Artrópodos: características y principales grupos

El tronco o phyllum de los Artrópodos es el más abundante en especies de todo el reino animal y además el que se encuentra difundido en medios ambientales más diversos (hay ejemplares terrestres, marinos, dulceacuícolas, voladores, parásitos, etc.).

Son animales de simetría bilateral, con el cuerpo segmentado en anillos y cubierto por una cutícula quitinosa muy dura, por lo que el crecimiento tiene que llevarse a cabo a través de mudas de esa cutícula. Llevan apéndices articulados y una musculatura estriada muy desarrollada. El sistema circulatorio es abierto; el nervioso, de tipo ganglionar y dispuesto ventralmente, y la respiración se realiza a través de branquias o tráqueas.

El tegumento y las mudas

Está formado por una cutícula de naturaleza quitinosa, segregada por una capa simple de células. La quitina se dispone for mando varias capas, la primera de las cuales actúa como una estructura aislante e impermeable que impide la desecación del cuerpo; la segunda sufre un proceso de esclerotización y se en durece, confiriendo al cuerpo de estos animales su dureza y rigidez características; por último, la tercera capa es la más flexible y la que permite la articulación entre los distintos anillos o artejos.

Las distintas coloraciones que presenta la cutícula se deben a pigmentos fabricados por el mismo animal o adquiridos por la comida. La presencia de una cutícula rígida no permite un crecimiento continuado del
cuerpo, sino que éste se tiene que realizar en etapas, durante las cuales el animal se desprende de su cubierta, sus tejidos crecen y se desarrollan y después se vuelven a recubrir de una nueva cutícula. A este proceso se le denomina muda y, en muchos casos, va unido a otro conocido como metamorfosis. Ésta implica profundos cambios internos que conducen a la consecución del estado adulto.

Segmentación general del cuerpo

El cuerpo de los artrópodos está formado por segmentos que se repiten, diferenciándose cada uno de ellos del anterior y del posterior por un par de estrangulamientos externos. Todos los segmentos no son iguales, pues en la mayoría de estos animales se pueden agrupar en tres regiones distintas: cabeza, tronco y abdomen. Los anillos que forman la cabeza están soldados, formando una caja compacta, que en algunos grupos aparece unida al tórax.

Apéndices
Los apéndices, presentes en número de dos por cada anillo (aunque a veces faltan), son muy variables tanto en forma como en función. Pueden estar adaptados a la locomoción (patas), a la alimentación (mandíbulas) o a la reproducción.

Sistema circulatorio
El aparato circulatorio no es cerrado, liberándose la sangre directamente a una serie de lagunas y bañando a los diversos órganos. A través de vasos de distinta magnitud, la sangre regresa a la cavidad pericárdica que rodea al corazón. Este suele ser un ensanchamiento, más o menos contráctil, de un gran vaso dorsal.

Sistema respiratorio
La respiración, en las formas acuáticas, puede ser cutánea, aunque generalmente se efectúa por branquias. En las especies terrestres se lleva a cabo a través de unas estructuras tubulares o tráqueas que llegan hasta las células.

Sistema excretor
En las especies más primitivas se sigue realizando por nefridios, situados en número de un par por cada anillo. En el resto, las estructuras se complican y se especializan recibiendo diferentes nombres en cada grupo.

Sistema nervioso y órganos de los sentidos
En general se puede considerar formado por parejas de ganglios (una por anillo) unidas transversal y longitudinalmente, pero que en distintas regiones del cuerpo se concentran y dan lugar a unos verdaderos y complicados centros nerviosos. Esto es lo que ocurre en la región cefálica, donde se forma un complejo cerebro del que parten los nervios a los diversos órganos.

Esta complicación de estructura del sistema nervioso da lugar a una gran variedad de órganos de los sentidos, que varían dependiendo de los grupos. Los que se pueden encontrar más frecuentemente son los palpos (función táctil y gustativa), las antenas (funciones táctil, nadadora, olfativa, de comunicación, etc.) y los ojos (simples o compuestos).

Aparato digestivo
Por lo general está formado por un largo tubo recto que comienza en la boca (zona anterior del cuerpo) y termina en el ano (zona posterior). En algunos casos la estructura se complica algo más y pueden aparecer un esófago, otro ensanchamiento posterior, que es el buche, y una porción musculosa muy esclerotizada que es la molleja. En la parte media del tubo digestivo desembocan algunas glándulas que vierten sustancias que ayudan a la digestión de los alimentos.

Reproducción

La mayoría de los artrópodos presenta los sexos separados y la reproducción es de tipo sexual. Hay grupos con tendencia al hermafroditismo, como son los percebes y algunas especies parásitas. La fecundación puede ser interna o externa.

También existen situaciones en que la reproducción se realiza por algunos de los siguientes métodos:
Partenogénesis: los óvulos, sin ser fecundados por el macho, pero tras una recombinación de los genes, se desarrollan y originan un nuevo ser.
Neotenia: un animal, conservando sus caracteres morfológicos larvarios, adquiere la madurez reproductora.
Paidogénesis: en una larva maduran los órganos productores de células sexuales (gónadas) y aparece un fenómeno de partenogénesis. Los huevos se desarrollan dentro del cuerpo de la larva madre, hasta que adquieren ellos también la forma de larva; entonces muere la madre y salen al exterior muchas larvas.
Poliembrionaria: durante su desarrollo, el huevo se divide y cada una de las partes desarrolla un embrión.

Clasificación de los artrópododos

Existen varios grupos de animales que, sin ser los antecesores de los artrópodos, presentan algunos de los caracteres de éstos; son los Onicóforos, Tardígrados y Linguatúlidos. El tronco de los verdaderos artrópodos se divide en seis clases: Trilobites, Merostomas, Arácnidos, Crustáceos, Miriápodos e Insectos o Hexápodos.

Clase Trilobites

Artrópodos primitivos, muy abundantes en la Era Primaria pero extinguidos en la actualidad. Eran animales de vida marina, con el cuerpo cubierto por un caparazón quitinoso y dividido en tres regiones o lóbulos. En la cabeza se situaban un par de antenas preorales y todos los demás segmentos llevaban igual número de apéndices birrámeos (compuestos por dos ramas).

caracola de molucas

Cacerola de las Molucas, típico representante de la clase Merostomas.

Clase merostomas

Artrópodos primitivos, todos ellos fósiles desde la Era Primaria, excepto la especie conocida como cacerola de las Molucas o cangrejo de Filipinas. Son animales marinos, con respiración branquial, sin antenas y con la región cefálica no diferenciada. Delante de la boca poseen un par de apéndices prensiles llamados quelíceros y un par de apéndices táctiles conocidos como pedipalpos.

Clase Arácnidos (arañas, escorpiones, ácaros…)

Artrópodos con el cuerpo dividido en dos regiones, cefalotórax y abdomen. En la primera de las dos se sitúan un par de quelíceros, otro par de pedipalpos, cuatro pares de patas locomotoras y los ojos simples. El abdomen es ápodo y en él se sitúan el orificio genital, el anal, los estigmas respiratorios que conducen a las tráqueas y las seis hileras (canales secretores de la seda). Los arácnidos más conocidos son:

Arañas: Con cefalotórax y abdomen unidos por un pedúnculo, los quelíceros terminados en uñas con las que inyectan el veneno a sus presas, y son de vida terrestre. La respiración la llevan a cabo en unas cavidades, mal llamadas pulmones, en las que se disponen de forma paralela una serie de láminas o filotráqueas; también la realizan a través de unas tráqueas, iguales a las de los insectos, que se abren al exterior por unos orificios conocidos por el nombre de estigmas. A través de unas glándulas especiales, las hileras, las arañas segregan una seda con la que tejen los capullos protectores de los huevos y con la que también fabrican unas efectivas trampas para la caza de los insectos con los que se alimentan.

Escorpiones: El cefalotórax es insegmentado, pero en el abdomen se puede distinguir una parte anterior de segmentos anchos y cortos y otra parte posterior de segmentos más estrechos y largos. Esta última acaba en un aguijón venenoso. A diferencia de las arañas, los quelíceros de los escorpiones no son venenosos y los pedipalpos terminan en una gran pinza que utilizan como instrumento para capturar su alimento. Respiran por filotráqueas y tráqueas verdaderas y su reproducción es de tipo vivípara.

Acaros: Arácnidos de muy pequeño tamaño, con el cefalotorax soldado al abdomen. Respiran por tráqueas o por la epidermis y los quelíceros se encuentran adaptados para picar y succionar. La mayoría son parásitos del hombre y los animales, como por ejemplo, el arador de la sarna o la garrapata.

Clase Crustaceos (percebes, gambas…)

Artrópodos con dos pares de antenas, un par de mandíbulas y respiración generalmente branquial. Este grupo reúne a animales marinos, dulceacuícolas y terrestres, con el cuerpo dividido en tres segmentos (cefalotórax, abdomen y aleta caudal o telson) y protegido por una cubierta de naturaleza calcárea. Los crustáceos se clasifican en dos grandes grupos:

Crustáceos inferiores. De pequeño tamaño y con los segmentos del cuerpo muy variables. El abdomen carece de apéndices. A este grupo pertenecen, por ejemplo, los percebes y los copépodos (sirven de alimento a muchos peces).

Crustáceos superiores. Son animales preferentemente marinos, de hábitos carnívoro y con el caparazón muy desarrollado. En el cefalotórax se sitúan dos ojos compuestos y pedunculados, dos pares de antenas (el primero pequeño y con las dos ramas de igual tamaño), dos pares de maxilas, un par de mandí bulas terminadas en un palpo y tres pares de patas, que por estar al servicio de la masticación y no ser locomotoras, reciben el nombre de maxilípedos.

Algunos de los crustáceos superiores o decápodos, tienen el abdomen muy pequeño y replegado bajo el cefalotórax, como es el caso de los cangrejos de mar. Todos ellos, antes de alcanzar el estado adulto. pasan por una o varias fases larvarias.

Ejemplos de decápodos son la cigala, el bogavante, la gamba, la langosta, el langostino, etc.

Clase Miriápodos (ciempiés…)

Artrópodos con un par de antenas y numerosos segmentos articulados. Son animales terrestres, con respiración traqueal y con un cuerpo de aspecto vermiforme, en el que no se pueden distinguir bien las diferentes regiones, a excepción de la cabeza. Cada segmento va provisto de uno o dos pares de patas. Los animales más representativos de este grupo son los ciempiés, milpiés y escolopendras.