Alfonso X, el Sabio

Alfonso X el Sabio fue un monarca, nacido en 1221, en Toledo, y fallecido en 1284, en Sevilla, fue, a partir de 1252, Rey de Castilla y de León. Fue uno de los monarcas que más impulsaron la cultura y las artes en la Península Ibérica durante la Edad Media; principalmente propiciando diversos tipos de actividades en su corte, punto de encuentro de poetas gallego-portugueses y provenzales. Constituyó un importante foco de irradiación cultural en esta región de Europa.

A su vez, Alfonso X fue el único monarca ibérico que reclamó el trono del Sacro Santo Imperio Romano Germánico de Occidente (962-1806), durante el período comprendido entre 1267 y 1284, es uno de los miembros más importantes del árbol genealógico de Don Enrique, ya que es madre de D. Pedro I (1320-1367), que era abuelo de D. Enrique. D. Alfonso X nació y murió en España. Hombre de vital importancia para la historia de la música española. Era considerado como una persona sumamente culta para su tiempo; además de amante de la cultura y la lengua musulmana; de hecho, sabía árabe; y se dice que mandó bordar versículos del Corán en su manto real.

A pesar de no haber tenido éxito como político, era, sin embargo, extraordinariamente inteligente y fue un estudioso admirable. Versado en las ciencias naturales, en la jurisprudencia y en las lenguas clásicas, escribió varias obras importantes, entre las cuales se destacan: Las Siete Partidas (codificación de leyes, obra jurídica que durante siglos constituyó el núcleo más importante de la legislación española); La General Historia y la Crónica General de España (punto de referencia para numerosas obras posteriores, así como para adaptaciones y secuelas); Libros del saber de Astronomía , Libro complido en los judizios de las estrellas y Lapidario (estudios científicos que han ejercido mucha influencia en la cultura astronómica de la Península y en la educación técnica de los navegantes portugueses).

Alfonso X

Alfonso X

Este extenso trabajo literario fue también el punto de llegada de sus preocupaciones como gobernante: al dotar a la nación de una sistematización histórica y jurídica; logró, indirectamente, permitir la convivencia de las culturas cristiana, árabe y hebrea (que se encontraban esparcidas por toda la Península y que, además, se encontraban en estrecho contacto; por consecuencia, se propició un intercambio de conocimientos hasta entonces desconocidos. Al mismo tiempo, la figura de Alfonso X se encontró en el centro de una intensa actividad poética de la que fue, simultáneamente, patrono y autor. Eximio autor de las cantigas de amor y cantigas de escarnio y maldecir, la lírica de Alfonso X está presente en los Cancioneros de la Biblioteca Nacional y de la Biblioteca Vaticana. Además de la lírica profana, Alfonso X, organizó el único cancionero religioso gallego-portugués, compuesto en alabanza de la Virgen, conocido como Cantigas de Santa María.

De ahí que la figura de Alfonso X fuera una de las más importantes para la proliferación de diversas manifestaciones artísticas por los diversos reinos de la Península Ibérica; propiciando, además, un clima de paz y libre comunicación entre las tres culturas predominantes en la región.

Mas informacion sobre este tema

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies