Casas prefabricadas: tipos, ventajas y cómo funcionan

Las casas prefabricadas son ya viejas conocidas en varios países de Europa, así como en los Estados Unidos y en China, y cada vez son más empleadas para sustituir a las viviendas tradicionales en todo el mundo.

En 1907, la Edison Portland Corporation – del inventor y empresario Thomas Edison – produjo todas las piezas prefabricadas para la construcción de un edificio industrial en los Estados Unidos, por lo que podemos citar a este como el primer edificio prefabricado de la historia. Sin embargo, el uso de los prefabricados sólo se intensificó a partir del año de 1950: después de la devastación causada por la 2ª Guerra Mundial, cuando fue necesario adoptar un método constructivo más práctico y de bajo costo para recuperar las construcciones destruidas en buena parte de Europa.

¿Qué son las casas prefabricadas?

Las casas de madera prefabricadas son un tipo de construcción también conocida como casa modular, es una construcción para vivienda que cuentan con todos o la mayor parte de sus componentes producidos industrialmente antes de las obras de construcción comiencen. Las piezas son transportadas hasta el emplazamiento de la obra y, con el uso de mano de obra especializada, son montadas de acuerdo con el proyecto, el material utilizado y las directrices del fabricante.

Lo más interesante es que los módulos pre-fabricados también pueden ser utilizados para la construcción de edificios de pequeño y gran porte; e, incluso, en obras de infraestructura urbana, como puentes y galpones.

Las piezas prefabricadas pueden ser hechas a partir de madera, acero y concreto; además, existe la construcción con contenedores, donde estas estructuras son renovadas y adaptadas para la creación de casas, oficinas, hoteles y hasta edificios residenciales.

De entre todos estos materiales de construcción, destacan las casas de madera prefabricadas, debido al bajo coste, durabilidad y escasa contaminación al medio ambiente; además de que suelen ser las casas modulares preferidas para entornos no urbanos.

Ventajas de las casas prefabricadas

En comparación con la construcción tradicional – que utiliza mampostería o concreto armado, en algunos casos – la construcción prefabricada tiene numerosas ventajas, como lo son:

Construcción más rápida:

Como las piezas ya se encuentran listas, sólo es necesario montarlas, por lo que el tiempo de la  obra termina por reducirse drásticamente. En promedio, una casa prefabricada se encuentra lista hasta en un 40% más rápido. Además, en los lugares más lejanos o con acceso limitado, el uso de pre-moldeados disminuye la demora causada por el transporte y entrega de materiales.

Menos residuos:

El uso de pre-moldeados disminuye la generación de escombros, ya que las piezas son hechas a medida y utilizadas en su totalidad en la construcción. Así, las casas prefabricadas suponen una menor contaminación e impacto en el medio ambiente.

Sostenibilidad:

Con las casas prefabricadas se presenta una reducción del uso de agua en la construcción, ya que muchos de los insumos se dan con el uso de las piezas.

Coste fijo:

Mientras que en la construcción tradicional se cuenta con costes muy variables, la construcción con módulos prefabricados tiene un costo fijo, determinado en el inicio del proyecto, de acuerdo con el diseño, el tamaño, la cantidad y tipo de piezas necesarias. En algunos casos, sólo los costes de acabado y finalización no están incluidos y pueden variar de acuerdo con los proveedores y materiales elegidos.

Personalización:

Las piezas pre-fabricadas funcionan casi como un rompecabezas. Así, es posible pensar en una infinidad de diseños, tamaños y formas de uso, todo de acuerdo con las necesidades del futuro propietario. Si un matrimonio con dos hijos, tiene más de uno, por ejemplo, es fácil y rápido el agregar un cuarto a la casa, sin necesidad de romper paredes o hacer evaluaciones estructurales del inmueble para una reforma.

Aspecto:

A pesar de que ya están casi listas de fábrica, las casas prefabricadas pueden recibir mejores acabados y más materiales de apoyo que las de albañilería. No es necesario mantener una apariencia industrial o modular en la estructura, a menos que los futuros residentes deseen lo contrario.

Debido a esta versatilidad, muchas veces es difícil reconocer una casa pre-fabricada sólo por la apariencia. Así mismo, es posible aplicar cualquier tipo de pintura, cerámica, sistemas de agua y electricidad, revestimientos de yeso y hasta paneles para la comodidad termoacústica.

¿Vale la pena invertir en una casa prefabricada?

Son numerosas las ventajas de la construcción de una casa prefabricada. Por el hecho de que las piezas son producidas con el objetivo de encaje perfecto, obras como estas son mucho más rápidas de ser finalizadas, quedando en torno a la mitad o incluso menos tiempo comparado a las construcciones tradicionales del mismo porte.

Otro punto importante está en la economía relacionada con la mano de obra: las casas pre-fabricadas, por tener una forma de construcción más sencilla, requieren menos esfuerzo humano, reduciendo de forma considerable el gasto global con el proyecto.

Por lo que la respuesta sería sí, vale la pena invertir en una casa prefabricada.

¿Qué cuidados tengo que tomar al optar por una casa prefabricada?

Entre muchas ventajas, vale la pena resaltar algunos cuidados que deben tomarse cuando se opta por la construcción de una casa prefabricada. La calidad de la vivienda no pierde en nada en comparación con las demás formas de construcción, siempre que la elección del material se realice tomando en cuenta algunos factores.

Para garantizar la durabilidad de la construcción, es preciso utilizar maderas que han recibido el tratamiento adecuado, y no las que se venden en su forma natural, ya que estas no tienen la resistencia necesaria para este tipo de construcción. La falta de tratamiento adecuado puede cambiar algunas de las características físicas de la madera, ya sea por la exposición a la humedad, ya sea por dilatación térmica — lo que puede resultar en daños permanentes a la estructura. Otro factor importante en relación a las maderas es el de verificar la certificación de los órganos ambientales, para evitar problemas relativos a la procedencia del material.

La opción de albañilería es menos crítica en cuanto a estos factores, pero aún así merece la atención: es necesario comprobar su calidad.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad