ANTROPOLOGÍA: ¿Qué estudia? ¿Qué es la etnografía?

Etimológicamente, el término Antropología deriva de las palabras griegas «anthropos» (ser humano) y «logos» (ciencia, estudio, conocimiento) y significa el estudio del ser humano.

El objetivo de la antropología es buscar un entendimiento amplio, comparativo y crítico de los seres humanos, sus conocimientos y formas de ser.

Definición y concepto de antropología

La antropología es una ciencia vinculada a las ciencias sociales que tiene como objetivo comprender la formación de la Humanidad, por sus diversos aspectos (culturales, físicos e históricos), en el mundo.

Para comprender las formaciones humanas, los antropólogos comúnmente buscan rastros de este desarrollo a través de estudios arqueológicos de sociedades antiguas o la comprensión cultural de las formas más diversas de la sociedad.

La palabra antropología se forma sobre la base de los vocablos griegos antropos, que significa hombre (en el sentido de la humanidad), y logos, que significa razón, racionalidad o ciencia.

La antropología, en ese sentido, es una rama de las ciencias humanas, más específicamente de las ciencias sociales, que tiene como objetivo el entendimiento de las formaciones estructurales de lo que fue hecho por la humanidad. Podemos contabilizar como producción estrictamente humana el lenguaje, la cultura, la ciencia, la intelectualidad y el conocimiento racional.

Diferentes usos del término

A lo largo de la historia del conocimiento, se ha vinculado la palabra antropología a la producción humana, no necesariamente por un sesgo científico. Por ejemplo, en la Antigua Grecia se produjo una inmensa diferencia entre la filosofía producida por Sócrates y la filosofía producida por los pensadores anteriores, hoy llamados pre-socráticos.

Hoy, los historiadores de la filosofía, que toman una buena distancia histórica de ese período, llaman al período socrático (formado conjuntamente por Sócrates y Platón) un período antropológico. Esto se debe a que la filosofía pre-socrática intentaba comprender el origen del universo, mientras que la filosofía de Sócrates y Platón se ocupaba de elementos constituidos sobre la base de la convivencia humana en el mundo: la política, la ética, la justicia, la sociedad, etc.

A partir del siglo XIX, con la necesidad de comprender otras culturas y pueblos de fuera del eje europeo por una cuestión relacionada con un nuevo movimiento colonialista de aquel tiempo, los pensadores se ocuparon de los aspectos de las diferentes formaciones humanas. En ese sentido, la antropología se estableció como una ciencia inciada sobre bases equivocadas, pero que se fortaleció a lo largo del siglo XX como capaz de comprender las formaciones humanas.

Historia de la antropología

Antecedentes históricos

Podemos encontrar las primeras y más remotas preocupaciones que llevaron al surgimiento de la antropología en el siglo XVI.

El movimiento colonizador observado en las grandes navegaciones, ocurridas a partir de finales del siglo XV, puso al europeo en contacto con un tipo humano jamás visto por él.

La cultura, el modo de vida, la religión y las estructuras sociales tan diferentes han causado asombro a los europeos. En cuanto el asombro fue causado, hubo el movimiento de toma de la tierra y de los bienes naturales de los nativos por parte de ésos.

Para eso los colonizadores presentaron la lógica religiosa como legitimación de la colonización, pues pueblos tan, en su visión, atrasados y profanos deberían ser forzadamente civilizados. Sin embargo, a pesar de la visión predominantemente etnocentrista de los europeos, no toda la intelectualidad se mantuvo unida en la defensa de la colonización y la civilización forzadas y etnocentristas de los pueblos nativos.

Uno de los puntos desviados de la línea de razonamiento actual fue el pensamiento del filósofo, político, escritor, jurista y humanista francés Michel De Montaigne. Montaigne fue un crítico de la visión europea, que no reconocía en la cultura diferente de su legitimidad.

En el siglo XIX, hubo un nuevo movimiento colonizador, llamado neocolonialismo o imperialismo. El imperialismo de ese período promovió una división de las tierras de los territorios de África y Asia entre las principales potencias europeas, en particular Inglaterra y Francia, que recibieron las mayores porciones en ese reparto.

Entonces, el europeo se colocaba nuevamente en posición de dominio de otros pueblos y contacto con culturas diferentes. Era, nuevamente, necesario justificarse el movimiento colonizador, pero con ciertas diferencias epistemológicas.

El siglo XIX había experimentado la revolución científica del siglo XVI y caminaba hacia un positivismo científico que necesitaba explicaciones científicas (y no religiosas) para justificar el dominio de los pueblos. Además del simple intercambio de tierras, los europeos necesitaban materia prima para satisfacer la necesidad impuesta por la expansión industrial del siglo XIX.

Darwinismo social

A raíz de esta necesidad, era necesario crear una ciencia sólida capaz de mostrar las diferencias culturales entre los diferentes pueblos. El primer movimiento antropológico con pretensión científica fue promovido a partir de la década de 1870 y dirigido por el biólogo inglés Edward Burnett Tylor y el geógrafo y biólogo Herbert Spencer.

El geógrafo y antropólogo Inglés Edward Burnett Tylor es considerado, junto a Herbert Spencer, uno de los primeros antropólogos.

La teoría construida por estos pensadores se conoció más tarde como evolucionismo o darwinismo social. El darwinismo social es puramente etnocentrista y tiene pretensiones científicas. Podemos decir que la pretensión al cientificismo no se concretó, pues tal idea fue construida sobre teorías abstractas sobre los pueblos de fuera de Europa sin, De hecho, que si existiera el conocimiento efectivo y práctico de esos pueblos.

El biólogo inglés Charles Darwin fue una de las inspiraciones teóricas para el desarrollo de las primeras teorías antropológicas.

En la visión bairista y etnocentrista de los primeros antropólogos, existe una jerarquía de razas que podría medirse con la cultura. También en esta visión, la cultura producida por el hombre blanco europeo es superior a la cultura producida por los otros pueblos.

Así, midiendo por la cultura, afirmaron que la raza blanca es superior a las otras razas, estableciendo una jerarquía que coloca a los asiáticos en segundo lugar, a los indígenas americanos en tercer lugar, y, por último, a los pueblos negros africanos. Por lo tanto, justificaron la colonización como un movimiento que podría llevar el desarrollo «civilizado y superior» a los pueblos «menos desarrollados».

Desarrollo de la antropología

Ya a finales del siglo XIX, las ideas etnocentristas comenzaron a cambiar dentro de la antropología con los trabajos desarrollados por el geógrafo y antropólogo alemán Franz Boas.

Boas conoció a los pueblos nativos que vivían en el norte de Alaska cuando fue contratado como cartógrafo para mapear un conjunto de islas de la región. Pasando un buen rato en el lugar, se dio cuenta de que era necesario profundizar en la cultura de un pueblo, hacer lo que hacían y conocer su idioma para realmente entenderlo sin prejuicios.

En el siglo XX, el antropólogo polaco Bronislaw Malinowski revolucionó los estudios antropológicos al fundar un método funcionalista para la antropología, que entiende a la sociedad sobre la base del papel y la función de sus diversos elementos.

Para la consumación de su método, es necesario que el antropólogo mantenga un contacto muy cercano con la sociedad en cuestión (idea ya preconizada por Boas), pero con un método bien específico de análisis para que el resultado de la producción sea científicamente confiable.

Fue por medio de Malinowski que los estudios antropológicos ganaron mayor fundamentación y se distanciaron de vez del riesgo del etnocentrismo y de la pseudociencia.

Otro método antropológico importante que surgió en el siglo XX fue el estructuralismo, desarrollado primero por el antropólogo belga Claude Lévi-Strauss.

Este pensador buscó entender, por medio de los estudios lingüísticos y de la inmersión cultural, las estructuras fundamentales que establecen lazos comunes entre todas las sociedades. Una de ellas sería, en la visión de Lévi-Strauss, el parentesco, algo común a todas las sociedades.

El antropólogo polaco Bronislaw Malinowski revolucionó la antropología.
El antropólogo polaco Bronislaw Malinowski revolucionó la antropología.

¿Qué es la antropología cultural y social?

Con base en el hecho de que todas las agrupaciones humanas crean cultura, la antropología cultural analiza la formación y los elementos de estas culturas para comprender al ser humano. En este sentido, el conjunto formado por hábitos, religión, lenguaje, artes y toda la gama de producción cultural de una sociedad es objeto de estudio de la antropología cultural. Esta disciplina de la antropología también se puede llamar Antropología social.

Antropología física

Los diferentes factores geográficos y biológicos resultan en el desarrollo de diferentes rasgos en las personas. Los rasgos físicos y evolutivos son el objeto de estudios de esa vertiente de la antropología, que usualmente trabaja junto a la arqueología y la paleontología para buscar vestigios físicos del desarrollo de las sociedades humanas.

¿Qué estudia la antropología?

La antropología abarca el estudio del ser humano como ser cultural, hacedor de cultura. Investiga las culturas humanas en el tiempo y el espacio, sus orígenes y desarrollo, sus similitudes y diferencias. Tiene su enfoque de interés dirigido al conocimiento del comportamiento cultural humano, adquirido por el aprendizaje social.

La arqueología es una subárea de la antropología
La arqueología es una subárea de la antropología. Imagen de poliroberty900 en Pixabay

A partir de la comprensión de la variedad de procedimientos culturales dentro de los contextos en que son producidos, la antropología, como el estudio de las culturas, contribuye a erradicar prejuicios derivados del etnocentrismo, fomentar el relativismo cultural y el respeto a la diversidad.

A pesar de la gran variedad de sus campos de interés, la antropología se constituyó como un campo científico específico, que se articula teórica y metodológicamente con otras áreas del saber (como la historia, filosofía, sociología, psicología, biología y derecho), pero conserva su unidad, una vez desarrolló métodos particulares para investigar al ser humano y sus diversas formas culturales, comportamiento y vida social.

Etnografía y antropología

La etnografía es el método propio de trabajo de la antropología. El objetivo de la etnografía es describir las vidas de las personas, con precisión y profundidad, a través de la observación detallada, obtenida principalmente a través del trabajo de campo.

A partir de la observación de hechos y fenómenos in loco, el antropólogo recoge, analiza e interpreta datos y aspectos culturales con el objetivo de examinar cómo se da la vida social en la realidad cotidiana de determinados individuos y grupos.

El método etnográfico es entonces un estudio y registro descriptivo de las características culturales de un determinado grupo social.

Todas las sociedades humanas pasadas y presentes, extintas o existentes, interesan al antropólogo. En este sentido, algunas divisiones apuntan a la existencia de subáreas de la antropología, como la arqueología (estudio de las culturas extintas), la etnografía (descripción de las sociedades humanas), la etnología (comparación entre las culturas existentes), la lingüística (estudio de los lenguajes) y el folclore (manifestaciones culturales tradicionales).

Las manifestaciones culturales son objeto de estudio de la antropología
Las manifestaciones culturales son objeto de estudio de la antropología. Imagen de Jacques GAIMARD en Pixabay

Los antropólogos se interesan tanto por los grupos sociales más simples, culturalmente diferenciados, como por los grupos culturales que existen dentro de su propia sociedad. Se atribuye al antropólogo la tarea de formular principios explicativos de la formación y desarrollo de las culturas humanas.

La antropología surgió como ciencia a principios del siglo XX, con la sistematización de los estudios sobre culturas consideradas «exóticas».

A partir de la década de 1960, los antropólogos pasaron a dedicarse al estudio de otros grupos culturales e identitarios de nuestra sociedad, en el ámbito Antropología urbana. Así, los temas antropológicos salieron de los márgenes y pasaron a tener visibilidad y reconocimiento de su papel político.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad