Arte en China

El notable hermetismo que ha caracterizado siempre a la sociedad china motivado en parte por el aislamiento geográfico de las zonas desérticas del Asia Central y en parte, también, por la distante filosofía oriental es la principal causa del tardío conocimiento en Europa de esta personalísima cultura asiática.

A pesar del inmovilismo aparente que suele relacionarse con el arte chino, debemos entender que la trayectoria de sus actividades plásticas ha ido evolucionando, aunque, eso sí, muy lentamente. Los estudiosos de esta cultura suelen distinguir dos períodos de alguna forma diferenciados: el arte anterior a la introducción del budismo, y el que se desarrolla tras la adaptación de éste (siglo V), que constituiría la etapa de máximo esplendor.

Mapa arte en China

Mapa arte en China

Etapas más sobresalientes del arte en China

En el primer período podemos observar las características del arte chino a través de múltiples actividades. El arte del bronce, de gran perfección, coexiste a lo largo de la Dinastía Shang (siglos XIII-X a. C.) con el desarrollo de la pictografía de cuyo complicado y elevado número de caracteres ya se tiene constancia a partir del 1300 a. C. La grandiosidad de esos tra bajos en bronce, vasos sagrados con gran variedad de inscripciones, evidencian una técnica realmente avanzada que culminaría, tras el ataque y sometimiento del mundo chino por parte de la Dinastía Chou (siglos XI-III a. C.), en unas obras maestras de categoría inigualable.

La magnífica cerámica y las bellas labores de jade responden a las necesidades religiosas que en este tiempo imperaban. Sin embargo, el progresivo poder autonómico de los soberanos locales desembocó en un auténtico sistema feudalista que se extendería hasta el siglo III y en el que el arte abandonó la mística taoísta y se profanó la ornamentación mediante la utilización de imágenes más figurativas, formas, animales y vegetales alternan con decoraciones que, a veces, nos resultan familiares por su similitud con otras obras de Asia Menor.

La pintura, utilizando la técnica de la laca, y las edificaciones más antiguas (tumbas) nos muestran ya una significativa evolución del arte en este período feudal. La unificación del Imperio el año 21 a. C., tras el dominio de los Wei, señala una fecha importante en la arquitectura universal, pues se construyó la gran muralla china, que con sus 4.000 km. de longitud pone fin al acoso de los pueblos del Norte.

Introducción del budismo en el arte de China

Con el ciclo ocupado por la Dinastía Han (siglos II a. C.III d. C.) las formas vuelven a adquirir un aspecto más sobrio y solemne. La aparición de la escultura de gran tamaño, sobre todo utilizando la técnica del bajorrelieve, junto a las labores de laca son la manifestación plástica más característica de este período, que tuvo su capitalidad artística a caballo entre Chantung y Sechuan.

El comercio textil, a través de la vía abierta desde Lo-Yang -conocida como ruta de la seda-, abre la barrera fronteriza a las influencias extranjeras. El budismo, introducido en la China del Norte por los Wei, no repercutirá en el arte hasta mediados del siglo V d. C., en que se comienzan a trabajar las grandes esculturas que utilizan la iconografía de Buda.

Sin embargo, el budismo ahora se adapta a la concepción de las tradicionales técnicas de Extremo Oriente. Los materiales empleados serán el bronce para las piezas de menor tamaño y la piedra, reservada para representar las monumentales figuras. Esta nueva temática alcanzaría su punto culminante en el siglo VIII, ya en la época de Tang (619-907), coincidiendo en el tiempo y en el esplendor con el período clásico, ya comentado en el arte del Valle del Indo. Grandiosas estatuas de Buda en diferentes actividades, acompañadas de los típicos Bodnisattvas, se multiplican por todo el territorio.

Si la influencia budista fue evidente en esta época, tampoco podemos olvidar el gran influjo que la cultura sasánida produjo en China, produciéndose una visible renovación de los motivos ornamentales en el arte cerámico y en la imitación de formas híbridas de animales fabulosos, como leones alados, tan habituales en el mundo persa.

A partir del siglo X, con la Dinastía Sung (siglos X-XIII), el arte, dentro de un nivel de extraordinaria calidad, se mantendrá prácticamente invariable durante los siglos posteriores. Se ha escrito a veces, que la verdadera historia del arte chino comienza aquí. La aceptación de la filosofía Zen-tan ligada a la pintura tradicional del Extremo Oriente marca el inicio de la gran escuela pictórica china y japonesa.

Las construcciones chinas

De la tradición arquitectónica anterior a la Dinastía Ming (1368-1614) apenas existen restos que permitan admirar lo que otras fuentes de información nos brindan sobre los tipos de edificaciones anteriores al siglo XV, que con toda seguridad se ven reflejadas en los que superviven en la actualidad. La utilización de materiales perecederos, como la madera y el ladrillo, es la causa de este deterioro.

Los edificios más frecuentes de la arquitectura china son:

Los altares

Situados al aire libre, presentan las características cubiertas de los pisos, en
curva ascendente.

Las pagodas

Torres de varias plantas independientes, que solían utilizarse para custodiar
las reliquias (recordemos que en la India la Stupa servía también a tal fin).

Las Puertas de Honor

Al igual que los conocidos cruceiros gallegos indicaban emplazamientos o encrucijadas.

En la época de Tang se construyeron numerosos monasterios como la tradición budista imponía; sin embargo, éstos han quedado destruidos en su mayoría.

La estructura básica de la arquitectura china presenta tres partes bien diferenciadas: los escalones, los muros y la cubierta o tejado, siempre de perfil cóncavo ascendente, arquitrabando su estructura sobre los típicos capiteles de consola.

Mas informacion sobre este tema

  • Deja tu comentario

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad