Arte del siglo XIX

El romanticismo

A principios del siglo XIX aparece una corriente cultural y filosófica que condiciona todas las manifestaciones humanas: el Romanticismo.

Características fundamentales del Romanticismo:
* Exhaltación del individualismo
* Predominio de los sentimientos sobre la razón
* Fomento de la imaginación y la fantasía
* Desarrollo de los sentimientos nacionalistas
* Afición por todo lo referente a la Edad Media y revalorización del arte gótico en arquitectura.

En literatura
-Inglaterra: Lord Byron (poeta autor del Don Juan), Walter Scott (novelista, Ivanhoe).
-Alemania: Goethe (Fausto).
-Francia: Víctor Hugo (Hernani).
-Italia: Manzoni (Los novios).
-España: Mariano José de Larra (Artículos), Duque de Rivas (Don Alvaro o la fuerza del sino), José Zorrilla (Don Juan Tenorio), Espronceda (Canto a Teresa), GABécquer (Rimas y Leyendas), Rosalía de Castro (autora de Follas Novas en gallego) y los escritores en lengua catalana (Renaixença) como Jacint Verdaguer, Narcís Oller, Ángel Guimerà o Teodoro Llorente.

En pintura.
La pintura romántica trata de movilizar los pueblos y las conciencias recuperando la potencia sugestiva del color, las composiciones dinámicas marcadas por las posiciones convulsas y los gestos dramáticos, el culto al paisaje ya la luz, los temas de los desastres naturales, las revoluciones políticas y las reivindicaciones nacionales con temas históricos. Destaca, sobre todos, Delacroix (La Libertad guiando al pueblo), pero también Delacroix (La balsa de la medusa).

En arquitectura.
Es la oposición al neoclasicismo y un acercamiento a las raíces históricas medievales con la característica común de la verticalidad neogótica. Destaca el arquitecto francés Viollet-le-Duc y, a finales de siglo, el modernista catalán Antoni Gaudí (muy influenciado por el romanticismo en obras como la catedral de La Sagrada Familia que todavía se está acabando a principios del siglo XXI).

En la Música.
Es la época de las grandes figuras de la música clásica como Chopin (polaco, Tristesse), Schubert (austriaco, Ave María), Wagner (alemán, El holandés errático), Listz (húngaro, Sueño de amor), Tchaikovsky (ruso, El lago de los cisnes) o el gran genio Ludving Van Beethoven (alemán, con sus famosas sinfonías); también destacaron las óperas del italiano Giuseppe Verdi (Nabucco). En España toma fuerza el «género chico» o zarzuela, con las obras de Chapí y Bretón.

El realismo

A mediados del siglo XIX surgió una nueva corriente cultural y de pensamiento que quería reflejar fielmente la realidad y el ambiente en el que se vivía. El realismo se interesa por la realidad concreta. Este cambio estuvo motivado por varias razones: entre otros, por el positivismo de Comte, el cual consideraba la observación y la experiencia como la única fuente del conocimiento… pero también debido a la conciencia de los artistas por los terribles problemas sociales causados ​​por la industrialización y el desencanto causado por los fracasos revolucionarios, a partir de 1848, que llevaron a los artistas a interesarse por los temas sociales concretos.

El Realismo se niega a idealizar las imágenes: el hombre está representado en sus tareas cotidianas y la temática laboral se convertirá en fuente de inspiración de pintores y novelistas. Destacan los literatos León Tolstoi (ruso, autor de Guerra y paz) y Charles Dickens (inglés, autor de David Copperfield); los pintores franceses Courbet (Entierro en Ornans), Corot (Narni, puente de Augusto) o Millet (Las espigadora) y el catalán Fortuny (temas históricos).

El Naturalismo

La afición de los escritores a recrear los ambientes sociales más modestos, llevó este nuevo estilo literario. El naturalismo literario está considerado como un realismo llevado hasta las últimas consecuencias: su principal representante es el escritor francés Emile Zola con su exposición de las miserias humanas (La taberna).

El Impresionismo

Es un estilo pictórico influenciado por Naturalismo literario que se basa en el estudio de la luz y del color. El nombre proviene del cuadro de Monet Impresión. Soleil levant. También destacaron Manet, Renoir, Degas, etc.

El desarrollo cultura y científico en el siglo XIX

En los últimos años del siglo XIX se cerró un período de gran trascendencia cultural, consolidado por las obras de grandes novelistas como el ruso Fedor Dostoievski (Los hermanos Karamazov) o de los creadores de la pintura contemporánea o post-impresionistas (Cézanne, Gauguin, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Henry Rousseau, etc.).

El progreso del siglo XIX también se manifestó en la ciencia y la técnica con la era de los inventos: Mendel (leyes de transmisión de los caracteres hereditarios), Darwin (evolucionismo), Pasteur (vacuna antirrábica), Koch (bacilo de la tuberculosis), Mendeleyev (sistema periódico de los elementos químicos) o los descubrimientos de los grandes físicos eléctricos Ampere, Faraday, Olmos, Hertz, etc.

La barca de Medusa

La barca de Medusa

El arte del siglo XIX

El siglo XVIII fue una época de tránsito en la que se mantuvieron las formas estéticas y culturales del Antiguo Régimen (Barroco y Rococó). Pero la influencia de la Ilustración y de las ideas revolucionarias forjó un nuevo estilo basado en el clasicismo y la racionalidad, el Neoclásico. A partir de 1830 apareció el Romanticismo, que apelaba al sentimiento y la pasión. Más tarde surgió el Realismo. Hacia finales de siglo entraron nuevas corrientes arquitectónicas llamados modernistas y en pintura el Impresionismo.

Los antecedentes: el siglo XVIII

La pervivencia del Barroco.

Durante el siglo XVIII, en muchos lugares de Europa perduró el estilo Barroco. En arquitectura, se asistió a una complicación y la profusión de la decoración, en especial de portadas y elementos interiores. En escultura sobresalió Francisco Salzillo que, con sus obras, se distanciaba del dramatismo anterior con la estética rococó y clásica del siglo XVIII.

Del Rococó al Neoclasico

Durante el siglo XVIII se originó en Francia y se extendió por Europa el estilo Rococó, decorativo y sobrecargado. La expansión de las ideas ilustradas, las revoluciones en Francia y el descubrimiento de yacimientos arqueológicos de la antigüedad ayudaron a configurar el estilo Neoclásico, que reivindicaba la vuelta al clasicismo y al racionalismo. La arquitectura neoclásica inspiraba en los modelos griegos: orden dórico, columnas y frontones con decoración escultórica. La escultura neoclásica imitaba la estatuaria griega y romana.

El movimiento romántico

El Romanticismo

En las primeras décadas del siglo XIX se expandió por Europa el Romanticismo. El Romanticismo significó una nueva estética y un nuevo sentimiento. Tenía como valores el amor a la libertad, la exaltación del individualismo y la defensa de los sentimientos. Reivindicaron como modelo la Edad Media y proclamaron el nacionalismo.

Los pintores románticos

La mayoría de los pintores románticos reflejan en sus obras los valores de la época. Los principales rasgos de la pintura romántica son: el movimiento (supone una ruptura con el estilo neoclásico, solemne e inmóvil), el color y la luz (utilizan colores brillantes, aplicados con pinceladas sueltas, y los cuadros se llenan de luz) , así como el paisaje (la naturaleza es la protagonista de la mayoría de los cuadros).

El Realismo

El estilo realista.

Los artistas realistas se interesaron por conocer la realidad concreta de su época y describirla. En pintura, el Realismo no supuso una innovación profunda respecto al Romanticismo. La gran diferencia era en los temas que trataba: la vida cotidiana, problemas sociales, etc. En España, el Realismo fue tardío e influyó en pintores como Eduardo Rosales, Joaquín Sorolla, etc.

El pensador de Rodin

El pensador de Rodin

La escultura y la arquitectura del siglo XIX

La evolución de la escultura.

En el periodo romántico, la escultura mostraba una propensión mayor a expresar el movimiento y los sentimientos. Se apreciaba la influencia del Romanticismo en la aparición de numerosos temas patrióticos. Respecto al Realismo o al Naturalismo, influyeron en composiciones escultóricas de gran realismo y detalle en los rostros y los cuerpos. En España tuvo una importancia relativa la escultura realista.

La arquitectura historicista.

En la primera mitad del siglo, la arquitectura se inspiraba en modelos históricos. Así, se continuaban construyendo edificios de estilo clásico, pero también se fueron definiendo, por influencia del romanticismo, los estilos neogótico, neorrománico, neomudéjar, etc.

La arquitectura del hierro y del cemento.

En la mitad del siglo XIX, aparecieron nuevos materiales que se produjeron masivamente. Así, la utilización del hierro y el acero, la invención del hormigón armado y la popularización del vidrio permitieron idear y construir edificios muy diferentes. La industria, las comunicaciones y las nuevas ciudades tenían necesidad de edificios y construcciones funcionales, prácticos, espaciosos y de construcción rápida y barata.

El arte y la técnica en el siglo XIX

El arte en la época industrial.

La aplicación del hierro en la construcción se intensificó a finales del siglo XIX, cuando fue posible producir acero en grandes cantidades. El hierro permitía cubrir espacios amplios con pocos apoyos intermedios. En la construcción de los nuevos edificios intervinieron vez ingenieros y arquitectos. Así, la arquitectura del hierro inauguró una nueva época, en la que tecnología y arte van juntas en la arquitectura para producir edificios funcionales y estéticos.

Impresionismo de Monet

Impresionismo de Monet

El arte en el cambio del siglo: el Impresionismo

Características del Impresionismo.

A finales del siglo XIX, el Impresionismo revolucionó el mundo del arte. Su principio fundamental era que el artista tenía que pintar lo que veía, pero de la manera en que lo veía. Este principio significaba que la pintura abandonaba los temas históricos para mostrar paisajes y escenas al aire libre. Los pintores intentaban plasmar la sensación, la impresión de lo observado, según la luz, el color o la atmósfera de cada momento.

Jugadores de Cartas de Paul Cézanne

Jugadores de Cartas de Paul Cézanne

El Modernismo

Características del Modernismo.

A finales del siglo XIX surgió en Europa el Art Nouveau o Modernismo. Su estética se inspiraba en la naturaleza, de la que pretendía copiar las formas. En los edificios dominaban las formas curvas y una decoración exuberante y omnipresente. La preocupación de los artistas modernistas para fusionar arte y vida cotidiana hizo que trabajaron no sólo en la pintura, la escultura o la arquitectura, sino también en artesanías u oficios. El Modernismo se desarrolló principalmente en tres ciudades: Bruselas, Viena y Barcelona.

El grito de Edvard Munch

El grito de Edvard Munch

El arquitecto Antoni Gaudí.

Cataluña, y especialmente Barcelona, ​​fue uno de los grandes centros del Modernismo. Entre sus artistas destaca el nombre de Antoni Gaudí. En muchas de sus obras, Gaudí contó con el mecenazgo de la familia Güell. Para ellos construyó el Palacio Güell, la Cripta de la Colonia Güell y el Parque Güell. También construyó para otras familias importantes: La Pedrera, construida para la familia Milán, y la Casa Batlló, realizada para una familia de fabricantes.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad