Cáncer de pulmón: detección, síntomas y tratamiento

El cáncer de pulmón es uno de los tipos de cáncer más comunes. Es agresivo y tiene las mayores tasas de mortalidad por cáncer en España y en el mundo.

El cáncer de pulmón afecta a ambos sexos, pero con mayor incidencia en los hombres que en las mujeres, y el grupo de edad a menudo afectado es de 60 a 70 años.

El tabaquismo es, sin lugar a dudas, el principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de pulmón, con una estimación del 90% de los casos relacionados con el tabaquismo. El cáncer de pulmón se desarrolla a partir del crecimiento desordenado de las células, provocando la aparición de un tumor. Este tumor tiene la capacidad de propagarse a otras partes del cuerpo.

Los diferentes tipos de cáncer de pulmón pueden aparecer también en diferentes tipos de células que pertenecen al órgano, por ejemplo, células de bronquios, bronquiolos o alveolos y se dividen en carcinoma de células pequeñas y carcinoma de células no pequeñas, el más común, subdividido en adenocarcinomas y carcinomas epidermoides.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de pulmón es el tabaquismo. Se estima que el 90% de los casos de cáncer se asocian con el tabaco.

Parece que los individuos con antecedentes familiares de primer grado con cáncer de pulmón tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar un cáncer de pulmón.

La exposición a la contaminación atmosférica, infecciones pulmonares de repetición, deficiencia y exceso de vitamina A, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y otros factores genéticos también favorecen el desarrollo del cáncer de pulmón.

Vista microscópica de una biopsia de carcinoma de pulmón de células pequeñas
Vista microscópica de una biopsia de carcinoma de pulmón de células pequeñas. Imagen:
KGH

Síntomas del cáncer de pulmón

En la fase inicial, el cáncer de pulmón no presenta síntomas y cuando los síntomas se manifiestan, la enfermedad puede estar en fase avanzada.

Por lo general, el paciente afectado por el cáncer de pulmón empieza a presentar tos seca que no cesa, problemas para respirar, debilidad, ronquera durante más de una semana, dolor en la región torácica, pérdida de peso y neumonías contantes.

Además, a menudo el paciente empieza a percibir sangre en el escupitajo al toser, un síntoma muy similar al de la tuberculosis.

El diagnóstico de la enfermedad se realiza mediante pruebas como radiografía de tórax, tomografía computarizada, biopsias (punción transtorácica y biopsia pulmonar quirúrgica), broncoscopia y mediastinoscopia. Después del diagnóstico, es importante evaluar el estado de la enfermedad, que varía de los grados I a IV en función de la gravedad.

El tratamiento del cáncer de pulmón es realizado mediante cirugía, quimioterapia o radioterapia. La mejor terapia se elige según el estado de la enfermedad y el tipo de cáncer que alberga al paciente.

Dependiendo del cuadro, puede elegirse más de uno de los tratamientos. La cirugía es para extirpar el tumor y partes del pulmón.

En pacientes con buena capacidad respiratoria, puede realizarse la retirada completa de uno de los pulmones. Durante el tratamiento es fundamental que, en el caso de los fumadores, se abandone este hábito.

Detección del cáncer de pulmón

Las radiografías anuales del tórax no reducen la mortalidad por cáncer de pulmón, según un estudio clínico a gran escala presentado el miércoles a Estados Unidos, lo que demuestra la inutilidad de este procedimiento como prueba de detección precoz.

«Estos resultados proporcionan una fuerte evidencia de que no hay una ganancia sustancial en la supervivencia de las personas con cáncer de pulmón con una radiografía anual de rayos X de sus pulmones«, escriben los autores de la investigación publicada en el Journal of the American Medical Association (JAMA) con fecha 2 de noviembre.

Fue publicado el miércoles en la edición digital de la Jama, debido a su presentación ese día en la conferencia anual del American College of Chest Physicians (Chest 2011), celebrada del 22 al 26 de octubre en Honolulu (Hawaii).

El estudio se llevó a cabo en los Estados Unidos entre noviembre de 1993 julio de 2001 por el doctor Martin Oken, de la Universidad de Minnesota (norte), con un grupo de 154901 participantes de entre 55 a 74 años, de los cuales sólo la mitad fueron elegidos al azar para someterse a una radiografía anual de sus pulmones durante cuatro años. El otro grupo recibió exámenes médicos y atención sanitaria rutinaria. Los participantes en ambos grupos fueron similares, con una proporción igual de hombres y mujeres. Cada uno de estos grupos estaba formado por un 45% de personas que nunca habían fumado, 42% de ex-fumadores y 10% de fumadores.

cáncer de pulmón en wikipedia
Las radiografías de tórax no son eficaces en la reducción de la mortalidad por cáncer de pulmón. En la radiografia, manchas claras en los pulmones muestran un probable cáncer de pulmón. © Wikipedia DP

La radiografía no sirve para evitar muertes por cáncer de pulmón

Durante un período de seguimiento de trece años que se cerró en 2009, estos investigadores han diagnosticado 1696 cánceres de pulmón en el grupo sometido a una radiografía anual y 1620 casos en el grupo control.

Las tasas de mortalidad como resultado de estos cánceres en ambos grupos durante los trece años eran casi idénticos a 1.213 muertes entre aquellos que han tenido una radiografía y 1.230 muertes al año en el grupo control.

La distribución de los diferentes tipos de tumores en ambos grupos fue similar con un 41% de los adenocarcinomas, carcinomas de células escamosas en el 20%, 14% de carcinomas de células pequeñas, 5% de carcinoma de células grandes y otro 20% de otras variantes de epitelioma de células grandes.

escaner
El escáner es más eficaz que las radiografías para detectar tumores de pulmón: en efecto podría reducir la tasa de mortalidad de cáncer de pulmón en un 20%. © Blog story, Flickr CC by nc-nd 2.0

En un editorial también publicado en JAMA, el Dr. Harold Sox de la Dartmouth Medical School en West Lebanon (New Hampshire, noreste) considera que los resultados de este estudio «proporcionan evidencia convincente de que la radiografía de tórax para detectar el cáncer de pulmón no es eficaz» para reducir la mortalidad. Dijo que «este estudio es importante para resolver este asunto de una vez» y el uso de escáneres helicoidales (tomodensitómetro) como técnica de imagen.

Un extenso estudio realizado sobre 50.000 fumadores de EE.UU. y ex fumadores, de entre 55 y 74 años, dio a conocer en 2010, en realidad ha demostrado que esta técnica permite una mejor detección de pequeños tumores en su fase inicial de desarrollo que la radiografía tradicional, reduciendo en un 20% su mortalidad.

Este estudio clínico llamado National Lung Screening Trial mostró por primera vez que la detección precoz de un tumor canceroso en el pulmón reduce el riesgo de morir, lo que es un gran paso adelante, dijo el Dr. Sox.

pulmones
Para detectar el cáncer de pulmón en etapa inicial, el escáner helicoidal es más eficaz que la radiografía de tórax.

Diagnóstico de cáncer de pulmón

Es difícil establecer un diagnóstico precoz del cáncer de pulmón y cuando este se realiza el paciente ya es sintomático y puede tener metástasis extendidas en otras partes del cuerpo.

Se deben realizar exploraciones de imagen para el estado de la enfermedad y la broncoscopia (endoscopia respiratoria) para evaluar el árbol traqueobronquial y, eventualmente, permitir la biopsia. La biopsia permite identificar el tipo de cáncer para definir el mejor tratamiento.

Existe un método que se considera nuevo para ayudar en el diagnóstico precoz, indicado para pacientes mayores de 55 años y fumadores, que es la tomografía computarizada de baja radiación. En estos casos, las probabilidades de que el tratamiento sea quirúrgico y las tasas de curación sean altas.

Tratamiento del cáncer de pulmón

El mejor tratamiento para cada caso está indicado tras el resultado de la biopsia, ya que cada subtipo de cáncer de pulmón se trata de forma específica, dependiendo del tipo de cáncer, del estado de la enfermedad y de las condiciones generales del paciente.

El tratamiento puede ser quirúrgico, con quimioterapia o radioterapia, que pueden aislarse o combinarse.

Prevención del cáncer de pulmón

La gran mayoría de los casos de cáncer de pulmón se asocian con el tabaquismo, por lo que la mayoría de los casos podrían evitarse con la disminución del consumo de tabaco.

Hay varias campañas preventivas por parte del gobierno, pero el número de fumadores sigue siendo alto. Dado que el consumo de derivados del tabaco es el origen del 90% de los casos, independientemente del tipo, no fumar es el primer cuidado para prevenir la enfermedad.

También se recomienda una dieta saludable con frutas y verduras, y al primer signo de síntomas, el individuo debe buscar ayuda médica para comenzar a combatir cuanto antes el cáncer de pulmón.