Arte japonés

Si calificábamos el arte chino de no excesivamente antiguo, en comparación con otras culturas, el caso del Japón es sorprendentemente moderno, pues hasta bien entrado el siglo VI d. C., en que el budismo procedente de China se introduce en el archipiélago, el arte japonés era auténticamente prehistórico. Apenas una cerámica primitiva y una arquitectura muy simple, de madera, podemos citar como muestras del arte prebúdico.

Se produce la importación de la cultura china, y a partir de entonces la plástica nipona desarrollará los conceptos del arte continental, no sólo imitándolos perfectamente, sino ofreciendo desconcertantes aportaciones de capital interés. La creación de la escuela escultórica de Kamakura (siglos XIIXV) es una de ellas, pues el realismo exacerbado que practica es nuevo en el Oriente.

Pero quizá sea en la pintura donde el artista japonés ha desarrollado una técnica más original y depurada. El procedimiento de la aguada, en el que la tinta se diluye más o menos en agua para conseguir gran variedad de sutilísimos matices, constituye un reto a la capacidad de sintetizar la realidad mediante manchas. Tanto las obras que produjo la escuela de Yamato (siglo XI) como la de Kano (siglo XV), menos realista y con la constante paisajística, identifican plenamente el espíritu de los artistas que emocionan al espectador con la sensibilidad que emanan sus obras al evocar la lejana tierra del Sol Naciente.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad