cuando se apelaba a la violencia, que repudiaba.

Afrodita

Hija de Urano, fue la más bella de todas las diosas. Sus poderes consistían en el dominio del amor, el sexo y el placer físico.

Poseidon

Responsable de dirigir los mares. Envidiaba el poder conquistado por su hermano Zeus, y siempre conspiraba contra él para derribarle.

Hades

Un dios solitario, que reinaba sobre los subterráneos de la Tierra, a donde iban los muertos.

Apolo, el mal querido

Hijo de Zeus con la diosa Leto, Apolo era una de las figuras más eclécticas del Olimpo. Dios de la luz, de la medicina, de las artes y de las ovejas, también guarnecia el Oráculo de Delfos, el templo que funcionaba como el Google de los griegos, al que acudían en busca de respuestas. Apolo tenía rostro joven y de cuerpo atlético. Un galán. Pero era infeliz en el amor.

Apolo - Dioses del Olimpo

Apolo

Su gran tragedia tuvo que ver con Dafne. Todo comenzó en una pelea con Eros – que los romanos llamaban Cupido. Para vengarse, el niño lanzó dos flechas. Una de ellas, de oro, llegó al corazón de Apolo, que fue embargado por un amor indescriptible. La otra, de plomo, ha apuntado Dafne, que hizo que ella tuviera horror de la simple idea de amar a Apolo. Tanto era el horror que la produjo la flecha, que prefirió ser transformada en un árbol a tener que soportar el pegajoso hijo de Zeus. El árbol en cuestión era el laurel y desde entonces, los griegos, utilizan ramas de laurel para celebrar sus logros.

Ares

El dios de la guerra, gran conocedor del fragor de las batallas y el olor de la sangre.

Hermes

Con sandalias aladas, era el mensajero de los dioses, adorado por los mercaderes, comerciantes y viajeros.

Hefesto

Era el dios del hierro y del fuego, responsable de forjar algunas de las más poderosas armas de la mitología griega.

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies