Cocodrilo – ¿Dónde viven? Alimentación, reproducción y amenazas

El cocodrilo es un reptil de aspecto prehistórico perteneciente al orden de los crocodilianos, divididos en catorce especies y tres géneros distintos.

Verdaderos dragones salidos de las profundidades, los cocodrilos son depredadores temibles. Durante su evolución, el cocodrilo ha desarrollado estrategias de caza perfectas que les permitieron adaptarse a los cambios durante casi 65 millones de años.

El cocodrilo es un reptil con una boca grande y mandíbulas poderosas. Es un animal formidable que puede alcanzar más de 7 metros de longitud. Su cuerpo es más corto que su cola. Cada una de sus 4 patas tiene 4 dedos, y sus patas traseras están unidas por una membrana que facilita la natación (como las de los patos). Su cuerpo está cubierto con escamas corneales en su espalda.

Los cocodrilos son, dentro de los reptiles, son los animales biológicamente más complejos a pesar de su apariencia prehistórica. Al contrario que otros reptiles, el cocodrilo tiene una corteza cerebral y cuatro cavidades cardíacas. Su aspecto exterior es también un signo distintivo de su vida acuática y depredadora.

Cocodrilo del Nilo
De Dewet – Trabajo propio, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=66978

El cuerpo perfilado del cocodrilo le permite nadar rápidamente. Al poner sus patas a lo largo de su cuerpo, puede ser más rápido, al reducir la resistencia al agua. Sus patas palmeadas no las utiliza para impulsarse en el agua, pero le permite hacer giros rápidos y movimientos repentinos. También son una ventaja en aguas poco profundas donde el animal puede moverse mientras camina por el fondo.

El tamaño del cocodrilo varía ampliamente entre especies que van desde cocodrilos enanos, que no miden más de 2 metros de largo, hasta cocodrilos marinos, que pueden alcanzar un tamaño máximo de 7 metros.

Los cocodrilos tienen la piel lisa en la zona ventral y los flancos, mientras que la dorsal está protegida con placas óseas. Estas placas huesudas son gruesas y robustas, proporcionando a los cocodrilos una protección efectiva. Aunque es gruesa, la armadura permite que el calor pase a través para que los cocodrilos puedan calentar su sangre.

El cocodrilo tiene ojos redondos, con pupilas verticales, localizadas en la zona alta de la cabeza. Le permiten seguir vigilando a su presa mientras permanece casi completamente sumergido. Cuando el animal está completamente bajo el agua, una membrana transparente, el párpado nictitante, cubre el ojo para declararlo durante el buceo. En la parte posterior de la retina, la presencia de la “fóvea”, una capa reflectante, revela una buena adaptación a la visión nocturna

Al igual que los ojos, las fosas nasales se encuentran en lo alto de la cara. Esto permite al animal seguir respirando sin problemas cuando está en el agua. El olfato del cocodrilo responde a estímulos químicos manejados por bulbos olfatorios, ubicados en la parte anterior del cerebro, en la parte superior del cráneo.

Crocodylus acutus de México - Cocodrilo
Crocodylus acutus de México.

¿Dónde viven los cocodrilos?

Los cocodrilos viven en pantanos y cursos de agua en diferentes regiones intertropicales. Saben nadar bien. Pero también pueden caminar en la Tierra y correr muy rápido (pero sólo cortas distancias).

Los cocodrilos se encuentran en todo el mundo, dependiendo de las especies: en el África subsahariana, en América Central (México, Guatemala, Florida), en América del sur (Colombia, Venezuela), en las Antillas, en Cuba, en la India, en Irán, en Pakistán, en Filipinas, en el Norte de Australia, en el sur de Asia…

Hay que tener en cuenta que hoy en día, la mayoría de los cocodrilos viven en los trópicos. Algunas especies, como el cocodrilo del Nilo, aparece de manera desbordante en subtrópicos más templados. Animales anfibios, los cocodrilos viven en hábitats mixtos que consisten en un área de tierra y una parte acuática. Prefieren los manglares, las marismas y las desembocaduras de los ríos. Estos hábitats disponen de abundantes alimentos, bancos de agua soleados, y una vegetación densa para ocultarse.

Zonas de distribución de los cocodrilos

Alimentación del cocodrilo

El cocodrilo es un animal carnívoro. Se alimenta de distintos animales, como peces, aves, serpientes… también puede atacar a grandes mamíferos que vienen a beber en el borde de ríos como cebras, girafas… para matar a sus presas, las adormece y luego se traga a sus víctimas sin masticarlas.

Como hemos dicho, los cocodrilos son todos animales carnívoros. Estos reptiles comen principalmente peces, pero las especies más grandes son capaces de matar un antílope o un ñu que viene a beber del río. Antes de que los cocodrilos despedacen a su presa, la ahogan. No la mastican, sino que destrozan a la víctima y se tragan los pedazos. Ocasionalmente los cocodrilos son carroñeros.

Un cocodrilo adulto no necesita alimentarse tan a menudo como otros animales. Utiliza la energía suministrada por su fuente de alimentación de manera más eficiente. El 60% de los alimentos ingeridos se almacenan en la grasa de la cola, en el abdomen y a lo largo de la espalda. Un cocodrilo adulto puede permanecer 2 años sin alimentarse y un recién nacido 4 meses. Los adultos se alimentan principalmente durante la estación cálida. En tiempo frío, la digestión se ralentiza y sólo los jóvenes necesitan alimentarse, comiendo insectos durante la mayor parte del tiempo.

Cocodrilo americano (Crocodylus acutus)
De Petruss – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20211823

Reproducción de los cocodrilos

Los cocodrilos se clasifican como ovíparos. Por lo tanto, van a poner huevos para dar a luz a pequeños cocodrilos. La hembra pone sus huevos en un agujero que cava en la arena. Pone un promedio de 20 a 30 huevos, a veces hasta 90 huevos.

Los cocodrilos son considerados muy buenos padres. La supervivencia de la especie depende de ello debido a que los cocodrilos jóvenes son vulnerables, son presa fácil para muchos depredadores.

Los cocodrilos llevan una vida de grupo bastante armoniosa, marcada por el ciclo inmutable de la reproducción. Cuando el amor les llama, una vez al año, los machos dominantes controlan un territorio que sólo varias hembras tendrán derecho a entrar. El apareamiento es acuático. Está precedido por preliminares lentos que contrastan con la energía explosiva del depredador.

Todo está acompañado de gritos característicos. Después de la fertilización, la hembra regresa al banco para construir un nido sólido, hecho con una mezcla compacta de suelo y vegetación. Poco antes de la temporada de anidación, las hembras se vuelven agresivas en competir por los mejores sitios de anidación. Parados en sus pies, se empujan a sí mismas, buscando derrocar a su rival y no dudan en morderse.

Cocodrilo hociquifino africano (Crocodylus cataphractus)
Cocodrilo hociquifino africano (Crocodylus cataphractus)

La hembra cava un nido en tierra seca en la arena o en tierra blanda a cierta distancia del agua. El nido cavado tiene entre 30 y 45 cm de profundidad acomodará los huevos. La puesta dura unos 20 minutos, después de lo cual la hembra cubre el agujero colocando arena en los huevos. En este nido, la temperatura varía entre el centro y las periferias, lo que parece tener una influencia en la determinación sexual de los jóvenes. La incubación de los huevos de cocodrilo dura entre 84 y 90 días. A lo largo de este período, la hembra ayuna y vigila intensamente el nido, dejándolo únicamente para beber o ponerse a la sombra.

Al final del período de incubación, los pequeños cocodrilos, listos para salir de sus caparazones, producen pequeños ruidos. La madre se los introduce en su boca para llevarlos al río donde los suelta en aguas poco profundas. Este primer hábitat tiene la ventaja de esconder a los recién nacidos de los depredadores y evitar que se deshidraten.

Durante las seis a ocho semanas de su vida, los cocodrilos jóvenes forman grupos en viveros ubicados en tierra. Los pequeños se mueven solos, aunque su madre cuida de su seguridad. Durante este período, las crías son presa fácil para todo tipo de depredadores.

Después del período de guardería, los jóvenes se alejan de los adultos y buscan una madriguera común. Aprenden a alimentarse juntos y a establecer una jerarquía en la que los grandes dominan a los demás. Más tarde, estos grupos se disocian. Cada cocodrilo se vuelve independiente y busca un territorio.

Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius)
Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius)

Esperanza de vida del cocodrilo

El cocodrilo puede vivir durante muchos años, de 70 a 100 años. Durante su vida, puede dar a luz a varios cocodrilos.

La longevidad de los cocodrilos no algo muy estudiado, aunque se utilizan varias técnicas para dar una estimación razonable. El método más común es medir los anillos de crecimiento lamelar en los huesos y los dientes. Cada anillo corresponde al crecimiento que ocurre generalmente una vez al año entre las estación seca y la húmeda. Dadas estas inexactitudes, se estima que el cocodrilo más longevo sería el cocodrilo marino, que como ya hemos dicho parece ser capaz de vivir hasta 70 años.

Papel del cocodrilo en los ecosistemas

En la cadena alimentaria, los cocodrilos son depredadores que juegan un papel importante en el mantenimiento de la vida animal. Capaces de cavar pozos en la estación seca, crean hábitats pequeños y no despreciables para muchas especies y mantienen canales abiertos para llevar agua a las marismas.

Como carroñeros ocasionales, los cocodrilos también impiden epidemias, especialmente para los peces. Las protegen regulando las poblaciones de sus depredadores, como las nutrias y los peces que comen otros. En Madagascar, por ejemplo, hubo un aumento de la rabia canina después de la matanza de grandes reptiles que se alimentaban de perros enfermos.

Cocodrilo australiano de agua dulce (Crocodylus johnstoni)
Cocodrilo australiano de agua dulce (Crocodylus johnstoni)

Lágrimas de cocodrilo

Los cocodrilos se comunican entre sí a través de señales acústicas. Erróneamente considerado mudo, el cocodrilo se comunica con sus vecinos por medio de distintos ruidos.

La audición de cocodrilo parece particularmente desarrollada. Le permite comunicarse con sus semejantes a través de una amplia variedad de sonidos (silbidos, gruñidos, llamadas…) que transmiten, en tierra o baja el agua, todas sus emociones. En inmersión, el oído externo se cierra, lo que impide que se les introduzca agua.

Técnicas de caza del cocodrilo

Los cocodrilos son excelentes cazadores. Cada especie de cocodrilo tiene una dieta relacionada con los recursos específicos de su entorno natural. Aparte de los grandes animales como el elefante o el hipopótamo y algunos grandes depredadores adultos, lun humano descuidado que se pone al alcance de un cocodrilo es una presa fácil. Peces, anfibios, serpientes, pequeños y grandes mamíferos son una excelente comida para satisfacer a cualquier cocodrilo.

Los puntos de agua son un ambiente perfecto para un depredador como el cocodrilo. Por la noche, todos los mamíferos utilizan los escasos puntos de agua a diario para tratar de calmar su sed. Tan pronto como un grupo se acerca, sus ojos están abiertos. ¿Hay un animal enfermo o herido? ¿Hay un cachorro imprudente que se aventura demasiado lejos de la manada? En unos momentos, los cocodrilos se deslizan en el agua.

Cocodrilo filipino (Crocodylus mindorensis)
Cocodrilo filipino (Crocodylus mindorensis)

Aproximación

Fase preparatoria para la preparación del ataque implacable, el cocodrilo se sumerge y avanza discretamente hacia el grupo. Sus ojos y fosas nasales sobresalen de la superficie. Espera pacientemente el momento adecuado. No debemos equivocarnos. El cocodrilo está lleno de discernimiento. Nunca atacará a un animal más fuerte que él. De la misma manera, él elige su terreno de caza. Es mucho más ágil en el agua que en la tierra. Así integra todos los componentes de combate y programas a su favor.

Selecciona el lugar, la víctima, el momento. La presa es avistada. Sacia una sed que sin duda le hace perder parte de su proverbial vigilancia. La cabeza inclinada hacia las olas, el mamífero, sea lo que sea, se vuelve vulnerable. El cocodrilo selecciona a su presa, lanzándose sin complejos hacia una víctima bien definida.

Ataque

La espera suele ser corta. El cuerpo cónico del cocodrilo se desliza a lo largo del agua. La cola proporciona la fuerza motriz. Los cuatro miembros proporcionan equilibrio. Con toda la discreción requerida, el animal se acerca a la cabeza del imprudente, inclinándose hacia la ola. El ataque es rápido como el rayo. Las mandíbulas macizas y robustas se cierran implacablemente en el hocico de la víctima. Sosteniendo firmemente a su presa, sus dientes profundamente plantados en la carne de su presa, el cocodrilo entonces utiliza todo su poder para apretarlo hasta el fondo de las aguas y ahogarlo allí.

Cocodrilo mexicano (Crocodylus moreletii)
Cocodrilo mexicano (Crocodylus moreletii)

Ataque terrestre

Aunque el agua sigue siendo su hábitat preferido, el cocodrilo también sabe cómo luchar feroces batallas en tierra. Si una presa es lenta para acercarse al agua, el depredador puede atacar la costa. El cocodrilo se acerca lo más bajo posible a la superficie. Luego sale del agua con sus patas traseras y su robusta cola. El efecto sorpresa es tal que muchos animales acaban muriendo.

Cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus)
Cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus)

Amenazas para el cocodrilo

Protegido por su espesa coraza, el cocodrilo adulto no tiene enemigos naturales aparte del hombre y sus propios congéneres. Los huevos y las rías son muy vulnerables. Debido a que la anidación se realiza en tierra, estos nidos tienen la desventaja de ser fácilmente accesibles para varias aves y mamíferos, así como para otros reptiless. Estos últimos aprovechan la ausencia momentánea de los padres para buscar en el nido y comer su contenido.

Los huevos también son muy apreciados en África y Nueva Guinea, tanto para el consumo como por sus propiedades medicinales.

Tanto los recién nacidos como los jóvenes cocodrilos son presa fácil para peces grandes, o aves grandes como rapaces, garzas, marabucos y cormoranes. Felinos, chacales, hienas y mangostas también disfrutan estos animales jóvenes. La tasa de mortalidad sería aún mayor sin creación de las “guarderías” donde los padres colocan a las crías durante las 12 semanas en que son más vulnerables.

Una vez que alcanza la madurez sexual, el cocodrilo joven no tendrá nada que temer de estos depredadores. Sin embargo, los zoólogos estiman que casi el 90% de los animales mueren en el primer año de vida.

Durante muchas décadas el comercio de pieles se ha producido en todos los continentes, este depredador, por feroz que sea, se ha convertido en una presa fácil para el hombre.

En los últimos años, algunas especies de cocodrilos o caimanes han estado al borde de la extinción. Mientras los cazadores furtivos continúan recolectando restos de cocodrilos, la mayoría de las pieles ahora provienen de granjas genuinas que crían cocodrilos en cautividad desde la década de los sesenta a través de los trópicos.

En el hábitat salvaje, el cocodrilo sigue siendo perseguido por cazadores furtivos, que matan sin distinción a todos los animales jóvenes y adultos que se ponen a su alcance, a menudo burlándose de las cuotas y reglamentos. Aunque movilizados en gran parte por esta justa causa, los protectores de la naturaleza todavía no han ganado su lucha, ni mucho menos.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad