Arte griego

El Mediterráneo, fuente perpetua de cultura, se purifica al máximo cuando en el siglo V a. C. toda la fuerza creadora del hombre se concentra en la empresa más maravillosa de la Historia del Arte: la búsqueda del arte puro, del ideal estético, que, si en otro tiempo estuvo condicionado por el carácter mágico y religioso, en la magna Grecia se centró esencialmente en el ser humano. Una auténtica teoría del arte se pone en marcha en este momento: los conceptos de simetría y equilibrio, armonía y ritmo, marcarán, ya para siempre, el quehacer de los artistas que consideramos clásicos.

Es difícil ser clásico, pues deben concurrir una serie de circunstancias muy especiales, como por ejemplo la paz, una paz que reinaba en la Grecia de Pericles o en la Roma de Augusto, pero que estuvo ausente en el resto de los diferentes períodos helénicos y romanos. (Por ello, la denominación de helenistico o clasicista resulta más ajustada a la hora de referirnos a esos otros momentos en los que el equilibrio armónico en el arte griego y romano se tambaleaba.)

La Grecia de Pericles
La Grecia de Pericles

El arte griego

La cultura que se desarrolla en el intrincado territorio que baña el Mar Egeo durante el espacio de tiempo comprendido entre finales del III milenio a. C. y el siglo XII a. C. constituye la antesala de lo que podemos calificar como el auténtico arte europeo: el arte clásico. La civilización Minoica inicia su florecimiento en la isla de Creta, lugar estratégico que, en el año 2100 a. C., era escala obligada para los navegantes que procedían de las regiones más adelantadas del Oriente. No sorprende, por tanto, que en las primeras edificaciones cretenses se advirtieran influencias mesopotámicas y, sobre todo, egipcias. Este marcado influjo se manifiesta en el uso de pilares de sección cuadrada y en las columnas que sostienen el entablamiento de sus palacios que, como los de Cnosos, Faistos y Hagia-Triada, representan la arquitectura característica de la isla de Creta.

La rica decoración en forma de pinturas al fresco sobre base estucada, o también mediante bajorrelieves policromados, adornan el interior de estos palacios, que verían arruinado su esplendor a raíz de la invasión, en 1400 a. C., por parte del pueblo aqueo. Los aqueos habían construido grandes ciudades, concibiendo el megalitismo como sistema de defensa, lo que anuló, en alguna forma, el gobierno talasocrático en que se fundamentaba la civilización cretense.

Micenas, Troya y Tirinto fueron, entonces, los centros neurálgicos en donde se desarrolló el arte Micénico.

Si bien resulta muy interesante la escultura que se produce a lo largo del espacio micénico-como lo prueban las pequeñas figuras policromadas existentes-, es la arquitectura ciclópea la actividad más singular en este período. Los tipos de construcción más destacables de la última etapa del arte minoico son los siguientes: las tumbas familiares, en las que la bóveda de falsa cúpula y el acceso de comedor albergaban grandes tesoros de orfebrería magistral; las fortalezas amuralladas, como la de Micenas, en que la puerta aparece flanqueada por un bajorrelieve colosal representando dos leones, y el megarón, edificio destinado a la vivienda que ofrece gran similitud con la estructura que utilizaria más adelante el templo dórico. Sin embargo, el arte minoico desaparecerá súbitamente en el siglo XIII a. C. al producirse la dominación del Egeo por parte de dorios y jonios, que organizarían la sociedad mediante la creación de las numerosas ciudades, que conocemos con el nombre de Polis griegas.

Ejemplo típico de una decoración geométrica. Tipos de vasijas griegas; de izquierda a derecha: crátera, hidria, rito, ánfora y lecito.
Ejemplo típico de una decoración geométrica. Tipos de vasijas griegas; de izquierda a derecha: crátera, hidria, rito, ánfora y lecito.

Período arcaico en el arte griego

El período arcaico del arte griego comprende las actividades artísticas que se realizan desde el siglo VIII hasta el VI a. C.; no es difícil, por tanto, darse cuenta de la laguna histórica que se produce en el marco helénico desde la expulsión de los aqueos (s. XIII) hasta el siglo VIII. El lento proceso de asentamiento de dorios y jonios, durante el que se van consolidando las bases culturales y religiosas que regirían el funcionamiento social de las comunidades en las Polis griegas, constituye una etapa carente de datos históricos, pero no de arte. Estamos en la época geométrica en la que la creación y decoración de la
alfarería es la única manifestación plástica, excepción hecha de una serie de pequeñas esculturas en bronce. Las distintas excavaciones realizadas en cementerios, como los de Dipylón o el Agora, permiten a los historiadores clasificar esta época en cuatro ciclos: protogeométrico (1150-955 a. C.), geométrico primitivo (950-900 a. C.), geométrico maduro (900-800 a. C.) y geométrico tardío (800-700 a. C.). Esta clasificación está realizada sobre la base evolutiva de la ornamentación, cuyos motivos estrictamente geométricos, grecas, bandas o círculos concéntricos, enriquecen las formas típicas (cráteras, ánforas, lecitos, hidrias y ritos) de la cerámica griega. La aparición de la temática figurativa en las piezas cerámicas nos sitúa en el siglo VIII a. C.; es el fin del período geométrico y el comienzo de la época arcaica. Los conceptos de orden, simetría y equilibrio del período anterior desembocarían en la necesidad de crear, por un lado, la iconografía y los conceptos arquitectónicos típicos y, por otro, la técnica adecuada para desarrollarlos.

El siglo VII a. C. es considerado como la época primitiva del arte arcaico aparece la escultura de bulto redondo que evidencia la influencia egipcia y oriental por su estatismo. Estas figuras, conocidas como Xoana, son, junto con el relieve, las tallas en las que se van afirmando los tipos característicos griegos. En el siglo siguiente (VI a. C.), con la aparición de los Kuros-figuras masculinas desnudas-y los Koré-estatuas de mujer ataviadas con túnicasse establecen los prototipos del ideal helénico, en el que el hombre es considerado como centro y base de todo el universo. En la época de apogeo de la cultura arcaica todo el trabajo de los artistas se orientaba a desarrollar la técnica para acceder a la meta estética planteada: la perfección.

Planta de un templo griego: A) Peristilo. B) Pronaos o pórtico. C) Cella o naos. D) Opistódomo o cámara sacerdotal.
Planta de un templo griego: A) Peristilo. B) Pronaos o pórtico. C) Cella o naos. D) Opistódomo o cámara sacerdotal.

La arquitectura, que todavía viene utilizando materiales como la madera y el ladrillo, aparece ya sometida a reglas estrictas que constituyen los llamados órdenes, que conciben la construcción en base a un módulo (el módulo clásico, 521 mm., corresponde al radio del fuste de la columna en la parte baja) como unidad de medida, con lo que la armonía está asegurada.

Dos son los órdenes que se emplean para la edificación de los templos griegos en este período arcaico:

El orden Dórico

De influencia egipcia primero y micénica más directamente, es de robustas proporciones y sencilla estructura, lo que produce un efecto de gran sobriedad. El módulo se divide en 12 partes. A lo largo del Peloponeso y hasta Sicilia e Italia aparecen templos dóricos, siendo los más representativos el de Artemisa, en Corfú; de Hera y Zeus, en Olimpia, y el de Poseidón, en Paestum.

El orden Jónico

Presenta un aspecto más delicado, en cierto modo femenino; los elementos arquitectónicos son más complejos, aportando además una rica decoración. El módulo se divide en 18 partes. Los templos que utilizaron el orden jónico se extienden a lo largo de los territorios circundantes al Mar Egeo y las distintas islas que lo pueblan. Los templos de Neandria, de Artemisa (en Efeso) y el tesoro de Sifnos (en Delfos), que sustituye las columnas por cariátides, son los más característicos en el período arcaico. El esplendor en que vivía Grecia al final del siglo VI a. C. se vio turbado ante la ofensiva extranjera del Imperio persa. Los enfrentamientos culminaron en las Guerras Médicas (499-449 a. C.), tras la que el victorioso pueblo griego aumentó su poder, fijando en las Polis de Esparta y Atenas su capitalidad y creando en esta última un estado democrático que sería el marco ideal para el desarrollo del arte clásico.

Período clásico

Esparta, militar y oligarca en constante rivalidad con la democrática Atenas no enturbió con sus ofensivas, que desembocaron en la guerra civil del Peloponeso (431-404 a. C.), el equilibrio máximo que alcanzó el arte en este siglo V a. C. Las aspiraciones hacia el ideal estético, basado en la obtención del método de trabajo que produjera las obras más bellas y armoniosas, se ven satisfechas en esta época de Pericles. Gracias al mecenazgo de este legendario personaje, se ensalzará la figura del artista poniendo a su disposición todo cuanto fuera necesario para impedir cualquier condicionamiento que desviara el control absoluto de la obra. A partir de ahora la obra de arte será concebida como unidad, y no se podrá entender como un hecho aislado, ya que arquitectura, pintura, escultura e incluso cerámica son vertientes artísticas que se subordinan entre sí.

Partes del templo griego
Partes del templo griego

Los escultores del siglo V alcanzaron el dominio absoluto de la técnica, ese profundo conocimiento de la anatomía, que sintetizaron en la típica actitud de la figura en reposo equilibrando la inclinación de hombros con la oposición de caderas.

Fidias es el más notable escultor clásico. Este artista, procedente de la región Atica y bajo cuya dirección se realizaron las obras más impresionantes de la Acrópolis ateniense, de la que destaca el templo de Atenea, además diseñó los frontones del Partenón. Su obra más importante es la Atenea Partenos, estatua en oro y marfil de la que sólo existen referencias. Otros dos escultores, Mirón y Polícleto forman con Fidias, la tríada de la estatuaria en el tiempo de Pericles.

Nacido en Beocia, Mirón aporta en sus bronces el concepto de movimiento. Su famoso Discóbolo, conocido a través de una copia romana, nos muestra la precisión al captar la dinámica atlética a modo de instantánea. El establecimiento de las normas que rigen el canon de las proporciones humanas se debe a la figura de Polícleto de Sicione. El Doriforo constituye la referencia de proporcionalidad ideal, que sería utilizado por artistas posteriores en numerosas ocasiones. Su labor creativa, no obstante, se vería culminada por otro gran artista, Lisipo, discípulo suyo, que ya en el siglo IV aportaría rasgos más esbeltos a sus figuras, como se puede apreciar en el Apoxiomenos.

Pericles ha muerto, y su espíritu lentamente se iría deformando: estamos en el siglo de las luces, la época de Praxiteles, destacable por sus características curvas y el marcado aire juvenil. Su Hermes y la Venus de Cnido, levemente sonriente, muestran cierto abandono del estricto y sacrificado método del siglo V. También Escopas de Paros se aleja sigilosamente de los dogmas de Fidias, aunque hacia un camino más trágico y melancólico. El procedimiento del bajorrelieve fue especialmente practicado por él, como así lo demuestran los frontones y frisos del templo de Apolo, en Tegea, y del Mausoleo de Halicamaso.

Arquitectura clásica en el arte griego

La arquitectura griega culmina en el período clásico en el gran complejo de la Acrópolis de Atenas, conjunto de templos y edificios que tocan el techo de las posibilidades del hombre en lo que respecta a la estética armónica. Al final del siglo V aparece el orden corintio. Los edificios fundamentales son los templos.

El Partenón Construido entre 448-432 a. C., es el más grande y perfecto de los templos dóricos. Realizado en mármol Pentélico, sin argamasa, por los arquitectos
de Pericles-Ictinos y Calicatres-es un edificio octástilo-de ocho columnas al frente-y periptero-rodeado de columnas-.

Dórico, Jónico y Corintio
Dórico, Jónico y Corintio

Los Propíleos

(437-432 a. C.). Son dos pórticos unidos que dan acceso a la Acrópolis.

El Erecteión

(420-407 a. C.). Dedicado a tres divinidades: Atenea, Poseidón y Erecteo, es de un estricto estilo jónico, con la particularidad de poseer una tribuna en la fachada sur en la que hermosas cariátides sostienen el entablamiento.

El Teseión

Templo exástilo-de seis columnas al frente-y periptero-rodeado de columnas-, se dedicó al culto de Hefaistos. Fue realizado según normas dóricas.

Período helenístico en el arte griego

Derrotada Atenas en la guerra civil contra Esparta, se originó, a lo largo de las costas egeas, una desestabilización que debilitó el poderío griego. Puesto que siempre hay un poder exterior que está al acecho y aprovecha las crisis ajenas para la fácil conquista, en esta ocasión la ofensiva vino de Macedonia. El rey Filipo, en el año 338 a. C., invadió Grecia y su hijo Alejandro Magno prosiguió su labor irradiando su dominio hasta la creación de un vasto imperio que se extendía desde el Valle del Indo hasta Egipto. La conexión con las culturas orientales y la exaltación de la individualidad conllevaría la evolución del arte clásico hacia una concepción más expresiva cargada de grandiosidad. Es el período helenístico (siglos III-I a. C.).

Aquellas escapadas que Lisipo, Praxiteles y Escopas protagonizaron en el siglo IV triunfarían de forma muchísimo más acusada en las distintas escuelas escultóricas helenísticas. Atenas ya no será la capital del arte, sino que compartirá su actividad con otros cuatro importantes centros artísticos:

Pérgamo

Destacan los relieves del altar de Zeus, que describen mitológicas luchas entre dioses y gigantes.

Rodas

Junto con la escuela de Pérgamo es la más prolífica en el siglo II a. C. El grupo escultórico realizado por Agesandro y sus hijos Polidoro y Atenodoro, y conocido como el Laocoonte, sirve como estandarte del apasionamiento y el gusto por la forma retorcida y trágica del temperamento helenístico.

Tralles

Menos trascendente que los anteriores, goza de la presencia de Apolonio y Taurico de Tralles, autores del famoso Toro Farnesio.

Atenas

La Venus de Milo y las escenas costumbristas, como el Niño de la Oca o el joven orante, del escultor Boeto, presentan menos dureza que el resto de las escuelas.

Alejandría

Situada en la desembocadura del Nilo, gusta representar figuras deformes, pequeñas figurillas de ancianos…

Arquitectura griega

Arquitectura helenística

El severo oficio de los artistas dóricos no tiene sentido en el período helenístico. La euritmia ya no protagoniza el arte; por el contrario, en la arquitectura colosal de esta época se entremezclan estilos y órdenes no buscando un efecto de unidad, sino un despliegue de riquezas. Importadas las columnas palmiformes y la bóveda, se construyen enormes templos, como el de Zeus, en Atenas, y el Didymeron, en Jonia.

Casa de la época helenística: A) Comedor. B) Cocina. C) Fuente. D) Habitaciones. E) Peristilo. F) Salón. G) Dependencias. H)
Casa de la época helenística: A) Comedor. B) Cocina. C) Fuente. D) Habitaciones. E) Peristilo. F) Salón. G) Dependencias. H)

Grandiosas ciudades son edificadas bajo una estricta planifición urbanística, al servicio del hombre; plazas porticadas como la de Eumenes, en Atenas, viviendas, anticipo de la casa habitual romana, y ciclópeos monumentos que en Pérgamo, con su altar, y en Alejandría, con su legendario faro, tienen su máxima representación.

Desde que la civilización minoica dio paso a los más de mil años que Grecia tuvo a su disposición para desarrollar su cultura, se abrió el camino más importante en toda la Historia del Arte: la cultura clásica es el primer movimiento artístico que crea una auténtica teoría estética que puede llevarse a la práctica.

Teatro, escultura y poesía en el arte griego

Las artes griegas valoraban el hombre. Es lo que se puede concluir de las obras de sus escultores, poetas y autores de obras de teatro.

Teatro griego

El teatro griego, también se originó de la religión, como las olimpiadas, las piezas eran representadas al aire libre. En un mismo día eran protagonizado varias piezas. Frecuentar el teatro formaba parte de la educación. Todos eran animados a asistir a los espectáculos teatrales.

En Atenas, todas las actividades, incluyendo el comercio y la rutina jurídica de los tribunales, eran interrumpidas en días de espectáculo.

Los actores y el coro trabajaban en un espacio en forma de círculo, como el que hoy llamamos el escenario. Todos los artistas eran hombres, para hacer el papel de mujer no usaban máscaras y adecuaban la voz y la ropa al personaje que representaban.

Los autores teatrales griegos escribieron obras que siguen siendo montadas hoy en el mundo entero. Ellos fueron los inventores de los dos géneros teatrales consagrados: la comedia y la tragedia.

Entre los autores griegos de tragedias destacan:

  • Esquilo (525-456 a. C): escribió entre otras piezas, Prometeo encadenado y Los persas. Este autor siempre procuraba pasar alguna enseñanza moral. En Los persas se puede leer: «Los mortales, no os mostreis excesivamente orgullosos. La flor del orgullo nace de la mazorca de la infelicidad, que sólo ofrece una cosecha de lágrimas«
  • Sófocles (496-406 a. C): autor de Edipo rey, Antígona y Electra, trató de mostrar que ningún ser humano podía huir de su destino.
  • Aristófanes: (445-386 a. C): autor de Lisístrata, las nubes y Las ranas, escribió comedias en las que, casi siempre, ridicularizava los políticos.

Escultura en la antigua Grecia

Los griegos siempre glorificaban el ser humano, incluso cuando hacían estatuas de un dios. Cuando se observa esta característica en las obras de dos de los más talentosos escultores griegos; Fidias, creador de la estatua de la diosa Atenea, y Praxísteles, conocido por la perfección con que esculpía la figura humana.

Escultura: Atenea diosa de la sabiduría, hija de Zeus y Metis
Escultura: Atenea diosa de la sabiduría, hija de Zeus y Metis

Poesía en el arte griego

La poesía griega sigue sirviendo de inspiración a muchos artistas actuales. La Ilíada y la Odisea ambos de Homero, la hicieron conocida en todo el mundo. Algunos estudiosos entienden que estos poemas no fueron obra de un solo hombre, pero eran poemas populares, transmitidos de manera oral y que fueron escritos después de mucho tiempo. Allí se narran hechos heroicos de los griegos. La famosa historia del caballo de Troya es contada en el poema de la Ilíada.

Medicina, filosofía y ciencias

La medicina se estableció como ciencia en el mundo griego. Uno de los mayores responsables de esto fue el médico Hipócrates de Cos. Se encontró que las enfermedades tienen causas naturales, y esto en una época en que se creía que las enfermedades se producían por la fuerza del destino.

En muchos países, incluso en España, los médicos, al formarse prestan el juramento de Hipócrates. Ver un extracto del juramento.

No daré medicamentos mortales a nadie que me pida ni sugerirei tal cosa… En la casa en la que entrar, voy a ir en beneficio del paciente y no me acordaré de todo el acto voluntario de malicia (…) que (…) venir, o escuchar la vida de los hombres (…) no divulgaras.

HADAS, Moses, de la Roma Imperial. p. 103

Hipócrates es considerado el fundador de la Medicina.

Juramento hipocrático
Juramento hipocrático

Filosofía

El clima de libertad y debates políticos existentes en la mayoría de las ciudades griegas favoreció la aparición de estudiosos, conocidos más tarde como filósofos.

Entre los más grandes filósofos griegos de la época se encuentran Sócrates (470-399 a. C), Platón (427-347 a. C) y Aristóteles (384-322 a. C).
El método utilizado por Sócrates era dialogar con las personas acerca de un tema que ellos creían conocer. A continuación por medio de preguntas inteligentes, mostraba que las «verdades» en el que el otro creía eran ilusorias. Pero Sócrates no dejó nada escrito. Su discípulo Platón fue quien divulgó sus ideas.

Al iniciar un diálogo, Sócrates decía: «Sólo sé que no se nada«. Con esto quería decir que el punto de partida para la conocemos un tema es reconocer que lo ignoramos. Él se molestó con la construcción de los conceptos de justicia, de belleza, de felicidad.

Sócrates se ha convertido en muy conocida en Atenas, por discutir los asuntos en la plaza pública. Por eso, fue acusado por los gobernantes de corromper a los jóvenes de no creer en los dioses de la ciudad. Sócrates fue condenado y muerto. Su pena fue beber la cicuta, un veneno que provocó su muerte.

La muerte de Sócrates de Jacques Louis David de 1787
La muerte de Sócrates de Jacques Louis David de 1787

Platón, discípulo de Sócrates, fundó en Atenas una escuela de filosofía llamada Academia. Platón también se ha preocupado por cuestiones morales. Para él, sólo sería posible mejorar la moral de los individuos si reformásemos también la sociedad.

Platón fue el creador de la palabra idea (eidos). Para él era el mundo de los fenómenos (ilusorio) y el mundo de las ideas universales (verdadero). Este mundo de las ideas es habitado por las ideas universales de Verdad, la Bondad, la Felicidad, el Coraje, la Justicia. La más importante de todas, para Platón, es la idea del Bien.

Aristóteles fue discípulo de Platón y asistió a la Academia durante mucho tiempo, ha producido trabajos en el área de la física, la botánica, la zoología, la química y la astronomía. Él rechazaba el mundo de las ideas creado por Platón y consideraba que sólo es posible comprobar la validez de una idea por medio de la experiencia. Para Aristóteles el hombre es un «animal político», o sea, para él, más importante que la familia es la convivencia humana en sociedad.

Por su contribución variada y rica, Aristóteles es considerado uno de los más influyentes filósofos griegos.

Ciencias

Las ciencias, especialmente la Astronomía, la Geografía, las Matemáticas, la Medicina y la Física tuvieron un extraordinario desarrollo en las tierras conquistadas por Alejandro Magno. En el imperio de Alejandro se ha producido, el entrelazamiento de la cultura griega con la oriental, dando origen a la cultura helenística.

La ciudad de Alejandría, en Egipto, fue uno de los principales centros de reunión de sabios orientales y griegos. Entre los científicos helenísticos más importantes están Aristarco, Euclides y Arquímedes.

Aristarco lanzó la hipótesis de que la Tierra gira alrededor del Sol, que se ha demostrado más tarde. Euclides produjo importantes conocimientos en el campo de la geometría y Arquímedes fue un destacado físico y matemático.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad